The Game of Odds: la reinvención de ‘Verdad o Atrevimiento’

The Game of Odds se presenta como el hijo entre el clásico ‘Verdad o Atrevimiento’ y la ruleta rusa. Definido como un party game, cuenta con una mecánica de juego sencilla y rápida. En estos momentos, se encuentra en la recta final de su campaña en Kickstarter, con el objetivo de convertirse en una realidad.

¿QUÉ PROBABILIDADES HAY DE QUE TE PONGA DESODORANTE COMO PINTALABIOS?

The Game of Odds es un juego de cartas para grandes grupos, mayores de doce años, pensado para las noches de los fines de semana. Creado por Stuart Edge, Walker Ward y Ty Hogue, ya está disponible para su compra en Kickstarter, a un precio de 17 dólares.

Los envíos son a todo el mundo, aunque hay que tener en cuenta que el texto de sus cartas está en inglés. Tiene otras dos recompensas, que pasan por una expansión del juego, con retos más atrevidos, y por una versión exclusiva de la campaña. Si finaliza con éxito, los mecenas recibirían sus recompensas en septiembre de este año.

Con una estética sencilla, todo el protagonismo recae en su jugabilidad. Las reglas son sencillas. Un jugador se sienta frente a otro y extrae la primera carta del mazo. En ella, aparece una pregunta, que siempre comienza con “¿Qué probabilidades hay de que?”. Tras establecer un rango numérico, ambos jugadores dirán, al mismo tiempo, el número que represente lo dispuestos que estarían a llevar a cabo ese reto.

 

the game of odds kickstarter

 

Si hay un empate en ese número, el segundo jugador tendrá que enfrentarse al reto. Si el número no coincide, el jugador retado escoge a uno nuevo para llevar a cabo un enfrentamiento. Tomará una nueva carta, la leerá en voz alta y se repetirá la misma mecánica. De ahí en adelante, si los jugadores no dicen el mismo número, el rango numérico deberá ser más bajo.

Cuando los dos coincidan, el jugador retado tendrá que enfrentarse a esa pregunta. Así, no le quedará otro remedio que aplicarse desodorante en los labios, a modo de pintalabios, de cambiar su ‘soltero’ de Facebook o de lavarse los dientes con Wasabi durante 10 segundos. Quien retase a ese jugador se guardará la carta correspondiente. El primero en obtener tres, será el ganador del juego.

Veamos un ejemplo. El primer jugador se sitúa frente a otro. Lee la primera carta. “¿Qué probabilidades hay de que dejes que te depilen un brazo o una pierna?”. Establecen un rango, por ejemplo, de uno a cinco. A la vez, los dos dicen un número, en este caso un tres. Han dicho el mismo, por lo que el segundo jugador tiene que enfrentarse al reto. El primero recibe esa carta a modo de premio.

Ahora supongamos que el número no ha coincidido. EL segundo jugador elige a un nuevo participante y, esta vez, será él quien le rete leyendo una nueva carta. The Game of Odds promete pruebas más o menos inocentes, en los que se hace necesario anticiparse a ese número, que determinará el mismo reto.

Saber qué número va a decir el contrario no sólo servirá para echarse unas risas, sino para ganar una preciada carta, que nos acerque hasta la victoria. Esta materizalición física del clásico ‘Verdad o Atrevimiento’ cuenta con una mecánica original, en la que, además, se evitan las esperas hasta que los jugadores piensan en un reto para los demás. Su parte negativa es que, esos retos propuestos, presentados en 54 cartas, son limitados.