Mil Kilómetros: la novedad de Asmodee para este mes de julio

No hay nada mejor que pasar las tardes de julio bajo la sombrilla en la piscina o improvisado meriendas en mitad de la naturaleza. ¿Y qué no puede faltar en estos planes? Así, es. Los juegos de cartas. Y si son rápidos y sencillos, mejor que mejor. Eso mismo ha debido de pensar Asmodee, ya que Mil Kilómetros es su novedad para este caluroso mes.
Mil Kilometros

¿EN QUÉ CONSISTE MIL KILÓMETROS?

Mil Kilómetros es un sencillo y rápido juego de cartas de 2 a 4 jugadores, con partidas de diez minutos de duración. Su precio también destaca por ser económico (ya se puede encontrar por unos 12 euros) y su objetivo va implícito en su nombre: ser el primer jugador que llegue a los mil kilómetros recorridos.

Se trata de una revisión del clásico juego de cartas, en el que, para ganar, hay que tener un poco de paciencia. No sirve con avanzar todos los kilómetros de golpe, ya que habrá que sumar poco a poco y, sobre todo, estar atentos a las trampas de los rivales, que van desde semáforos y averías hasta pinchazos.

Además, a diferencia del juego original, esta edición nos permitirá robar kilómetros a los rivales. Sin embargo, esto implicará una mayor agudeza y algo de suerte, para intentar que nuestros kilómetros no sean robados. ¡A calentar motores!
Mil Kilometros Asmodee

UNA PARTIDA A MIL KILÓMETROS

La mecánica de Mil Kilómetros es realmente sencilla. En su turno, cada jugador podrá optar por robar una carta del mazo o bien de la pila de descartes, teniendo un total de cinco cartas en la mano. Existen varios tipos de cartas a tener en cuenta antes de jugarlas.

En primer lugar, las cartas Kilómetros sirven para avanzar en el recorrido y, para jugarlas, bastará con colocarlas delante. En segundo lugar, existen las cartas de Ataque, Defensa y Escudo. Éstas se utilizan para poner trampas a los rivales, para protegernos de esas trampas y para protegernos de un ataque en particular, respectivamente.

Cada vez que alguien juegue una carta, pasará el turno al siguiente jugador, que repetirá la misma mecánica de juego y así sucesivamente. Si un jugador no puede colocar ninguna carta delante de él o para poner las cosas más difíciles a sus rivales, tendrá que dejar una de sus cartas en el montón de descartes. En el momento en que un jugador llegue a los mil kilómetros recorridos, la partida finalizará y éste se convertirá en el ganador.