El Portal de Molthar: perlas, códigos y portales para vencer a la oscuridad

El mundo de Molthar ya no es lo que era. El mago Ulfried decidió llenar la Tierra de oscuridad a través de su magia negra. Por suerte, quedaba una antigua profecía que decía que un día llegaría un héroe capaz de devolver la luz. Ese día ha llegado. El Portal de Molthar es un nuevo juego de cartas, que añade las combinaciones de números a la mitología y a los cuentos de hadas.

El portal de molthar juego de mesa

EL PODER DE LAS PERLAS

El Portal de Molthar es un juego de cartas de 2 a 5 jugadores, con partidas que rondan los 45 minutos de duración. Creado por Johannes Schmidauer-König e ilustrado por Dennis Lohausen, ya se encuentra a la venta en su versión en castellano, de la mano de Mercurio Distribuciones.

Así, ya puede encontrarse en las tiendas por un precio de lanzamiento de 9,95 euros, conformándose como una de las apuestas más completas en relación con su precio. En ella, los jugadores se ponen en la piel de esos héroes, que tratan de acabar con la oscuridad de Molthar.

Tras adentrarse en el reino a través de distintos portales, su misión será recolectar perlas y diamantes con las que atraer a todo tipo de personajes y criaturas. Estas reportarán puntos de poder, necesarios para devolver la luz y para acabar la partida. El jugador que obtenga doce puntos de poder se proclamará vencedor absoluto y, por tanto, en héroe de la profecía.

El portal de molthar

UNA PARTIDA A EL PORTAL DE MOLTHAR

Antes de empezar, se separan los mazos de perlas y de personajes (este último cuenta con diamantes en el dorso). Del primero, formado por cartas numeradas del 1 al 8, se colocarán boca arriba cuatro, frende a las dos del mazo de personajes. Tras repartir una plantilla de portal a cada jugador, comienza la partida.

El jugador inicial comienza su turno con la realización de tres acciones, a elegir entre cuatro disponibles y con la posibilidad de elegir su orden o de repetir la misma acción. Estas son coger una carta de perlas, reemplazar las cuatro cartas de perlas, colocar un personaje en su portal o activar un personaje.

Vayamos por partes. Coger una carta de perlas implica añadir una a la mano, ya sea de las que se encuentran boca arriba o la primera del mazo de perlas. Las que se encuentran boca arriba siempre deben ser repuestas. Salvo que el jugador cuente con determinadas habilidades, solo podrá tener cinco cartas en la mano al final del turno.

La acción de reemplazar las cuatro cartas de perlas, como su propio nombre indica, se utiliza para descartar las cartas de perlas que se muestran boca arriba, sustituyéndolas por otras cuatro nuevas del mazo. La tercera posibilidad, es decir, colocar un personaje en el portal, permite coger una de las dos cartas de personaje que se encuentran boca arriba o la primera del mazo para añadirla a la plantilla. Solo hay hueco para dos, por lo que será necesario descartar un personaje si se quiere tener uno nuevo.

Al igual que ocurría al coger una carta de perla, si se toma un personaje boca arriba debe reponerse. Por último, existe la posibilidad de activar un personaje del portal. Cada carta de personaje cuenta con símbolos o números en su parte superior, que hacen alusión a las perlas que hay que descartar de la mano para poder activarlo. Unos requieren tener determinados números en la mano, mientras que otros solo se activarán con cartas que sumen 7, 10, consiguiendo parejas y tríos de un mismo tipo, cartas con valores consecutivos, pares o impares.

Así, por ejemplo, La Muerte se activa descartando de la mano perlas con valor de 1 y 8, el Dragón Blanco requiere de cuatro cartas con un 1, mientras que el mono necesita varias perlas que sumen 10. Una vez activado el personaje, se descartan las perlas correspondientes y se le da la vuelta a esa carta, colocándola a un lado del portal. De esta forma, se mostrarán los puntos de poder que reporta. En esa carta, también aparecen habilidades. La dificultad para conseguirla es mayor cuantos más puntos reporte o cuando más útil sea su habilidad.

