Gaudim Barcelona: la compra de un souvenir en la ciudad

La Pedrera, la Torre de Collserola, el Museo Picasso, la Playa de la Barceloneta, la Torre Agbar o Las Golondrinas son algunos de los lugares más emblemáticos de Barcelona, pero también lo son de Gaudim Barcelona. Se trata de un juego de mesa con un original objetivo: comprar un souvenir a los otros jugadores.

Gaudim Barcelona

¿EN QUÉ CONSISTE GAUDIM BARCELONA?

Gaudim Barcelona es un juego de mesa de 1 a 4 jugadores, con partidas de 30 minutos de duración. Se trata de una apuesta creada por Ferran Anglès, Xavier Aguiló y Xavier Colomer, que ya se encuentra a la venta en numerosas tiendas de Cataluña, de la mano de Singular Games.

A lo largo de las partidas, los jugadores visitarán rincones emblemáticos de la ciudad de Barcelona. Como turistas, no solo disfrutarán de las vistas más espectaculares y de la gastronomía catalana, sino que deberán comprar regalos. Así pues, estamos ante un juego con elementos cooperativos y competitivos.

Esto significa que si al final de la partida hay algún jugador que no haya encontrado su souvenir, todos pierden. Y, si todos lo han encontrado, gana aquel que consiga más discos de agradecimiento, como consecuencia de realizar más regalos a sus compañeros de viaje.

souvenirs gaudim barcelona

UNA PARTIDA A GAUDIM BARCELONA

Antes de empezar la partida, se barajan las 36 cartas de juego, colocándolas boca abajo sobre la mesa a modo de tablero de seis por seis cartas. Las pertenecientes a la Oficina de Objetos Perdidos y a la Oficina de Turismo quedarán al descubierto y, sobre esta última, se colocan los peones de los jugadores.

A continuación, se crea una secuencia de tiempo, con algunos platos típicos y con la llegada y la salida, representadas por un barco o un avión. Sobre la primera casilla, se coloca el autobús turístico, que marcará el tiempo que los turistas permanecen en la ciudad.

Por último, se reparten a cada jugador los discos de agradecimiento de su color y la figura de los castellers, que se utilizará para designar al jugador en turno. Éste lanzará el dado, compuesto por la cara de los personajes, por el símbolo del autobús y por una imagen con los cuatro jugadores. Dependiendo del resultado, se moverá uno u otro jugador (o todos en caso de que se obtenga el resultado con los cuatro personajes). Una ficha puede moverse a cualquier casilla adyacente.

Un vez realizado el movimiento, se da la vuelta a la carta sobre la que se ha situado el peón. Éstas, además de representar distintos rincones de Barcelona, tienen un símbolo, que permite seguir avanzando o pararse y perder el turno. A continuación, pasa el turno al siguiente jugador, que lanzará el dado, dando lugar a un nuevo movimiento y a nuevas acciones de las cartas y así sucesivamente.

Entre las cartas, también se encuentran souvenirs, marcados con el color de los jugadores. Si un turista cae sobre un souvenir de uno de sus compañeros de juego, se lo entregará y recibirá a cambio un disco de agradecimiento. Por otro lado, si es suyo, se lo guardará, aunque no recibirá disco. Si todos los regalos de los turistas en juego han sido encontrados, la partida finalizará, siendo el ganador aquel jugador que haya regalado más souvenirs a sus compañeros, obteniendo así una mayor cantidad de discos de agradecimiento.

Sin embargo, esta tarea no resulta sencilla, dado que el tiempo es limitado. Cada vez que aparezca el símbolo del autobús en el dado, la ficha de autobús avanzará en su recorrido y, en el momento en que llegue a la última casilla, la partida finalizará. Si no han sido encontrados los souvenirs de todos los colores de los jugadores en juego, todos pierden la partida.

Para complicar aún más las cosas, existen cartas de tranvía y de taxi, en las que todos o uno de los jugadores pierden sus souvenirs. Para recuperarlos, deberán acudir a la Oficina de Objetos Perdidos y probar suerte con el dado. En caso de no recuperarlos, se barajarán todas las cartas (excepto las iniciales) y se creará un nuevo tablero. Los discos de agradecimiento no se devolverán, aunque el jugador que lo haya entregado hubiera perdido su souvenir.

gaudim barcelona

CONCLUSIONES GAUDIM BARCELONA

Gaudim Barcelona cuenta con una mecánica de juego muy sencilla de recordar y con una fuerte presencia del azar, obligando a que cada partida sea diferente y a que, hasta el último momento, no sea posible saber quien es el ganador (en caso de que lo hubiese). Y es que, una mala carta o una mala tirada, puede dar la vuelta por completo a la partida.

Su sencillez lo convierte en un juego apropiado para todo tipo de personas (incluso para aquéllos que no son muy aficionados a los juegos de mesa), mientras que sus componentes consiguen que guste tanto a los que ya han visitado la ciudad en alguna ocasión, como a los que tienen intención de hacerlo. Estos componentes tienen un enorme colorido y bonitas ilustraciones, que garantizan las anécdotas.

Tras destapar una carta, hay tiempo para contar las impresiones o las vivencias que alguien haya tenido en ese lugar. Todo ello bajo una práctica caja en forma de cubo, que facilita su transporte, y con instrucciones en catalán, castellano, inglés, francés y ruso.

La originalidad, la diversión y la emoción también forman parte del juego, cumpliendo con el objetivo de reflejar la belleza de la ciudad de la manera más entretenida posible. De esta forma, esta caja repleta de souvenirs bien podría convertirse en un perfecto souvenir por sí mismo…

gaudim barcelona

COMPONENTES DE JUEGO

  • 36 Cartas
  • Marcador de Autobús Turístico
  • Marcador de Castellers
  • 5 Casillas Acoplables (3 de gastronomía y 2 de transporte)
  • 4 Peones
  • 16 Discos de Agradecimiento
  • Dado con Pegatinas
  • Instrucciones en catalán, castellano, inglés, francés y ruso