Crazy Therapy!!: ¿El Síndrome de Jordi Hurtado o de Xavier?

El manicomio ha abierto sus puertas. Sus pacientes presentan desequilibrios y patologías que necesitan ser tratados y, además, parece ser contagioso. ¿Por qué todos tienen la misma actitud? Debido a los síntomas tan extraños que presentan, los terapeutas deciden tratar cada caso en grupo.

Lo que no imaginarán es que El Síndrome de Jordi Hurtado o El Síndrome de Xavier podrían estar muy presentes. Crazy Therapy!!, el nuevo juego de cartas para grandes grupos, ya se encuentra a la venta.

Crazy Therapy!!

LA RENUNCIA DE LA DIANA POR UNA BOMBILLA

Crazy Therapy!! es un juego de cartas para más de seis jugadores, con partidas que rondan los 30 minutos de duración, para mayores de doce años.

Se trata de una creación de Gringuel Games, definida como una “editorial independiente de juegos de mesa”. Tras una exitosa campaña de búsqueda de financiación en Verkami para dar vida a Crazy Therapy!!, el que es su primer juego ya se encuentra a la venta.

Esta novedad tiene un precio de 13,50 euros (más gastos de envío). Compuesta por 48 cartas de gran tamaño e instrucciones en castellano, se presenta como un juego ideal para grandes grupos.

En él, esos equipos adquieren el rol de terapeuta y de paciente. ¿Su misión? Adivinar la patología del rival antes de que ellos adivinen la suya. Pueden recurrir a la pista de bombilla, aunque, a partir de ahí, podrían perder sin grandes dificultades la preciada pista de diana…

Crazy Therapy!!

UNA PARTIDA A CRAZY THERAPY!!

Antes de empezar la competición, los jugadores se dividen en dos equipos. El número de miembros de cada uno dependerá de los participantes que jueguen, pero ambos deben ser equilibrados. Es imprescindible que un grupo se siente enfrente del otro.

Los dos robarán una carta del mazo central y, bajo ningún concepto, puede ser vista por ningún miembro del equipo contrario. Esta carta contiene el nombre de la patología que deben interpretar, así como los síntomas, una pista de bombilla y otra de diana.

El equipo inicial adquiere el rol de terapeuta y, por tanto, el segundo tendrá el rol de paciente. Cuando todos los terapeutas hayan realizado su respectiva pregunta a los miembros del otro grupo, se convertirán en pacientes. Los otros serán terapeutas. Esta mecánica se repite hasta que uno de los dos acierte qué ocurre con el equipo contrario.

No será necesario dar el nombre de la patología (algo imposible a no ser que conozcamos las cartas), pero sí una descripción exacta de los síntomas. Si el equipo ha acertado, y además era el primero en empezar, el otro tendrá una última oportunidad para adivinar qué les ocurre a los rivales. En caso de no poder hacerlo, la victoria irá a parar al equipo que lo haya adivinado.

  • El turno de los terapeutas

Cuando un equipo adquiera el rol de terapeuta, cada uno de sus miembros podrá realizar una pregunta al miembro del contrario que desee. Eso sí, ésta deberá poder responderse con un sí o un no. Antes de empezar a preguntar, pueden pedir la pista de bombilla.

En ese caso, el equipo de los pacientes deberá dársela. En su carta de patología aparece esta pista, en forma de palabra. Así, si por ejemplo la palabra clave es ‘posición’, ya sabremos que la actuación de los pacientes estará relacionada con su posición en las sillas. Si es un ‘espejo’, los pacientes actuarían en base al jugador de enfrente.

Solicitar esta pista tiene un inconveniente. Se pierde ese mismo turno y, a partir de ese momento, un diagnóstico erróneo obliga a desvelar la pista de diana al equipo contrario. Ésta sigue el mismo patrón de palabras.

Una vez que todos hayan realizado sus preguntas, podrán emitir un único diagnóstico. Si no es correcto, se seguirá la ronda con normalidad. Los terapeutas pasan a ser pacientes.

  • El turno de los pacientes

Los pacientes tendrán que responder a las preguntas emitidas por los terapeutas, con un sí o un no. En caso de que alguno falle en su interpretación, se habrá dado un caso especial.

Un paciente gritará “¡¡Terapia!!” cuando la patología lo indique, cuando se desconozca la respuesta a una pregunta, cuando un miembro de su equipo cometa un error o cuando sea imposible cumplir con la condición de su patología. En ese momento, todo el equipo se levantará y ocupará un nuevo asiento, aleatoriamente.

Cuando todas las preguntas hayan sido contestadas, adquirirán el rol de terapeutas.

Crazy Therapy!!

LA INTERPRETACIÓN Y LA DEDUCCIÓN

Crazy Therapy!! está basado en todo un clásico en las reuniones de amigos que, hasta ahora, no contaba con materialización física. En el juego en cuestión, una persona tenía que adivinar qué le pasaba a su grupo de amigos. La respuesta, generalmente, era que todos actuaban como si fuesen la persona de al lado.

Sin embargo, tenía un inconveniente. Una persona que ya hubiese jugado nunca podría ponerse en el rol de terapeuta y sólo podía disfrutarse si había alguien que no conocía el juego. Crazy Therapy!!, por el contrario, no tiene esta limitación.

Sus 48 cartas de patología ofrecen una casi infinita rejugabilidad, a no ser que tengamos una memoria extraordinaria y, además, nos dé por leer todas las cartas antes de jugar. Es por ello que conviene no desvelar demasiado acerca de ellas, puesto que el factor sorpresa es uno de los elementos a su favor.

Su mecánica de juego es muy sencilla, permitiendo que cualquiera pueda aprenderla sin ningún esfuerzo. Interpretar la patología en cuestión y adivinar la del rival ya no será una tarea sencilla. La presión está presente a cada momento, puesto que cada turno puede ser clave para que el otro equipo adivine qué desequilibrio tenemos.

Para disfrutarse al máximo es necesario que cada uno interprete a la perfección su papel, ya sea imitando a un jugador, mintiendo o interactuando con un determinado objeto. Si sólo se quiere adivinar la patología de los otros y se opta por una interpretación pésima, la competición perdería todo sentido.

La interpretación juega así un papel tan importante como la propia deducción. ¿Por qué me está respondiendo que no tiene trabajo cuando en realidad si tiene? ¿Desde cuando el perro de esa persona se llama igual que el mío? ¿Y ese tic?

Dado que en buena parte de los casos se adopta otra presonalidad, conviene realizar preguntas personales de las que conozcamos la respuesta. Es un buen principio para saber si su patología se basa en una mentira. Las reacciones y los movimientos pueden llegar a ser tan importantes como una respuesta, poniendo a prueba la capacidad de observación.

Crazy Therapy!! es, con todo ello, un juego con risas más que aseguradas y adictivo, en el que será prácticamente imposible disputar sólo una partida. La originalidad está presente en su mecánica de juego, así como en todas las patologías. Así, es ya una apuesta imprescindible en cualquier ludoteca puesto que, una vez probado, no habrá reunión sin terapeutas ni pacientes.

Para los que aún sigan preguntándose en qué consiste ese Síndrome de Jordi Hurtado o el Síndrome de Xavier, de los que hablábamos al principio, aquí va la respuesta.

En el primero, los pacientes contestarán siguiendo un orden, establecido por la edad de los participantes. Independientemente de a quién se pregunte, siempre comenzará a responder el jugador de más edad. En el segundo, se escoge a un compañero de equipo y todos actuarán y responderán como si fuesen él. ¡Poder de la telepatía!