Khepri, un nueva batalla de escarabajos para convertirse en el Sumo Sacerdote de Egipto

En Khepri, los jugadores se ponen en la piel de aspirantes a sacerdote, que luchan por convertirse, nada más y nada menos, que en el Sumo Sacerdote de la Orden. Esto se debe a que el puesto ha quedado vacante y a que el Emperador-Dios de Egipto, tras una conversación con el Dios Khepri (Dios Escarabajo), ha decidido que la mejor forma de ocupar el puesto sea mediante una dura batalla…

Khepri juego

KHEPRI EN VERKAMI

Khepri es un juego de tablero con partidas de 30 a 45 minutos de duración y, por el momento, para dos jugadores. Esto se debe a que acaba de comenzar su campaña de búsqueda de financiación en Verkami y a que, solo en caso de que se alcancen los 5.500 euros, se incorporarán las fichas necesarias para un cuarto jugador.

Por suerte, su objetivo inicial para sacar adelante el juego queda más próximo (2.500 euros) y, a falta de 33 días para que finalice la campaña, ya lleva recaudado más de la mitad. Es desde su misma campaña donde puede adquirirse a partir de 18 euros y recibirlo en casa a finales de junio.

¿Y en qué consiste Khepri? Se trata de un proyecto abstracto, diseñado por Pere Martinez, ilustrado por Amy Kitsune (Guerra de Mitos) y protagonizado por la estrategia y la lógica. En su lucha por el puesto de Sumo Sacerdote del Antiguo Egipto, los participantes aceptan competir en una serie de juegos en el interior de una gran pirámide.

Tablero de juego.
Tablero de juego.

UNA PARTIDA A KHEPRI

El primer jugador que llegue a 30 puntos de victoria se convertirá en el ganador de la partida. Para ello, cada uno tratará de colocar sus fichas de escarabajos en la cruz central. Ésta dará diferentes puntos, bien sea porque se haya completado toda una línea, porque el escarabajo jefe forme parte de la cruz o porque éste se encuentre en el medio. Sin embargo, para puntuar, un jugador siempre debe tener, como mínimo, dos escarabajos adyacentes.

Antes de empezar, se colocan los escarabajos de todos los jugadores en las casillas correspondientes del tablero, de forma que ninguno tenga más ventaja sobre el resto. En su turno, cada uno contará con un total de seis puntos para gastar, pero nunca podrá invertirlos todos en mover un mismo escarabajo.

Cada uno solo podrá moverse tres casillas en cualquier dirección (nunca en diagonal), es decir, gastando tres puntos. Por su parte, solo podrán moverse hasta tres escarabajos en ese mismo turno. Sin embargo, el movimiento no será la única manera de invertir estos puntos de acción. Un escarabajo puede empujar a otro (o a otros) con un coste de dos puntos, bien sea para colocarse en un lugar favorable de la cruz central o para impedir la llegada del rival.

Y es que esta obstaculización también formará parte de la estrategia de Khepri. Los escarabajos pueden ocupar las casillas de salida para evitar que los otros campen a sus anchas. Por último, un escarabajo puede coger carrerilla para acabar con la vida de otro. Esto solo puede llevarse a cabo en línea recta y cuando exista una casilla vacía entre el escarabajo y el rival. Si esto ocurre, el escarabajo muerto volverá a “casa”.

Al final de cada turno, un jugador puede puntuar si ya cuenta con escarabajos adyacentes de su color en el interior de la cruz. De esta forma, Khepri se convierte en una apuesta en la que aplicar el ingenio para llegar antes que el resto a los 30 puntos de victoria. Solo así, el Emperador-Dios de Egipto puede garantizar al mejor Sumo Sacerdote para su pueblo. Además, su creador ya está trabajando en las reglas para jugarse por parejas, algo que requerirá de unos planes diferentes para desarrollar a lo largo de una partida.