Ya está disponible Sherlock Kids, un juego de acertijos para los más pequeños

Si aún os queda algún regalo de Reyes para los más pequeños de la casa y, además, queréis que se introduzcan en el mundo de los juegos de mesa, Haba os lo pone fácil. Ya se encuentra disponible en tiendas online Sherlock Kids, un divertido juego de acertijos, de memoria y de comunicación entre los jugadores, para que los niños comiencen a manejar estos elementos básicos en el mundo de los juegos de mesa. Sherlock Kids

ASÍ ES SHERLOCK KIDS

Sherlock Kids está pensado para jugadores de cinco años en adelante, de 3 a 6 jugadores, en partidas de 20 minutos de duración. Lo mejor de todo es que ya podemos adquirirlo por un precio económico, que ronda los 21 euros. El objetivo del juego es muy sencillo: ser el primero en cazar al ladrón de cuadros del museo de arte.

A lo largo de las partidas, será imprescindible comenzar a desarrollar la lógica y, sobre todo, la comunicación e interacción, puesto que los jugadores, pertenecientes al club de detectives Sherlock Kids, no sólo tendrán que actuar en su turno. ¿Pero cómo se encuentra al ladrón?

Este malvado hombrecillo ha dejado una pista para los jugadores: un sobre misterioso con dibujos aún más misteriosos. A través de él, tendrán que ir resolviendo los acertijos que se plantean de una manera competitiva para alcanzar al ladrón. Cuánta mejor memoria tengan los jugadores y más astucia desarrollen, más casillas avanzarán y más cerca estarán de encontrar al ladrón.

Además de la entretenida jugabilidad, si algo llama la atención en Sherlock Kids es su cuidada estética. En él, se incluyen diez láminas a doble cara, lo que significa que podemos jugar con veinte cuadros completamente diferentes, originales y coloridos. Además, permite incorporar fotografías propias.

Por otro lado, la base de la caja se convierte en el propio museo, ofreciendo un escenario en tres dimensiones, que va más allá del clásico tablero. Este museo será así de lo más real, contribuyendo a la ambientación del juego. Además, los discos rotatorios servirán para añadir una mayor originalidad.

Componentes Sherlock Kids
Componentes Sherlock Kids.

UNA PARTIDA A SHERLOCK KIDS

Los jugadores sitúan sus peones en la casilla de salida y cogerán un disco giratorio cada uno. El jugador que haya estado más recientemente en un museo será el jugador inicial. Éste se encargará de plantear el primer acertijo a sus rivales.

Para ello, extraerá un cuadro del sobre y lo pondrá por la cara que él prefiera en el centro de la mesa. Dejará que el resto de jugadores lo observen, atendiendo a todos los detalles y, a continuación, lo tapará con el sobre. Ahora tendrá que formular una pregunta. Si se ha elegido jugar a la modalidad de los colores, las preguntas deberán responderse con colores, a través de los discos giratorios.

Por ejemplo, este jugador inicial puede preguntar de qué color es el monstruo que aparece más a la derecha del cuadro. Los discos permiten responder blanco, rojo, verde, azul, amarillo, violeta o X (para marcar un color que no aparezca en el disco). Cuando los jugadores hayan seleccionado sus respuestas, darán la vuelta al disco. Después, se descubrirá el cuadro y, aquéllos que seleccionasen la respuesta correcta, (que en este caso sería ‘verde’), avanzan una casilla.

Cuadro Sherlock Kids
Cuadro Sherlock Kids.

El jugador que ha formulado la pregunta, avanzará una casilla si, al menos, un jugador ha acertado la respuesta, aunque no podrá avanzar en caso de que todos hayan acertado, de ahí que sea tan importante elegir una pregunta ni muy fácil ni muy difícil. El jugador de la izquierda será ahora el encargado de plantear el acertijo, cogiendo un nuevo cuadro del sobre y así sucesivamente.

La partida finalizará cuando un jugador consiga alcanzar al ladrón o al final de las rondas pactadas (planteamiento de 3 acertijos por persona en caso de 3 y 4 jugadores y 2 acertijos planteados en caso de 5 y 6 jugadores). En este caso, ganará el que se acerque más al ladrón.

Para que este juego sea aún más diferente, los discos giratorios también permiten realizar preguntas que pueden ser respondidas con números del 1 al 6, pudiendo contestarse también X en caso de que el número no corresponda a ninguno de los que señala el disco. Ahora, las preguntas serán del tipo “¿Cuántos animales aparecen en el cuadro?” o “¿Cuántos objetos redondos hay?”. Por supuesto, también se puede jugar mediante un sistema de respuestas abierto, con lápiz y papel y añadiendo dibujos propios, fotografías o imágenes de revistas. Todo es echarle imaginación…

Ejemplo cuadro Sherlock Kids
Cuadro Sherlock Kids.

COMPONENTES SHERLOCK KIDS

  • 10 láminas a doble cara (20 cuadros)
  • Un sobre
  • Un museo de arte (base de la caja)
  • 5 discos giratorios
  • 6 figuritas de Sherlock Kids
  • Instrucciones