Concordia, nuevo juego de mesa ambientado en el Imperio Romano

La feria de Essen nos deja grandes juegos y, sin duda, Concordia es uno de ellos. Aunque de momento no parece que vaya a publicarse en castellano (tan sólo lo hará en inglés y alemán), el argumento, la jugabilidad y sobretodo su ambientación en el Imperio Romano, le hace convertirse en una fuerte apuesta.

Portada de Concordia

ARGUMENTO DE CONCORDIA

Concordia se sitúa en el Imperio Romano, más concretamente en la época de máximo esplendor, cuando los ciudadanos romanos empezaron a tener grandes ganancias. Con ello, se propició el crecimiento de dinastías de ciudadanos acomodados. Pues bien, cada jugador de Concordia desempeñará el papel de una dinastía del Antiguo Imperio Romano.

Así, el objetivo será ser más ricos que los demás. Para ello, hay que conseguir tener vigilados a nuestros enemigos, rezar a los dioses para tener su bendición y construir una ruta comercial, mandando colonos a tierras lejanas para conseguir recursos como comida, tela, vino, ladrillos y herramientas. Además, a diferencia de otros juegos de la misma temática, en Concordia no encontraremos nada parecido a las peleas con ejércitos.

Tablero de Concordia
Componentes de Concordia. Imagen: Cubomagazine.

Al empezar la partida, cada jugador comienza con una mano de cartas idéntica, evitando así que los jugadores novatos ganen por cuestiones de azar. Estas cartas permitirán obtener puntos de victoria si las conservamos hasta el final o realizar acciones en el transcurso de la partida.

¿Y cuántos jugadores podrán jugar a Concordia? Uno de los elementos más destacados del juego es su originalidad en este aspecto. Cada partida es diferente, ya que el tablero ofrece varias posibilidades. Por un lado, podrán jugar de 3 a 5 jugadores en el tablero que ofrece 30 ciudades de todo el Imperio Romano. Por otro, podrán participar de 2 a 4 jugadores en un tablero que muestra un mapa más pequeño, compuesto por 25 ciudades. Por su parte, las partidas tendrán una duración aproximada de 90 minutos.