Prototipo jugado: Así es Incómodos Invitados

Incómodos Invitados, el juego de cartas del que os hablamos hace unas semanas, ya está listo para lanzarse a Verkami. Será el 29 de marzo cuando comience su campaña de búsqueda de financiación, con el objetivo de convertirse en una realidad.

Mientras tanto, en Consola y Tablero ya hemos podido probar (y jugar) su prototipo. El equipo de Megacorpin Games, responsables de Incómodos Invitados, nos han presentado a sus protagonistas y nos han desvelado todos los detalles de su mecánica de juego. Eso sí, todo bajo la atenta mirada de Woodruff Walton.

Incomodos Invitados

¿QUIÉNES, POR QUÉ Y CÓMO?

El señor Walton ha sido asesinado. Así lo ha explicado él mismo en una carta, ubicada en su despacho. Tenía un total de siete sospechosos, con diferentes motivos que podrían haberles llevado a cometer el crimen.

Stanley Smithe, Mortimer W. Mollow, Beatrice y Berenice Berwick, Greg Gaffney, Claudette Cazelar y Angelica Albinson son los nombres que menciona en la carta. Walton tuvo la idea de reunirlos a todos en su mansión la pasada noche para tratar de adivinar quién querría acabar con su vida, convirtiéndoles en incómodos invitados.

Sin embargo, algo salió mal y su cuerpo ha aparecido sin vida, en el despacho. Los jugadores adquieren así el papel de detectives para averiguar quién mató al señor Walton (o quiénes en caso de que hubiera algún cómplice), qué motivo le llevó a hacerlo y qué arma utilizó.

Los testimonios del servicio, de la policía y del forense son claves en la investigación. Los mismos invitados también nos prestarán declaración, ¿pero hasta qué punto sabemos si están diciendo la verdad?

Con la hoja de seguimiento en mano, los jugadores seguirán las pistas de las cartas para tratar de llegar a una conclusión. Sólo aquél que lo haga en primer lugar se convertirá en el ganador de la partida.

Algunas de las cartas de juego.

INCÓMODOS INVITADOS: 243 CARTAS

Incómodos Invitados es un juego de mesa de 3 a 8 jugadores, con partidas de 45 a 75 minutos de duración. Las distintas combinaciones de sus 243 cartas crean un total de 3.600 soluciones distintas.

Creado por Rodrigo Gonzalo García, sus ilustraciones y diseño llegan de la mano de Samuel Gonzalo García y Laura Medina Solera. Esta apuesta, que ya ha terminado sus fases de creación y testeo, está a punto de probar suerte en Verkami.

En caso de superar su objetivo inicial, entraría inmediatamente en la fase de producción para que los mecenas pudieran recibir su juego en pocos meses. De esta forma, también llegaría a las tiendas sin necesidad de tener que esperar demasiado.

Antes de empezar la partida...
Antes de empezar la partida…

UNA PARTIDA A INCÓMODOS INVITADOS

Antes de empezar, se crea el mazo de juego atendiendo al listado de partidas y, en función de la dificultad que se desee, se escogerá una u otra. En él, se indican qué cartas incluir, una tarea muy sencilla y rápida teniendo en cuenta que todas están numeradas.

Tras esto, se reparte a cada jugador una hoja de seguimiento, un lápiz y seis cartas. Ya podrán comenzar a anotar los resultados a esas pistas. En el salón había tres personas en el momento del crimen. Stanley Smithe estaba en el salón. El crimen no se llevó a cabo con un arma blanca. Ni un ajuste de cuentas, ni un tema pasional parecen haber sido las causas.

El jugador inicial comienza su turno, preguntando al resto de jugador por dos sospechosos, por dos dependencias de la mansión o por un sospechoso y una dependencia. Las cartas cuentan con un valor, que representa la cantidad de pistas que contienen.

Así pues, por orden, los jugadores irán diciendo el número de pistas que están dispuestos a entregarle, siempre y cuando contengan al menos uno de los dos datos qué ha pedido. El jugador en turno decidirá con quiénes intercambia cartas.

Veamos un ejemplo. El jugador pregunta por Angelica Albinson y por la cochera. Los siguientes le ofrecen tres y una pista, respectivamente. Decide intercambiar pistas con los dos. El primero le entrega una carta con un valor de tres; el jugador decide darle tres cartas con valor de uno. Con el segundo intercambia una carta con valor de uno.

Los que hayan participado en el intercambio, anotarán la nueva información proveniente de las cartas. En caso de que ninguno tenga información (o no quiera darla), el jugador robará tres cartas del mazo.  El siguiente participante repetirá la misma mecánica.

En el momento en que todos hayan pedido información elegirán, mediante las fichas de resolución y de manera simultánea, si quieren seguir investigando o si intentan resolver el caso. Si todos deciden seguir, se continuará con la misma mecánica de juego, pero con un nuevo jugador inicial. Todos descartarán tres cartas y robarán otras tres del mazo.

Si alguien cree tener la solución, la consultará en la guía. Si ha acertado, habrá ganado la partida. En caso de no hacerlo, ese jugador quedará eliminado. Compartirá la información de sus cartas con el resto y se volverá a hacer uso de las fichas de resolución por si algún jugador ya lo tiene claro. La partida seguirá como hasta ahora, pero sin ese jugador.

