Fluxx, ¿un juego de cartas o un medicamento?

Si un juego de mesa presenta un aspecto atractivo, ya tiene mucho ganado. Y si es original, mejor todavía. La versión que presenta Edge de Fluxx es un buen ejemplo de ello, ya que ofrecen una edición en castellano con un llamativo diseño, inspirado en un medicamento. Eso sí, podrá adquirirse “sin indicación previa”.

Fluxx

¿UN JUEGO CON REGLAS CAMBIANTES?

Fluxx es un juego de cartas de 2 a 6 jugadores, con partidas de 30 minutos de duración. Edge ha confirmado la versión en castellano del juego, que llegará el próximo mes de abril a las tiendas a un precio de 19,95 euros.

En el interior de su caja encontramos un total de 100 cartas, así como sus instrucciones de juego. Con ellas, los jugadores compiten por cumplir con su objetivo a través de unas reglas cambiantes. Y es que, ya desde la misma portada del juego, se informa que estamos ante una apuesta con reglas en constante cambio.

Esto se traduce en que son las mismas cartas las que marcan las instrucciones (aunque eso no implica que no se tenga que leer el manual). La partida, que comienza con reglas sencillas, va adquiriendo normas enrevesadas, en las que no solo cambia la forma de conseguir el objetivo, sino la misma manera de jugar.

Mientras que los jugadores colocan las figuras que van consiguiendo en su lado de la mesa, las reglas básicas, las nuevas reglas, las acciones y los objetivos se juegan en el centro. Así, los principales atractivos de Fluxx residen en sus cartas especiales, llamadas nuevas reglas, y en los 30 objetivos diferentes que incluye.

Fácil de transportar, con una libertad constante de acciones, con momentos de caos y de locura y con una gran presencia del azar, Edge lo define como “el auténtico remedio contra el aburrimiento”.