Análisis: Level 22

¿Quién no ha tenido esa sensación de querer morir al levantarse de la cama? Si añadimos una fiesta loca horas atrás y el hecho de saber que ya hace un tiempo que deberíamos estar dentro de esa silla incómoda de la oficina, todo va a peor.

Así comienza Level 22: Gary’s Misadventures. Este juego de sigilo, que acaba de ponerse a la venta en un buen número de plataformas, combina el humor con las situaciones absurdas. Para la realización de este análisis, hemos utilizado la versión para PS4.

Level 22 Gary's Misadventures Inicio

GARY NO ES EL LOBO DE WALL STREET

El sigilo y el ambiente loco de la oficinas se unen en Level 22. En él, seremos testigos de que muchos trabajadores no son tan buenos como aparentan. Se quedan dormidos o beben café cada cinco minutos, interrumpiendo así su teórico rendimiento para la empresa.

Ésta se encuentra presidida por un implacable jefe, que no dudará en despedirnos si uno de nuestros compañeros nos ve llegar tarde.

Al contrario que Leonardo DiCaprio en El Lobo de Wall Street, Gary no parece que sea muy querido en la empresa en la que trabaja. En cuanto cualquiera de sus compañeros lo ve, directamente va a contárselo al jefe. Así, el pobre Gary tendrá que llegar a su puesto de trabajo sin ser visto, con la única ayuda de su intuición y de su fiel amigo Marty.

Noego es el estudio creador de Level 22: Gary’s Misadventures, el cual ha pasado por el mercado de móviles con más pena que gloria. En un inicio, la estrategia a seguir por sus creadores fue errónea. ¿El motivo? Que costaba cuatro euros en las tiendas de iOS y Android y es muy difícil luchar contra los juegos gratuitos.

Olvidado el fracaso en los dispositivos móviles, la alianza con la francesa Moving Player permitió que Level 22 llegara a las consolas y se convirtiera así en un juego más que recomendado entre el catálogo de indies, que ahora mismo puebla las consolas de última generación y tambien de la pasada.

Level 22: Gary’s Misadventures ya se encuentra disponible en Steam, en Google Play y App Store, en Wii U, PS Vita, PS3, PS4 y Xbox One. Es uno de esos juegos que promete enganchar desde el primer acercamiento.

Los gráficos demuestran que no quiere impresionarnos por su realismo, apostando así por la sencillez y por el protagonismo de una jugabilidad que no nos permita pensar en otra cosa hasta que completemos la aventura.

Level 22 Gary's Misadventures

HUMOR NEGRO

En Level 22: Gary’s Misadventures no estamos totalmente solos en la misión. Contamos con la ayuda de Marty, un amigo que sabe que llegamos tarde a trabajar y con el que nos comunicaremos a través de llamadas. Además, este personaje ha sido despedido de la empresa y salió tan apresurado, que olvidó su colección de figuras por todo el edificio.

Por lo tanto, si en el transcurso del juego nos topamos con una figura inspirada en películas, videojuegos o series, podemos recogerla y devolver a Marty lo que es suyo, a modo de favor.

Estas figuras no son el único extra, ya que en casi todas las pantallas aparecen cajas fuertes que podemos abrir recurriendo a la lógica y a la observación, para así conseguir el ansiado ‘Juego completado al 100%’.

Volviendo a la aventura, Gary irá subiendo pisos con la ayuda de Marty, que le aconseja cómo utilizar los distintos objetos que encuentra.

Un donut, un periódico, un café, un bidón radioactivo, una guía de contabilidad bien gorda, tarjetas de acceso, cajas o tirachinas forman parte de los útiles indispensables para llegar al puesto de trabajo. Todos ellos crean disparatadas situaciones, con el humor negro de por medio.

Level 22

UNA ODISEA EN EL TRABAJO

El título que le vendría al dedillo a la aventura de Gary sería “una odisea en el trabajo”. Parece sencillo subir los 22 pisos que separan a nuestro oficinista gafotas de su puesto, pero es todo lo contrario.

Algunos de los objetos permiten aturdir o envenenar a compañeros o guardias de seguridad. Otros, como el periódico, sirven para pasar desaparecibido. Esconderse debajo de una caja puede recordar a la estrategia que usaba Snake en Metal Gear para pasar desapercibido en sus aventuras.

Con estos objetos ganamos algo de margen, ya que con gran frecuencia nos vemos obligados a introducirnos dentro de armarios o maleteros, o a andar pegados a las paredes. Una simple mirada de algún compañero se traduce en el fracaso del nivel, siendo imprescindible empezarlo de nuevo.

Por norma general, cada uno tiene una puerta, por lo que antes de empezar a andar conviene pensar en un plan para llegar hasta ella. ¿Saco un café de la máquina para romperle el ordenador a ese trabajador que mira hacia el frente? Así, después podría coger el tirachinas, que me permitiese distraer al que se encuentra pegado a la puerta.

Como es lógico, la dificultad aumenta con cada nuevo nivel. Level 22: Gary’s Misadventures es un indie en toda regla, que se completa con los jefes finales. Y nunca mejor dicho. Al completar varios niveles, aparecerá uno, con un nuevo desafío que pondrá más difícil la existencia a nuestro pobre amigo.

Gary Level 22

LEVEL 22: CONCLUSIONES

Level 22, que puede pasar desapercibido, debe de ser descubierto por los amantes de los juegos de sigilo y puzles, que busquen, además, apuestas protagonizadas por el humor. Todo ello con vistas desde arriba.

Su dificultad no es muy elevada, aunque será inevitable algún que otro quebradero de cabeza para avanzar. Sin duda, las cajas fuertes son uno de los elementos más complicados y que requieren introducirse en la mente de la persona que ha puesto las contraseñas.

No es un juego excesivamente largo, pero ofrece un tiempo de juego bastante aceptable en comparación con su precio. Las posibilidades de rejugarlo son pocas, pero siempre se puede buscar el patrón de las contraseñas de las cajas fuertes y buscar por todos lados las figurillas de nuestro colega Marty.

Sus textos en castellano hacen posible su comprensión absoluta. Por su parte, su manejo es más que sencillo (sólo requiere movernos hacia los lados y mover la cámara) y la utilización de los objetos queda reflejada, en todo monento, de forma esquemática.

Su llegada a consolas le ha sentado de maravilla. Tal vez, muchos jugadores no lo vean apropiado para las consolas de nueva generación por su estética y simplicidad. Sin embargo, es esta sencillez la que da todo el protagonismo a su jugabilidad, creándose un juego original, diferente, adictivo y repleto de detalles y guiños.