Quorum Life: la introducción más divertida a un mundo de valores

Si hay un juego capaz de enseñarnos a escuchar a los demás, a entender sus opiniones y a respetar sus creencias de la manera más divertida es Quorum Life. Se trata de un juego de tablero en el que exponer nuestras ideas acerca de los temas más controvertidos, con el que resolver acertijos y pensado para ponernos en la piel de situaciones muy complicadas. No es para menos, puesto que es “el juego de la vida”.

Quorum

¿CÓMO ES QUORUM LIFE?

Quorum Life es un juego de mesa de 4 a 7 jugadores, con partidas de una hora de duración y recomendado para mayores de 15 años. Desde hace unos días ya se ha puesto a la venta a un precio de 49,95 euros, pudiendo adquirirse ya desde su web oficial.

Esta apuesta, ideal para las reuniones familiares o entre amigos, se compone de dos modalidades de juego diferentes. En la primera, el objetivo es llegar antes que el resto a la meta, habiendo superado con éxito las cuatro fases. Las segunda consiste en obtener la máxima puntuación mediante las fichas en un tiempo determinado.

Con una modalidad u otra, Quorum Life pretende educar en valores a través de dilemas, juicios, votaciones e incluso discursos de investidura, que pasan por debates en temas como la eutanasia, el trabajo, el aborto, la pena de muerte, la monarquía, las corridas de toros, las relaciones sexuales tempranas o las religiones.

Quorum

UNA PARTIDA A QUORUM LIFE

Antes de empezar, cada jugador coloca su ficha en su respectivo lugar del tablero y se separan y se barajan las cartas en función de su categoría. Por último, se decidirá qué jugador ejercerá la función de juez y se entregará a cada jugador una tarjeta de condenas, una de valoración ‘Sí’ y una de valoración ‘No’.

En la modalidad de juego de partida completa, el primer jugador tirará el dado, avanzando tantas casillas como se indiquen en la tirada. En función de la casilla en la que caiga, tendrá que llevar a cabo una acción u otra. En el caso de que se realice correctamente, ganará una ficha del color perteneciente a esa categoría. Es decir, si se resuelve una tarjeta de valores se ganará una ficha naranja; si se resuelve una de dilemas se obtendrá una azul y si se resuelve una de adivinanzas se conseguirá una ficha roja.

La primera fase del tablero está formada por casillas correspondientes a las tarjetas de valores (aunque también por casillas de suerte que ofrecen diferentes recompensas). Cada una de estas cartas tiene una definición que el juez deberá leer en voz alta, así como tres opciones de respuesta. Si el jugador acierta, conseguirá una ficha naranja. Si falla, no consigue ninguna, pasando el turno al siguiente jugador.

Una vez que un jugador haya conseguido seis fichas de valores (naranjas), podrá cruzar la frontera para acceder a la segunda fase del tablero, compuesta por casillas de dilemas y de suerte. Las tarjetas de dilemas están formadas por un texto de ‘ponte en situación’, seguido de la pregunta ‘¿Qué harás?’. Así, se plantean situaciones que nos llevan a preguntarnos si aceptaríamos objetos robados, si consentiríamos que nuestra hija estuviese con un hombre 40 años mayor y casado o si aceptaríamos recibir quimioterapia aún estando en situación de embarazo.

Tablero de juego.
Tablero de juego.

El juez será el encargado de leer el dilema y el resto de jugadores votarán con sus cartas de valoración si se ha contestado correctamente en los 60 segundos de tiempo. Si se obtiene mayoría simple, se consigue una ficha azul y, si no, dará comienzo el juicio. En él, se escogerá a un jugador para que ejerza de fiscal, refutando la respuesta del jugador. Éste tendrá otros 60 segundos para defenderse y, a continuación, se votará otra vez. Si se obtiene mayoría simple, conseguirá la preciada ficha de dilemas. En caso de que vuelva a ganar la mayoría negativa, se le aplicará una pena de las tarjetas de condenas, que pasan por perder fichas o permanecer dos turnos en la cárcel.

En la tercera fase del tablero, a la que se accede con dos fichas de valores (naranjas) y dos de dilemas (azules), aparecen casillas de adivinanza, a las que se accederá sin tirar el dado. El juez leerá en voz alta la adivinanza, existiendo varias posibilidades. Si el jugador no la acierta sin haber pedido pistas, no pasará nada. Por el contrario, si no la acierta habiendo realizado dos preguntas y escuchado un pista, perderá una ficha de adivinanzas. Por su parte, perderá dos fichas de adivinanzas en caso de haber pedido las dos preguntas y las dos pistas y de no haber acertado. Para ganar una ficha, bastará con acertar la adivinanza.

