El Desierto Prohibido, nuevo juego cooperativo

Ya se encuentra disponible El Desierto Prohibido, el nuevo juego de mesa de Devir. En él, deberemos encontrar los componentes de un vehículo volador impulsado por energía solar para poder escapar del desierto y evitar una angustiosa muerte por falta de agua.

El Desierto Prohibido
El Desierto Prohibido es el nuevo juego de cooperación entre jugadores.

RUINAS DE UNA ANTIGUA CIUDAD

El Desierto Prohibido es un juego cooperativo, de 2 a 5 jugadores con una duración de la partida de media hora aproximadamente. Este nuevo juego comparte grandes parecidos con La Isla Prohibida, un juego anterior en el cual debíamos encontrar cuatro reliquias entre todos los jugadores antes de que la isla se hundiese.

Ahora, tendremos que encontrar las ruinas de una antigua ciudad. En mitad del desierto debemos reparar el vehículo volador. Al llegar al desierto, los jugadores sufrimos un accidente que destroza nuestro helicóptero, por eso debemos encontrar la máquina voladora, montarnos en ella y salir de ahí antes de morirnos de sed.

Maquina voladora
Máquina voladora y piezas que debemos encontrar.

COMPONENTES DE EL DESIERTO PROHIBIDO

En el interior de la compacta caja del juego encontraremos seis peones de madera de colores (idénticos a los de La Isla Prohibida), veinticuatro losetas de terreno con las que daremos forma al juego (por un lado, las losetas serán trozos de desierto sin excavar y, al darle la vuelta a la loseta excavada, se descubre su otro lado, que muestra la parte de ciudad a la que representa cada loseta), 49 cartas, 48 indicadores de arena (al colocarlas encima de las losetas de terreno quedan descubiertas las esquinas de éstas, indicando que las losetas han sido sepultadas por la tormenta de arena), 6 agujas indicadoras, una máquina voladora junto con las 4 partes que nos salvarán la vida, un medidor de fuerza de la tormenta y un soporte para este medidor.

Losetas
Campo de juego con losetas de desierto y de tormenta de arena.

¡CUIDADO CON LAS TORMENTAS DE ARENA!

En este juego rápido, de sencillas reglas, las tormentas de arena serán una amenaza en cada turno. Para controlarlas, contamos con el medidor de arena, que nos indica el nivel de fuerza de las tormentas. Una vez alcanzado el último nivel perderemos, muriendo sepultados. Sin embargo, ésta no es la única forma de perder, puesto que si uno de nosotros muere de sed o si se acaban las losetas de arena, la partida habrá terminado sin éxito.

Durante un turno podremos realizar cuatro acciones: retirar arena, mover, excavar o recuperar una parte de loseta. Las losetas desaparecen sepultadas por la arena cuando hay más de un indicador de arena y, si no se usa la acción retirar arena, la loseta será inaccesible. Si no hay arena, podremos excavar para descubrir la parte de la ciudad correspondiente a dicha loseta.

No en todas losetas hay partes de la ciudad, puesto que en algunas encontraremos objetos, en otras túneles para desplazarnos de manera más rápida por el tablero y protegernos del sol y en otras habrá pistas que nos llevarán a encontrar las partes de la máquina.

Artefactos
Artefactos útiles para alcanzar la victoria.

Para encontrar estas piezas de la máquina mediante las losetas de pista debemos excavar estas losetas. Así, podremos encontrar el punto en el que se unen, ya que las pistas indicarán si están unidas hacia arriba, hacia abajo o hacia los lados. Al encontrar este punto, encontraremos la máquina y podremos ir a recogerla siempre y cuando esta loseta haya sido excavada.

Al final de nuestro turno robaremos cartas de tormenta de arena. Existen tres tipos de cartas que crearán consecuencias: aquéllas que desplazan losetas a otro lado, ya sea de forma vertical u horizontal, las que hacen que la tormenta de arena empeore y suba el medidor de arena y las cartas que nos obligan a beber agua acortando nuestra reserva, acercándonos a la muerte. Sin embargo, para ayudarnos, existen losetas de pozo donde reponer el agua.

Fotografías: Lexludimalacitana