El Juego del Come Come: una reinvención de los juegos tradicionales

En ocasiones, puede parecer que se han agotado las posibilidad de juego en aquellas apuestas que reúnen fichas y tablero. Sin embargo, siempre llega alguna novedad que vuelve a sorprender con sus reglas. Es el caso de El Juego del Come Come, un juego de tablero que acaba de salir a la venta y que reinventa los juegos de mesa tradicionales.

El Juego del Come Come

¿CÓMO ES EL JUEGO DEL COME COME?

El Juego del Come Come es un juego de tablero de 2 a 4 jugadores, con partidas de 45 minutos de duración y recomendado para mayores de 10 años. Se trata de una apuesta creada por Reino de Juegos, que ya está a la venta a un precio de 36,90 euros (podéis encontrarlo ya en su web oficial).

El objetivo es trasladar las fichas del jugador a la banda contraria del tablero. Para ello, se compone de un tablero, de 16 fichas para cada jugador moradas, rojas, azules y blancas (con pegatinas para marcar su puntuación), de un dado de movimiento y de un dado numérico, así como de sencillas instrucciones en castellano e inglés.

Cada jugador moverá sus fichas en función del resultado de los dados y aquel que tenga más puntos en su banda contraria una vez que se terminen éstas, será el ganador de la partida.

El Juego del Come Come Reino de Juegos

UNA PARTIDA A EL JUEGO DEL COME COME

Antes de comenzar a jugar, se reparten 16 fichas a cada jugador del color escogido. Éstas se situarán en las casillas marcadas con su mismo color en el tablero. De ellas, ocho no tendrán pegatina, lo que significa que tendrán un valor de un punto y que se colocarán en la primera fila de color. Por su parte, las otras ocho tienen valores de cinco y de diez puntos en su parte inferior y se colocarán en la segunda fila.

Esto supone una atención especial a la hora de recordar en qué posición están las fichas de más valor, ya que una vez colocadas, no se podrán girar para comprobar su numeración. Por su parte, también obliga a estar atentos a qué fichas cuidan los rivales con especial atención, ya que podrían ser las más valiosas.

En su turno, el jugador tirará dos dados y moverá la ficha que quiera o pueda. Uno de ellos servirá para determinar las casillas a mover con la ficha deseada, mientras que el otro nos informará si debemos moverla hacia delante, hacia atrás, hacia la derecha, hacia la izquierda, en diagonal derecha o en diagonal izquierda.

Una vez que todas las fichas de valor uno hayan salido de ‘casa’, podrán avanzar el resto de fichas. Sin embargo, conviene tener en cuenta tres reglas importantes. En primer lugar, para encerrar una ficha en su banda contraria, deberá producirse una tirada con número exacto. En segundo lugar, hay que tener en cuenta que las fichas que se salgan por los lados del tablero serán eliminadas, algo que será inevitable en alguna que otra ocasión.

Por último, con solo unos minutos de juego descubriremos que se pueden comer las fichas de los rivales. Para ello, debemos coincidir en una misma casilla con la ficha de otro color. Cuando esto ocurra, se retirará del tablero y disfrutaremos de una nueva tirada de los dados.

En el momento en que un jugador ya no tenga más fichas que mover, la partida finalizará y se procederá al recuento de puntos. Para ello, se girarán las fichas que hayan conseguido llegar sanas y salvas al lado contrario del tablero y, aquel jugador que sume más puntos con ellas, será el ganador de la partida.

El Come Come

CONCLUSIONES

El Juego del Come Come es una apuesta muy sencilla, que puede recordar a clásicos como el Parchís, las Damas o el Ajedrez en su forma de mover, de comer fichas rivales y de proteger a las más valiosas. Con una perfecta unión entre estrategia y azar, esta novedad se convierte en una apuesta segura para aquéllos que buscan ratos divertidos sin grandes complicaciones.

El hecho de que acabar el primero no signifique ganar, de no saber quién va ganado y de que en cuestión de segundos podamos perder un buen número de fichas, hace que la emoción esté presente en todo momento. En casi todas las partidas, el centro del tablero estará cubierto de fichas de todos los colores (sobre todo en partidas de cuatro jugadores), lo que dará lugar a enfrentamientos caóticos en los que nadie está a salvo.

A esto se le une que la derecha de un jugador se convierte en la izquierda de otro o en el frente del jugador de su lado, algo que sumará aún más improvisación a las partidas. A ello, hay que sumarle unos componentes de alta calidad. Las fichas y los dados son de madera, mientras que el tablero es duro y resistente.

Así, cada partida a El Juego del Come Come se convierte en un escenario de color en homenaje a la Semana Santa de Lorca, en el que la diversión, la sorpresa, las risas y algún que otro enfado son los protagonistas absolutos. Y es que, bajo una original portada que muestra una partida en la Torre de Alfonso X El Sabio, se esconde un juego que bien podría hacerse un hueco de honor entre los grandes juegos tradicionales. El próximo 7 de noviembre será presentado en una rueda de prensa en el Palacio de Guevara (Lorca).