Story To Stick: El Mar, un mundo de secretos submarinos

Tres cuartas partes de la superficie terrestre están ocupadas por mares y océanos, lo que significa que más de 200.000 especies habitan en el mar. Estas especies y la sorprendente vida bajo el mar merecen una atención especial y Story To Stick: El Mar ofrece una original forma de acercar a los más pequeños a este mundo casi mágico…

Story To Stick

¿CÓMO ES STORY TO STICK: EL MAR?

Story To Stick: El Mar es una apuesta de Captain Macaque, distribuida en España por Toc Toys, especialistas en juguetes ecológicos y educativos. Esto significa que es un juego de la misma colección que Let’Stick, del que ya os hemos hablado en alguna que otra ocasión.

Por ello, comparte con él el protagonismo de las pegatinas. Al igual que Let’Stick nos hacía colocar pegatinas por los objetos de la habitación, Story To Stick: El Mar se compone de ilustraciones adhesivas para colocarlas en una superficie plana. Más concretamente se compone de nueve láminas que conforman un puzle marino, de una hoja con pegatinas y de un pequeño libro.

El objetivo es conseguir que los niños aprendan curiosidades de la vida marina y, para ello, se deberán colocar las nueve láminas formando el puzle en una superficie lisa, como una ventana, una puerta o un mueble. En ellas se muestran tres niveles del mar y aparecen animales más conocidos como ballenas, delfines, tiburones, medusas y pulpos y otros no tan familiares, como el pez linterna o el pez pelícano.

Una vez colocadas, se le entregará al niño la hoja con las cinco pegatinas y éste las colocará en el puzle cuando vayan apareciendo en el relato. De esta forma, se fomenta no sólo la interactividad con la historia, sino la atención hacia ella. ¿Y en qué consiste esta historia? Se trata de un texto repleto de curiosidades del mar y de las especies que habitan en él.

Gracias a él, los más pequeños de la casa conocerán la importancia del mar en la Tierra y el daño causado por el hombre, aprenderán en qué consiste la cadena alimentaria y descubrirán cómo viven algunos de sus habitantes. Una vez terminada la historia, se podrá disfrutar colocando y descolocando las pegatinas por los diferentes niveles del mar, ahora que ya no serán tan desconocidos, o se podrá despegar sin problemas para guardarlo.

Y es que, al igual que ocurría en Let’Stick, estas pegatinas pueden pegarse y despegarse infinitas veces, sin perder su capacidad adhesiva y, por supuesto, sin dejar ningún tipo de marca. Además, en caso de que se llenen de polvo, pueden recuperar sus propiedades lavándolas. De esta forma, la vida marina no llegará nunca a su fin…