Análisis: Dragon Ball Fierce Fighting 2.9

Dragon Ball Z continúa inspirando numerosos videojuegos, ya sea en consolas, en ordenadores o a través de apuestas en línea. Uno de los géneros que mejor encaja con este amplio universo es el de lucha. Prueba de ello lo tenemos en Dragon Ball Fierce Fighting, uno de los juegos gratuitos más populares.

La última versión del juego, que recibe la etiqueta 2.9, ya se encuentra disponible para disfrutarse online. Es la protagonista de este análisis y puede jugarse a través de este enlace.

Dragon Ball Fierce Fighting analisis

COMPETICIONES PARA UNO Y DOS JUGADORES

Dragon Ball Fierce Fighting es un juego de lucha, protagonizado por los personajes más populares de la saga. En él, pueden mostrar su habilidad tanto uno como dos jugadores, a través de sus diferentes modos de juego.

Ahora bien, ¿qué novedades ofrece esta versión 2.9? Los principales cambios visuales llegan a través de unos gráficos renovados y de una nueva interfaz en su menú. Respecto a su jugabilidad, se han incorporado más personajes a la plantilla de luchadores. Más concretamente, podemos competir en la piel de 31.

Así, como podemos ver en la siguiente imagen, hacen su aparición Gotenks, Bills, Raditz, C18, Goku Jr., Krilin, Freezer, Son Gohan, Rey Piccolo, Mutenroshi, Goku Super Saiyajin 3, Tao Pai Pai, Super Buu, Celula, Gogeta, Vegeta Super Saiyajin, Gohan Super Saiyajin y Vegeta.

Goku Super Saiyajinn, Vegeta Super Saiyajin 4, Goku Super Saiyajin 2, Goku Super Saiyajin 4, Trunks Super Saiyajin, Freezer Forma Definitiva, Piccolo, Broly, Gogeta Super Saiyajin 4, Buu Gordo, Vegeta Malvado y Dabura completan la lista. Todos ellos pueden utilizarse en los modos ‘1 Jugador’, ‘2 Jugadores’ y ‘Vs Mode’.

Dragon Ball Fierce Fighting juego

¿TRES SON MULTITUD?

En su modalidad ‘Vs Mode’ son dos los jugadores que se enfrentan. Eso sí, a través del modo local. Una vez en el combate, y al grito de ‘Fight’, encontramos dos barras para cada participante. En la primera se refleja la vida restante. Una vez agotada, ese jugador habrá perdido.

La segunda indica el poder. Los personajes, además de atacar con patadas y muñetazos y realizar saltos, cuentan con un poder especial. Eso sí, cuando esta barra se vacíe, ya sólo dispondremos de la fuerza física.

Respecto a los modos para uno y dos jugadores, tras seleccionar al personaje o personajes, se elige el lugar en el que se quiere combatir. Su colorido mapa representa diferentes localizaciones, más que familiares para los aficionados a Dragon Ball Z.

A medida que vayamos consiguiendo las bolas que en él aparecen, tendremos acceso a unos u otros lugares. Como es lógico, en el modo individual nos enfrentamos a “la máquina”. Pero, también en el de dos jugadores. Es por ello que hace su aparición un tercero. ¿Su misión? Incordiar todo lo posible a los jugadores, obligándoles a defenderse con gran frecuencia si no quieren acabar tumbados en el suelo…

Dragon Ball Fierce Fighting

SENCILLO, ESQUEMÁTICO E INTUITIVO

Dragon Ball Fierce Fighting 2.9 no presenta ninguna complicación en su manejo. El menú de inicio nos permite empezar una nueva partida (en modo sencillo o difícil), continuar la anterior o acceder a los créditos. En la pantalla de personajes ya se muestran todos los disponibles, así como sus tres modalidades de juego y una ayuda para los controles.

La rapidez también es otro de sus puntos a favor, ya que, a diferencia de otros títulos del género, sólo hay que esperar unos segundos para poder iniciar un nuevo combate.

Y, en caso de que no nos guste el escenario escogido, el personaje, o simplemente queremos escapar ante una muerte segura (aún a riesgo de que nuestro contrincante nos tache de cobardes), es más que útil el botón ‘Back’. Y es que, lo que no será tan sencillo es ganar una y otra vez.

Así pues, estamos ante un juego para disfrutar en esos momentos de aburrimiento, que resulta mucho más divertido entre dos jugadores que en su modo individual. Probablemente, la primera intención sea jugar unas cuantas partidas. Sin embargo, la realidad podría ser bien distinta.

No es raro que esos minutos acaben alargándose hasta una tarde entera. Sobre todo si se juega entre personas muy competitivas, con lluvias de insultos aseguradas. Es una apuesta recomendada para los amantes del género, que incluso funciona en las reuniones con grandes grupos de amigos si se opta por realizar campeonatos caseros. Porque no todos los jugadores tienen una consola con un juego superventas a su disposición…