Mucho Cucurucho: memoria, suerte y colorido en un apetecible juego de helados

Crear helados no es una tarea sencilla. Hay que combinar sabores y colocar bolas sin que se caigan o sin que aplasten el cucurucho. Si a esto le sumamos que, en función de su número, unas bolas no podrán colocarse encima de otras, la cosa se complica. Y esto es lo que ocurre en Mucho Cucurucho, una divertida apuesta para todo tipo de jugadores.

Mucho Cucurucho

UNOS APETECIBLES HELADOS GIGANTES

Mucho Cucurucho es un juego de mesa de 2 a 4 jugadores, con partidas de 10 minutos de duración y recomendado para mayores de seis años. Ya se encuentra a la venta en su edición en castellano de la mano de Lúdilo, una empresa especializada en juegos para niños.

El objetivo es convertirse en el primer jugador capaz de crear un helado compuesto por diez bolas. Sin embargo, no se trata de una tarea sencilla, ya que requiere concentración, memoria, estrategia y un toque de suerte. No todas las bolas pueden colocarse en el momento en que entren en juego, puesto que dependerá del número que cada una lleve impreso.

Pero ahí no acaba la cosa. Aunque un jugador encuentre una bola apta para colocar encima de su cucurucho, deberá enfrentarse a la decisión de si cogerla o no. Y es que, una mala jugada puede tener consecuencias nefastas para el resto de la partida.

Mucho Cucurucho juego

UNA PARTIDA A MUCHO CUCURUCHO

Antes de empezar, se colocan las 48 tarjetas boca abajo encima de la mesa, de manera aleatoria. Éstas representarán las bolas de helado, que se irán poniendo unas sobre otras, y contendrán un número en su parte oculta. A continuación, se reparte un cucurucho a cada jugador. Éste ya cuenta con la primera bola encima, marcada con el número uno.

El primer jugador elegirá una bola de helado de la mesa, la descubrirá para ver qué número tiene y decidirá si colocarla o no encima de su cucurucho. Si lo hace, pasará el turno al siguiente jugador. Si no, deberá asegurarse de que todos hayan visto de qué número se trata y devolverla a su lugar antes de pasar el turno. El siguiente jugador seguirá con la misma mecánica, hasta que uno de ellos consiga montar un helado compuesto por diez bolas.

En todo momento, hay que tener en cuenta la regla de oro del juego. Una bola de helado solo podrá colocarse sobre otra que tenga un valor numérico menor. Es decir, una tarjeta marcada con el número diez solo podrá tener encima otras que superen a este número y nunca uno menor. De esta forma, aunque se pueden llevar a cabo distintas estrategias, no conviene comenzar el helado con números muy altos.

Las bolas están divididas en números del 2 al 49, por lo que es necesario saber siempre cuántas bolas quedan para terminar un cucurucho (no vaya a ser que no queden tarjetas con número más altos que la última bola colocada) y recordar qué números tienen las bolas que se han levantado previamente. Así, la partida finalizará cuando un jugador haya creado su helado gigante. En caso de que ningún jugador consiga uno con diez bolas, ganará aquel con más bolas en su helado.

Ejemplo de cómo montar un helado.
Cada bola de helado siempre debe tener un número menor que las de arriba.

CONCLUSIONES DE MUCHO CUCURUCHO

Mucho Cucurucho es un juego sencillo, pero no por ello renuncia a la originalidad ni a la diversión. Aunque se trata de una apuesta orientada al público infantil, puede disfrutarse también entre adultos. Incluso entre aquéllos que acostumbran a disfrutar de juegos de mesa más complejos.

No es para menos, ya que además de contar con una colorida y atractiva estética (no todos los días se realizan creaciones tan apetecibles como resultado de un juego de mesa), requiere de memoria, atención y de un toque de estrategia. Es por ello que resulta más recomendable jugarse solo entre niños o solo entre adultos, dado que la dificultad del juego para conseguir la victoria dependerá, en todo momento, de la habilidad de los rivales.

Crear un helado con diez bolas no es una tarea fácil y la impaciencia de muchos jugadores por acabar su helado de la forma más rápida posible da lugar a partidas repletas de risas. Y es que, aunque suele ser más recomendable esperar a que se destapen varias bolas de helado para tenerlas localizadas después, los jugadores novatos pecan de ansiosos al quedarse con las primeras bolas. Y esto puede significar que les esperen muchos turnos sin poder colocar ninguna bola más…

Así, Mucho Cucurucho ofrece partidas emocionantes en las que todo puede cambiar en los últimos momentos. Partidas muy rápidas y dinámicas sin esperas entre turnos. Partidas para disfrutarse en cualquier lugar. Y partidas repletas de sorpresas, ilusiones y pequeños cabreos, tras las cuales, ya nunca podrá mirarse un helado de la misma manera que antes.

Mucho Cucurucho reseña

COMPONENTES DE MUCHO CUCURUCHO

  • 48 Tarjetas con forma de bola de helado
  • 4 Cucuruchos de distinto sabor
  • Instrucciones