Hoja de seguimiento.
Hoja de seguimiento.

¿LISTO PARA LANZARSE AL MUNDO?

“¡Lo complicado que tiene que ser crear las combinaciones de cartas que lleven a una única solución!” No es extraño que, tras finalizar una partida, uno quede asombrado por dos motivos. El primero, esa combinación que ha llevado a encontrar a un asesino, un motivo y un arma.

El segundo que, bajo una mecánica de juego tan sencilla, nos hayamos introducido en esa mansión. Durante aquella misteriosa noche. Con cada intercambio de cartas activamos el botón de estrategia. Tras recibir las cartas, volvemos a observar nuestra hoja de seguimiento.

Anotamos la nueva información en las casillas correspondientes. Y vamos imaginando a esos personajes, que cobran vida, desplazándose de una habitación a otra y llevándose consigo una almohada. O una soga. Sus perfectas ilustraciones lo hacen todo más sencillo.

La noche del crimen es revivida una y otra vez. Con cada testimonio cambiamos algún detalle. Tal vez todos. Y cuando estamos tan seguros de tener la escena perfecta, resulta que alguien más ha dado con ella. Porque no hay que olvidar que Incómodos Invitados es un juego competitivo.

Sólo se hará con la victoria el que dé con la solución correcta en primer lugar. Esto crea diferentes estrategias, que pueden mantenerse durante toda la partida. Si me van a dar información acerca de Mortimer W. Mollow y de la biblioteca, podría adelantar bastante en mi investigación. ¡Pero a cambio estaré entregando nueva información a otra persona!

Rebusco entre mis cartas. Están aquéllas que no aclaran demasiado. O las que han cambiado de mano en múltiples ocasiones (y que guardo con tanto aprecio para “sorprender” a mis rivales). Opto por entregar éstas. Mientras tanto, rara vez voy a optar por un intercambio. La información me llegará así de las tres cartas que robaré al final de cada ronda. Y, con suerte, cada vez que alguien no acepte un intercambio.

Soy consciente de que tardaré un poco más en resolver el caso. Pero ellos nunca sabrán que Stanley Smithe estuvo en la biblioteca y que las hermanas Beatrice y Berenice son inocentes, dado que Mórtimer W. Mollow también lo es. Descartaré esa carta del forense que indica que Walton no murió a causa de un arma blanca…

¿Será la mejor decisión?
¿Será la mejor decisión?

El otro plan a seguir se contrapone a mi egoísmo justificado. Quiero recibir mucha información, consciente de que a cambio, tendré que desvelar cosas que creía que sólo yo sabía. Participo siempre en los intercambios, aunque teniendo claro en cada momento qué tipo de información necesito y qué información quiero dar.

En no demasiadas rondas ya tendré mi hoja de seguimiento casi completada. Aunque sé que la presión es mucho mayor. No es para menos, ya que noto en las caras de mis rivales que ellos también están a punto de resolverlo. El silencio también les delata.

El dilema de quedarse con determinadas pistas o entregarlas a cambio de esa información tan suculenta es un debate interno, que durará toda la partida. El descarte también es uno de los elementos más destacados del juego, ya que, a no ser que se agoten todas las cartas del mazo, nadie volverá a ver esa reveladora carta.

Incómodos Invitados reúne, con todo ello, estrategia, deducción e investigación. Requiere de una buena concentración e incluso de riesgo. Uno de sus principales atractivos es la interacción entre turnos. El intercambio constante de cartas evita que tengamos que esperar toda una ronda para participar.

Por su parte, ya hemos visto como un jugador que falla en su pronóstico es eliminado de la partida. Pero no hay de qué preocuparse. A no ser que actuemos a lo loco, lo más común es que, si fallamos, no haya más de dos rondas de juego. Incluso alguien podría tener la solución tras desvelar todas mis cartas…

¿Y no habrá alguien que ya sepa la solución a las partidas predefinidas número uno, dos y tres? Lo más probable es que sí. Por ello, es más que recomendable elegir una al azar. No hay que olvidar que además de las que contenga la caja, sus creadores irán añadiendo más a su web oficial.

Por el momento, ya están disponibles las instrucciones completas, las hojas de seguimiento y los ejemplos de partidas de nivel sencillo.

Su temática recuerda a otros juegos de mesa como 10 Negritos, La Herencia de Tía Ágata o Cluedo. Sin embargo, bastarán pocos minutos para darse cuenta de todas sus diferencias. Principalmente porque en Incómodos Invitados no hay tablero. Sólo cartas.

Con todo ello, ¿está el prototipo listo para lanzarse al mundo? Sin ninguna duda. Es más que evidente su larga etapa de desarrollo y testeo. No hay fallos ni cabos sueltos. Todo encaja a la perfección. Sus reglas se combinan con su estética, puesto que no se entendería una sin la otra.

Es por esto que sólo quedan las fases de financiación, producción y distribución. El señor Walton ha tenido un trágico desenlace y nada mejor que honrar su memoria que con un juego repleto de misterio, emoción y tensión.

Incómodos Invitados

COMPONENTES DE INCÓMODOS INVITADOS

  • 243 Cartas
  • Carta de Información Clasificada
  • Cuaderno con Hojas de Seguimiento
  • Ficha de Turno
  • 8 Fichas de Resolución
  • Guía de Información
  • Instrucciones