Fox In A Box Madrid: un búnker de la Guerra Fría o un Laboratorio Zombi

Los planes y aficiones avanzan a gran velocidad. Es por ello que seguro que ya existen turistas que buscan lugares con montaña, ciudades con playa o localizaciones con juegos de escape en vivo.

Estos sitúan a los jugadores en una habitación, con la intención de que resuelvan un enigma en un tiempo determinado, haciendo uso de su ingenio. Fox In A Box Madrid es otra de estas apuestas, definida por sus creadores como una ” live escape games evolution”.

 

DOS RETOS PARA ESCOGER

Fox In A Box Madrid es una experiencia para grupos de 2 a 5 personas, ubicada en el barrio de Chueca (Calle Infantas 25), en pleno centro de la capital. Se compone de dos retos diferentes, en los que solo existe una única salida y sesenta minutos para completar la misión.

Ambos tienen lugar en un sótano de 150 años de antigüedad, donde los jugadores deberán poner a prueba su ingenio y su capacidad de razonamiento y de trabajo en equipo, ya sea con amigos, familia o compañeros de trabajo. Estos retos tienen lugar en dos salas perfectamente reproducidas para la ocasión, con todo lujo de detalles.

La primera de ellas, traslada al equipo a un búnker de la Guerra Fría. Recomendada para los que se inician en este tipo de juegos, el objetivo, como agentes secretos, es detener la Tercera Guerra Mundial. Las vidas de millones de personas están en manos de unos héroes que tratarán de sacarle utilidad a la interacción con los objetos de la habitación, encontrar pistas, unirlas y resolver combinaciones recurriendo a la intuición y a la lógica.

En la segunda sala, el mundo vuelve a estar en manos de los participantes y deberán utilizarse las mismas herramientas para salvarlo. Solo que, en esta ocasión, la dificultad aumenta. Se trata de un laboratorio zombi, en el que los expertos averiguarán códigos, examinarán pruebas y mezclarán componentes para evitar una auténtica catástrofe mundial. El trabajo en equipo, el ingenio y la agilidad mental también son las claves de esta prueba y servirán para evitar que los mismos participantes acaben convertidos en muertos vivientes.

Estos dos retos pueden disfrutarse entre conocidos y también son una forma original de celebrar una despedida de soltero o de conocer cómo trabaja una plantilla de trabajo (como curiosidad, uno de los integrantes de un departamento de recursos humanos puede observar a través de las cámaras como se las apaña el grupo). A su vez, la mínima edad media recomendada para disfrutar la experiencia es de 15 años.

Ambas pueden reservarse desde su web oficial, desde donde también puede obtenerse más información o resolverse cualquier tipo de duda. El precio de las dos salas depende del número de integrantes de un equipo y cuentan con puertas abiertas y salidas, pensando en las personas claustrofóbicas. Existe además la posibilidad de encargar un bono regalo Fox In A Box Madrid.