Nights of Blood: vampiros, traiciones y combates en un nuevo juego de cartas

“Alimenta tu sed de sangre, esquiva la traición de tus aliados y báñate en la gloria de la victoria”. Así se presenta Nights of Blood, un nuevo juego de cartas ambientado en el universo de vampiros. Tras una larga fase de desarrollo, ultima los preparativos para convertirse en una realidad.

Nights of Blood

LA LUCHA POR UN MUNDO DISTINTO

Nights of Blood es un juego de cartas de 2 a 8 jugadores, con partidas de 15 a 30 minutos de duración. Tal y como han confirmado sus creadores, tiene previsto comenzar una campaña de búsqueda de financiación en Verkami el próximo 8 de junio.

El Regente, el vampiro más antiguo y poderoso, es quien lo domina todo. En este escenario, tres facciones tratan de alcanzar el poder: la Logia Tradicionalista, el Culto de Sangre y los Apóstatas.

Los primeros tratan de devolver el orden a la ciudad. Los segundos destacan por su furia asesina. Los terceros buscan un mundo justo, en el cual los vampiros no tengan que volver a subyugarse ante nadie.

Los jugadores se ponen en la piel de poderosos señores de la noche en uno de los tres bandos o como Regente, haciendo todo lo posible para que su Secta consiga sus objetivos. En una lucha constante con los otros vampiros por dominar la ciudad, no faltarán las estrategias políticas, las alianzas y las traiciones.

La primera facción que cumpla sus objetivos secretos habrá ganado la partida. Para ello, es preciso eliminar a los vampiros rivales y ayudar a los compañeros de equipo.

UNA PARTIDA A NIGHTS OF BLOOD

Tras crear el mazo principal, de herida y de evento, que representarán lo que ocurre cada noche, la salud de los vampiros y los acontecimientos, se reparte una carta de linaje y una de poder a cada jugador.

Cada uno recibe, además, una carta de secta, que determinará su facción y que debe permanecer en secreto. Quien tenga la de Regente la mostrará a los demás. Comienza una lucha contra él y sus defensores por dominar la ciudad. Éste robará cinco cartas del mazo y contará con cinco puntos de sangre y cinco puntos de victoria.

Los demás vampiros empiezan la partida con cuatro cartas, con cuatro puntos de sangre y con cuatro puntos de victoria. Cada ronda representa una noche, marcada por una carta de evento y, en cada una de ellas, cada jugador llevará a cabo dos acciones: robar dos cartas del mazo principal y jugar cualquier número de cartas sobre la mesa o sobre otro jugador.

En función del tipo de carta, divididas en habilidades, recursos, armas, contactos y poderes de sangre, se podrá atacar, robar o descartar cartas, defenderse, obtener refugios y armas, contratar asesinos, formar rebaños de mortales o recurrir al poder de la sangre.

Los ataques, determinados por el tipo de arma, causarán un daño en el vampiro objetivo, siempre y cuando no pueda esquivarlos. Éste tomará tantas cartas de herida como se indiquen en el arma. Hay que tener en cuenta que los vampiros que no tengan refugio serán un blanco fácil.

Cada herida leve resta un punto de vida. Una herida agravada implica la pérdida de dos puntos. Si un jugador llega a cero (todos tienen cuatro excepto el Regente), quedará eliminado de la partida a no ser que, de ahí en adelante, apareciese el evento Volver de la Tumba.

Quien haya asesinado a ese vampiro obtendrá tres cartas como recompensa si éste no pertenecía al bando del Regente. Si es el Regente quien ha matado a un vampiro de su secta, estará obligado a descartar todas las cartas de su mano.

Los mordiscos, que se llevarán a cabo con el descarte alterno de cartas de ataque, eliminan un punto de sangre al perdedor, que va a parar al marcador del vencedor. Si éste no tuviera, perdería dos puntos de vida. Si fuese eliminado de esta forma, el ganador se quedaría con una de sus cartas y con uno de sus poderes.

Estos puntos de sangre resultan imprescindibles para recuperar puntos de vida y para utilizar poderes. Dado que la sangre es la forma de vida de todo vampiro, la sed de sangre puede traer, además, consecuencias nefastas para quien la sufra.

La partida termina cuando el Regente muere o cuando lo hacen todos los insurrectos, es decir, los vampiros de las facciones. En el primer caso, ganará la secta que aún cuente con, al menos, un vampiro vivo. Si hay más de una, se seguirá la partida hasta que sólo queden jugadores de un bando. En el segundo, la victoria es para el Regente y sus seguidores.

Nights of Blood juego de cartas

PRIMERAS CONCLUSIONES…

A la espera de que comience su campaña en Verkami, es posible acceder a sus reglas de juego, así como a la historia en la que se enmarca a través de su blog oficial. También es posible conocer a fondo cómo son algunos de sus protagonistas.

Nights of Blood promete ser un juego rápido y sencillo para grandes grupos, basado en el género de identidades ocultas. Su temática de vampiros es una de las claves para atraer a los amantes de este universo, pero no es un inconveniente para los que no lo sean.

¿El motivo? Este juego de cartas se basa en la competición continua entre jugadores, a través de ataques con todo tipo de armas y mordiscos. Dado que el objetivo es asesinar y conseguir el poder, puede divertir a los jugadores que buscan intensas batallas con pérdidas de vidas, independientemente de su temática.

Por el momento, se presenta como una apuesta muy bien testeada, con una reglas muy completas y sin cabos sueltos. Sus ilustraciones y sus textos parecen complementarse con esa intensa historia que lleva detrás, reflejando un duro trabajo que, casi con total seguridad, dará sus frutos.

Nights of Blood juego

COMPONENTES DE NIGHTS OF BLOOD

  • 100 Cartas de Juego
  • 15 Cartas de Línea de Sangre
  • 20 Cartas de Poderes de la Sangre
  • 10 Cartas de Herida
  • 12 Cartas de Secta
  • 15 Cartas de Evento
  • Instrucciones