Simplemente Genial: una novedad rápida y económica a partes iguales

Si sois fans del juego de mesa Genial, seguro que Simplemente Genial os llama la atención. Se trata de un nuevo juego completamente diferente distribuido por Devir, que nos ofrece partidas rápidas y sencillas, en las cuales una combinación de colores acertada puede hacernos obtener la victoria.

Simplemente Genial

¿CÓMO ES SIMPLEMENTE GENIAL?

Simplemente Genial ha sido una de las novedades de Devir para este mes y si por algo destaca, a simple vista, es por su precio. Esta apuesta está valorada en 9 euros y nos ofrece, además, un tamaño compacto para facilitar su transporte a cualquier lugar (¡incluidas las tardes de piscina!).

Está diseñado por Reiner Knizia e indicado para disfrutarlo de 2 a 4 jugadores, en partidas de 20 minutos de duración. Como os contábamos, el objetivo es conseguir combinaciones de colores, más concretamente convertirnos en el primer jugador que consiga un total de siete fichas, de seis colores diferentes.

Para ello, Simplemente Genial se compone de 21 fichas de cada uno de los seis colores, dando un total de 126 fichas de cartón. Por supuesto, incluye un resumen con las instrucciones, pero si queréis haceros una idea antes de probarlo, podéis descargarlas aquí.

Simplemente Genial Devir
Jugada buena (coincidencia) y jugadas malas (sin coincidencia y colisión).

UNA PARTIDA A SIMPLEMENTE GENIAL

Antes de comenzar a jugar, se mezclan todas las fichas boca abajo y se levantan tres, que quedarán boca arriba en la zona central (al principio de cada turno, la zona central tiene que estar compuesta como mínimo por tres fichas, por lo que se repondrán de la reserva si es necesario). El resto formarán la reserva. A continuación, el jugador más joven comienza la partida.

En su turno, tendrá que tomar una ficha de la reserva, mostrarla al resto de jugadores y dejarla en la llamada zona de espera, es decir, el espacio que queda entre él y la zona central, en la que están las fichas boca arriba. Tras esto, se determinará si su jugada ha sido buena o mala.

Este jugador habrá tenido una mala jugada si su ficha no coincide en color con ninguna de las fichas de la zona central (sin coincidencia) o si ya existe una ficha del mismo color en la zona de espera (colisión). En ambos casos, dejará todas sus fichas de la zona de espera en la zona central y pasará el turno al siguiente jugador.

Por el contrario, puede haber tenido una jugada buena (coincidencia) si su ficha tiene el mismo color que una de las fichas de la zona central y si, por supuesto, no coincide en color con ninguna otra de la zona de espera. En este caso, puede optar por guardar fichas o por seguir cogiendo.

Simplemente Genial Fichas
Color rojo y color verde como colores más escasos, respectivamente.

¿Qué implica cada decisión? En primer lugar, si decide guardar sus fichas, cogerá todas las que se encuentren en su zona de espera, más las coincidentes de la zona central y las llevará a su zona de puntuación. Esta zona es segura y, en ella, las fichas deberán estar ordenadas en seis filas, atendiendo a su color.

La colocación en filas es algo importante, ya que cuando un jugador llegue a siete fichas del mismo color, gritará ‘Genial’ y jugará un turno extra. Este orden también nos ayudará a descubrir si tenemos un color más escaso, es decir, si existen menos fichas de un color que del resto. Si esto ocurre, podemos tomar directamente una ficha de la zona central de ese color (si la hubiese) y llevarla a la zona de puntuación.

Por otro lado, tras una buena jugada, el jugador puede optar por seguir cogiendo fichas, en lugar de guardarlas. Así, dejará todo tal y como está y cogerá una nueva ficha de la reserva, pero teniendo en cuenta que, si esta nueva ficha no coincide en color con una de las de la zona central o si ya existe una de ese color en la reserva, perderá todas las de su reserva.

En el momento en que un jugador consiga siete fichas de cada uno de los seis colores, la partida finalizará, convirtiéndose en el ganador. Sin embargo, debido a su carácter adictivo, es recomendable jugar varias rondas, en las que sumar los puntos. En ellas, cada jugador se anotará tantos puntos como fichas tenga de su color más escaso.

En definitiva, estamos ante un juego muy divertido y sencillo, que se entenderá rápidamente en la primera partida, apto para cualquier tipo de persona (incluso para los poco jugones) y que nos enfrentará a decisiones importantes. ¿Guardar las fichas que hemos conseguido? ¿Arriesgar para intentar conseguir una más? ¿Ir a por un color en especial para conseguir más fichas? Todo es válido en Simplemente Genial y, sin duda, sus coloridas fichas llenarán las tardes de verano de optimismo.