Ya está disponible La Cuadrilla de los Cerditos, un interesante juego infantil

No sólo nosotros tenemos derecho a pasar divertidos ratos con originales juegos de mesa. También los más pequeños de la casa tienen la oportunidad de hacerlo, sobretodo en época de vacaciones. Así que, si estáis pensando en algún regalo que encante a los reyes y reinas de la casa, Devir propone La Cuadrilla de los Cerditos, un juego infantil de lo más emocionante.
La Cuadrilla de los Cerditos

UNA CARRERA ENTRE CERDITOS ACRÓBATAS

La Cuadrilla de los Cerditos está pensado para ofrecer partidas de 15 a 25 minutos de duración, de dos a siete jugadores. Su precio ronda los 22 euros y está recomendado para niños mayores de cinco años. Diseñado por Alex Randolph, uno de los diseñadores de juegos de mesa más reconocidos, introduce a los más pequeños de la casa en el mundo de los juegos de mesa.

El objetivo del juego es muy simple: ganar la carrera de cerditos. Sin embargo, no resultará tan sencillo, puesto que estos animalejos se encontrarán con un camino muy estrecho en el que no todos caben. Por suerte, son acróbatas, lo que facilitará su avance hacia la meta, colocándose unos encima de otros.

Componentes La Cuadrilla de los Cerditos
Componentes La Cuadrilla de los Cerditos.

Esta reedición del clásico juego alemán, publicado en el año 2000, ofrece mucha más jugabilidad de la que puede parecer a simple vista. Y es que no tiraremos el dado para ver cuantas casillas avanzamos sin más. En caso de que nos encontremos a lomos de un cerdito, avanzaremos posiciones también en su turno, puesto que nos llevará encima.

Por otro lado, en caso de que vayamos en la última posición, podremos volver a tirar, siempre y cuando saquemos un resultado negro en el dado. Además, cada jugador tendrá la posibilidad de aumentar el camino en una ocasión durante la partida, por lo que pasar de la primera posición a la última no resulta algo demasiado complicando.

Además de avanzar, La Cuadrilla de los Cerditos también destaca por sus pruebas de equilibrio, en las cuales los cerditos deberán demostrar si son acróbatas de verdad. Para ello, los jugadores tendrán que realizar varias torres y figuras con las propias piezas de juego. Parece sencillo apilar unos cerditos encima de otros, pero no lo será tanto hacerlo con piezas circulares entre medias. Además, casi con total seguridad, los más pequeños comenzarán a realizar sus propias obras de arte.