Miedo en los Videojuegos: Juegos de Terror: Segunda Parte

En esta segunda parte de ‘Miedo en los Videojuegos’ recordamos cinco nuevos juegos que han pasado a la historia por ser realmente escalofriantes. Seguro que alguno de ellos os ha hecho pasar más que una mala noche…

RESIDENT EVIL 3 NEMESIS

RESIDENT EVIL 3: NEMESIS (1999)

En toda sección de videojuegos de terror no puede faltar un juego de Resident Evil. En este caso, hemos decidido que casi todos son buenos, pero si hay que elegir uno por lo que supusó ese es Resident Evil 3: Nemesis. Este título de la saga es el que más miedo daba y el que peor lo hacía pasar por la inclusión del Gran Nemesis. Aunque no lo veíamos, sabíamos que en cualquier descuido nos lo tragábamos y que era casi imposible de derrotar.

ETERNAL DARKNESS: SANITY’S REQUIEM (2002)


Aunque no es lo más normal del mundo, estamos ante un juego de miedo de GameCube. Eternal Darkness: Sanity’s Requiem es un juego de terror original donde los haya. El personaje posee un contador de cordura que se puede vaciar por la presencia de criaturas malignas. Si esto ocurre, puede perder el norte de diferentes maneras. Una de ellas es entrar en una habitación, salir, volverse majara, volver a entrar a esa habitación de nuevo y ver que ahora la vemos desde otro punto de vista diferente a la vez anterior. A diferencia de otros como Silent Hill, utiliza la fantasía y el terror y los une, convirtiéndonos en supervivientes si salimos de ahí.

F.E.A.R. (2005)


 F.E.A.R. es un shooter en primera persona, pero esconde algo más: una niña pequeñita llamada Alma. Entre el incesante ruido de las balas aparece el terror de diferentes formas. Puede ser que mientras estamos intentando disparar a un enemigo, parezca que una figura sobrenatural viene de frente hacia nosotros, pero le disparamos y no ocurre nada y al llegar a nosotros se desvanece. Alma, la niña del vestido rojo y sus “compañeros” nos pusieron y nos seguirán poniendo los pelos de punta.

CONDEMNED: CRIMINAL ORIGINS (2006)


En Condemned: Criminal Origins nos convertimos en Ethan Thomas, un policía que es enviado a resolver un crimen, junto a un compañero. El crimen es cometido en uno de los barrios con peor pinta de todos, donde nada es tan real como parece hasta ahora. Ethan se verá obligado a escapar de la propia policía por un crimen que cometió su compañero y para demostrar que es inocente y lavar su imagen. En el proceso, Ethan se encuentra con un “amigo” extraño y poco a poco se va introduciendo en un mundo absolutamente surrealista y terrorífico.

CALL OF CTHULHU: DARK CORNERS OF THE EARTH (2005)


Call of Cthulhu: Dark Corners of the Earth es posiblemente el que menos se ha conocido de todos los que hemos hablado hoy. No tuvo buena acogida ni en PC, ni en las consolas, pero hay una cosa a su favor: a veces te hace una gran faena, ya que deja sin nada con lo que defendernos y sólo queda la angustia de correr sin saber hacia donde y sin saber donde está la criatura que nos persigue. En él, damos vida a Jack Walters, un detective que ha estado en un manicomio después de una horrible experiencia en Boston. Una vez ya en la vuelta a su trabajo es enviado a Innsmouth, un pueblo alejado de todo lo que se puede estar alejado. El aspecto del pueblo y de los ciudadanos es cuanto menos raro. Nadie colabora, pero mientras Jack investiga se va revelando el terrorífico pueblo que en realidad es Innsmouth.