Tras conseguir tres fichas de adivinanzas (rojas), se accede a la gran casilla central, denominada Discurso de Investidura. Esta cuarta fase consiste en convencer al resto de jugadores para que estén de acuerdo con los argumentos acerca del tema de una tarjeta. La parte complicada llega al tener que ponerse a favor de un tema en el que se está por completo en desacuerdo o viceversa, puesto que esto será algo que decidirá el dado. Si el jugador consigue la mayoría simple en dos minutos que dura su discurso, se convertirá en el ganador de la partida.

Por otro lado, la modalidad de juego por tiempo establecido presenta la misma mecánica de juego, aunque ganará el jugador con más puntos como resultado de las fichas obtenidas. Cada ficha de valores suma un punto, cada ficha de dilemas dos y cada ficha de adivinanzas tres puntos.

Quorum

CONCLUSIONES QUORUM LIFE

Por desgracia, existe una idea precondebida de que los juegos de mesa educativos suelen ser aburridos o destinados a utilizarlos exclusivamente en talleres y colegios. Dispuesto a concienciar de que un juego de mesa educativo puede ser tanto o más divertido que uno destinado exclusivamente a divertir o entretener, llega Quorum Life.

Esta apuesta aporta diversión, originalidad, risas, libertad a la hora de decidir cómo llegar hasta la meta y un toque de azar. Aunque bien es cierto que puede provocar alguna que otra discusión, puesto que toca temas controvertidos y se hacen inevitables los debates en los que no todo el mundo está de acuerdo. Sin embargo, el ganador del juego será aquel que consiga hacerse entender, razonar a través de la lógica y exponer argumentos a favor o en contra de una determinada cuestión sin que necesariamente esa sea su opinión.

El vencedor conseguirá un bonito diploma (o más bien se hará una foto si no queremos quedarnos para siempre sin él), demostrando al resto que para vencer en Quorum hay que saber escuchar, ponerse en el lugar del otro y tener muy claras algunas ideas. Respecto a su mecánica de juego, estamos ante un título cuyo tablero puede recordar al clásico Trivial, solo que esta vez, las fichas se moverán siguiendo direcciones fijas y se podrá bajar de nivel utilizando las escaleras.

En ocasiones, las condenas obligan a perder fichas y, como ya hemos explicado, sin estas fichas no podremos cruzar la frontera para subir de nivel. Esto implica que o se consigue un gran éxito en los juicios o se tendrán que utilizar las escaleras con frecuencia. Volviendo al tema de los juicios, éstos podrían considerarse el mayor atractivo del juego (¿quién no ha imaginado alguna vez ponerse en el papel del fiscal o de un abogado?).

Las diferentes tarjetas aportan dinamismo, partidas completamente diferentes unas a otras y una larga vida al juego. Existen más de 300 pruebas y retos aunque quizás las tarjetas de adivinanzas se gasten demasiado deprisa y, tras unas partidas, se conozcan ya todas las respuestas.

Por otro lado, destacan sus componentes de enorme calidad. La caja pesa mucho y, en su interior, todos los compartimentos están ocupados. Entre sus componentes destacan unos meeples que han adelgazado y han pegado el estirón, un práctico bloc de notas y un tablero duro, brillante y repleto de colorido. Con todo ello, estamos ante un juego de mesa para adultos que no dejará indiferente a nadie, de los que hay que jugar al menos una vez en la vida y de los que sirven para descubrir aspectos de los demás que creíamos conocer. En definitiva, un juego respetuoso por la vida y por los valores que, sin duda, servirá para hacer del mundo un lugar un poco mejor.

Diploma para el ganador.
Diploma para el ganador.

COMPONENTES QUORUM LIFE

  • 6 Fichas de Jugador
  • 6 Tarjetas de Valoración
  • 70 Fichas de Valores
  • 15 Fichas de Dilemas
  • 15 Fichas de Adivinanzas
  • 6 Tarjetas de Condenas
  • 50 Tarjetas de Suerte
  • 100 Tarjetas de Valores
  • 120 Tarjetas de Dilemas
  • 45 Tarjetas de Adivinanzas
  • 20 Tarjetas de Discurso de Investidura
  • Diploma
  • Bloc de Notas
  • Lápiz
  • Reloj de Arena
  • Dado
  • Instrucciones