Aquellas marcadas con un recuadro rojo solo pueden utilizarse una vez y siempre tras activarse. Estas habilidades sirven para obtener acciones extra, eliminar cartas de personaje de portales ajenos, mirar manos o robar perlas. Por su parte, las señaladas con recuadros azules cuentan con habilidades permanentes. Estas pasan también por acciones adicionales, así como por la posibilidad de tener seis cartas en la mano en lugar de cinco, por intercambiar cartas de portal o por números permanentes.

En ocasiones, encontramos diamantes al lado de los puntos de victoria que reportan los personajes. Si esto ocurre, tras activarse se roban tantas cartas de diamante como se indican (son el dorso de las de personajes). Un diamante puede aplicarse en una perla para incrementar en 1 su valor.

Una vez realizadas sus tres acciones, pasa el turno al siguiente jugador y así sucesivamente. En el momento en que un jugador consiga 12 puntos de poder, se termina la ronda. Todos los jugadores cuentan, a continuación, con un último turno. Una vez finalizado, se procede al recuento y aquel con la mayor cantidad de puntos se convierte en el ganador.

Tras activar el unicornio, el jugador recibe un punto de poder y dos diamantes.
Tras activar el unicornio, el jugador recibe un punto de poder y dos diamantes.

¿ESTRATEGIA O AZAR?

El Portal de Molthar reúne estrategia, azar, fantasía, ingenio, colorido y un alto valor competitivo. Esta novedad cuenta con unas reglas muy sencillas de entender, explicadas en una hoja de instrucciones a doble cara, con ejemplos e imágenes incluidos. Sus cuatro acciones disponibles, a realizar tres, son sencillas de memorizar desde la primera ronda.

Así, estamos ante un juego muy intuitivo con un objetivo claro: reunir los doce puntos de poder antes que el resto. Sin embargo, la forma de ejecutar el plan más perfecto varía de unas partidas a otras. Podemos centrarnos en tratar de activar personajes sencillos casi en todos los turnos y llegar a la meta poco a poco. También podemos apostar por esos personajes díficiles de activar, pero con una enorme recompensa. Esta estrategia, aunque más lenta, también funciona bien.

En ocasiones comprobaremos como ese personaje que estamos a punto de colocar en nuestro portal es conducido hasta el rival o, simplemente, descartado. Culpa de estos cambios la tienen las habilidades, ya sean rojas o azules. Aunque es muy común que en las primeras partidas olvidemos que contamos con ciertas habilidades, resultan muy útiles una vez que nos hemos familiarizado con ellas.

Representadas de forma muy esquemática, es con estas con las que se crea la gran competición. Los diamantes, que ofrecen una ventaja a la hora de obtener un determinado código, contribuyen a crear un juego completo en todos los sentidos. Y es que estos códigos creados con perlas para activar personajes son el principal atractivo, creando una original mecánica de juego.

El Portal de Molthar permite reclutar personajes, pero a diferencia de los juegos de creación de mazos, serán los números quienes los “compren”. De esta forma, entra en juego el factor suerte. Podemos estar buscando un dos durante un turno y no encontrarlo en varias rondas. Y quizás, justo cuando lo tengamos en la mano, ya no esté aquel personaje que requería de ese número.

Con ello, ¿es conveniente reservar los personajes en un portal o centrarse en conseguir perlas? La primera opción puede servir para que nadie nos robe a ese personaje (excepto con alguna habilidad). Por su parte, sin las perlas nada se puede hacer, por lo que tampoco es conveniente tener una mano vacía. Es por esto que el azar se une con la estrategia a la hora de buscar el mejor plan para la partida.

La mesa de juego se llena de colorido desde la primera colocación de los componentes, a la vez que de fantasía con las simpáticas ilustraciones de las criaturas, que recordarán, en más de un caso, a personajes muy conocidos. Quizás uno de los aspectos que menos gustará a los jugadores es la calidad de los portales. Estos vienen en papel y con el odioso pliegue en el centro. Pero hay que recordar que, además de ofrecer una completa mecánica de juego incluye 110 cartas, a un precio que ronda los nueve euros.

El Portal de Molthar

COMPONENTES DE EL PORTAL DE MOLTHAR

  • 56 Cartas de Perlas (1 al 8)
  • 54 Cartas de Personaje con Dorso de Diamantes
  • 5 Portales
  • Instrucciones