Sexy El juego del arte del flirteo incorpora un nuevo personaje

A Víctor, Gabriel, Lalo, Freddy, Sergi, Marc, Juan, Arturo y Jaime les ha salido un nuevo competidor a la hora de conquistar a las chicas de la discoteca. Se trata de Alon, un nuevo personaje para incorporar a las partidas de Sexy El juego del arte del flirteo.

alon juego sexy

NUEVO PERSONAJE DE SEXY

Como podemos ver en su tarjeta, Alon es un hombre alto, moreno, delgado, friki y con barba, aspecto que podría traerle ciertas ventajas en la conquista de Verónica e inconvenientes al intentar acercarse a chicas como Irene. Pero el aspecto físico no lo es todo. Este amante de los superhéroes y de las espadas cuenta con útiles habilidades.

Alon puede invertir una de sus acciones para que otro competidor pierda la atención de una chica, siempre y cuando se encuentre en su misma localización. Como es lógico, esta jugada sucia proporcionará un indicador negativo con la chica en cuestión.

Para incorporar a “el friki de la catana” a las partidas de Sexy El juego del arte del flirteo, basta con descargar su ficha desde su blog oficial. Las reglas del juego no cambian en absoluto, pero ahora los jugadores pueden disfrutar de este elemento novedoso, pensado para añadir frescura a las partidas. ¿Y de dónde sale este personaje?

Alon es el resultado al concurso navideño realizado en el foro Dark Stone. En él, se pedía a los usuarios que contasen una anécdota propia ocurrida durante alguna noche “de ligue”. Así, además de sortear una copia del juego entre los participantes, aquel que contase la historia más original obtendría un premio especial: la copia de un personaje Print & Play basada en él mismo.

Entre muchas experiencias graciosas, el ganador resultó ser Alon, con su intento frutrado de ligue con unas finlandesas (los más curiosos podéis leer la historia aquí). Y lo prometido es deuda. Ramsés Bosque, creador del juego, ya ha dibujado y trasladado al juego a Alon.

Sexy El juego del arte del flirteo ofrece partidas de 3 y 4 jugadores, de una a dos horas de duración. Cada jugador se pone en la piel de un chico con la misión de convertirse en el más ligón de la discoteca. Tras una primera impresión con las chicas, comienza la verdadera competición, repleta de estrategia, alcohol, eventos y planes malvados para fastidiar a los rivales. Y es que no es fácil conseguir un número de teléfono y mucho menos un beso o una noche de pasión.