Pocket Invaders: una batalla entre naves envuelta en una atmósfera retro

Cuatro campos de batalla en un único tablero y catorce dados que representan ocho naves diferentes conforman Pocket Invaders. Este juego de mesa recrea batallas entre dos jugadores, por demostrar quién manda en el espacio.

 

 

MOVER Y CAPTURAR NAVES PARA NUESTRO BANDO

Pocker Invaders es un juego de mesa para dos jugadores, con partidas de 10 a 20 minutos de duración. Su sencillas reglas de juego comparten protagonismo con su estética retro, que recuerda a los clásicos videojuegos de disparos de naves.

En estos momentos, se encuentra en plena campaña de búsqueda de financiación en Verkami. Aunque ya ha superado su objetivo inicial, aún puede adquirirse desde ella a un precio especial y desbloquearse varios objetivos extra, como un tablero adicional, una nave más o nuevas reglas para 4 jugadores.

El precio del juego es de 16 euros (17,95 en tiendas), aunque también es posible adquirir dos copias, a un precio de 29 euros. Los mecenas que colaboren con el proyecto recibirán su juego en casa a partir del 20 de diciembre, con gastos de envío incluidos.

Tras elegir el campo de batalla en el que tendrá lugar la partida (cada cara del tablero tiene dos, para partidas más largas o más cortas), se colocan las naves en el espacio propio. En su turno, cada jugador podrá llevar a cabo una acción. La primera opción es la de movimiento y permite mover una nave propia a una casilla vacía adyacente (cada nave cuenta con varios puntos que indican hacia dónde puede desplazarse).

La segunda consiste en capturar a una nave enemiga. Si una nave va a parar a una casilla ocupada, se capturará a la nave situada en dicha casilla y se retirará del tablero. A continuación, se lanzará y se incorporará a la reserva del “conquistador”.

Dado que las naves están representadas por dados, esta tirada implica que el jugador cuente con una nave diferente a la capturada. Cada una tiene diferentes habilidades, por lo que esta acción traerá consigo partidas completamente distintas.

La tercera acción permite incorporar una de esas naves a cualquier parte del tablero. Una vez realizada una acción, pasa el turno al segundo jugador. Esta mecánica se repetirá hasta que uno de ellos conquiste el planeta del rival con su nave nodriza o hasta que consiga eliminar a la nave nodriza del rival. En ambos casos, habrá ganado la partida.

Pocket Invaders está creado por José Domingo Flores, diseñador de videojuegos que se introduce en el mundo de los juegos de mesa. Así, además de despertar nostalgia entre los aficionados a los píxeles, se crea un ambiente protagonizado por la estrategia. Atacar al rival en sus puntos débiles es tan importante como proteger a las naves más fuertes.

Con elementos que recuerdan al clásico Shogi, conocido como ajedrez japonés, y a Hive, permite crear planes diferentes en función de la formación inicial. Todo ello en partidas muy rápidas, que dan como resultado un juego adictivo y fácil de transportar en el que resulta imposible jugar solo una.