Braggart: las hazañas de los héroes, puestas en duda en la taberna

“Cuando abrí los ojos, descubrí que me hallaba atrapado en la parte más alta de un templo abandonado. La única manera de salir de allí era por la ventana, por lo que realicé un brillante salto que me condujo hasta fuera. Fue ante la luz del sol cuando conocí a Simon, el ogro solitario. Al ver tal proeza quedó tan impresionado que relató esta historia entre sus semejantes. No sólo abandonó la soledad por la compañía, sino que mis hazañas ahora son conocidas en todo el mundo”, relató el héroe en la taberna.

Todo parecía indicar que tendría la mejor historia de todos, por lo que esas monedas estaban casi aseguradas. Hasta que aquel otro joven le acusó de mentiroso. No había testigos presentes que pudieran verificar la fascinante historia del primer héroe, por lo que todos creyeron al segundo.

Al parecer, sí que estuvo encerrado en un templo abandonado, pero, en lugar de realizar un gran salto, lo que verdaderamente impresionó al ogro fue ver como se orinaba encima… Así es Braggart, un juego de cartas que combina la estrategia con la narración.

BRAGGART EN KICKSTARTER

Braggart es un juego de cartas de 3 a 6 jugadores, con partidas de 30 minutos de duración. Creado por Kyle Daniel e ilustrado por Vicki Dalton, contará con una segunda edición con varias mejoras respecto a la original. Spiral Galaxy Games son los responsables de darle forma, y han recurrido a una campaña de búsqueda de financiación en Kickstarter para ello.

Ya ha superado su objetivo inicial, por lo que aquéllos que apoyen económicamente el proyecto recibirán su juego en noviembre de este año. La recompensa básica está valorada en 12 libras (más una adicional como gastos de envío a España) e incluye el juego y todos los extras que pudieran desbloquearse.

Braggart card game

Esta segunda edición cuenta con nuevas cartas y con símbolos adicionales en ellas, que permiten hacerse con otras de una forma más rápida. Además de financiarla, el objetivo de la campaña es distribuir el juego en América, de la mano de 8th Summit. Hay que tener en cuenta que tanto sus reglas como el texto de sus cartas está en inglés y, dado que es un juego narrativo, es preciso desenvolverse con el idioma.

OBJETIVO: OBTENER LA MAYOR CANTIDAD DE MONEDAS

La partida comienza con el reparto de cuatro cartas a cada jugador, tras barajar todas las cartas del mazo central. Tras decidir quién será el primer jugador, tiene lugar la primera ronda. Todas ellas siguen una misma estructura, compuesta por tres fases, que se repetirá hasta que el mazo se agote. En ese momento, se procederá al recuento final de puntos.

1. Fase de Robo. Se colocan boca arriba tantas cartas del mazo como jugadores haya. Empezando por el inicial, cada uno toma una carta del centro de la mesa para añadirla a su mano.

2. Fase de Alarde. Empezando por el jugador inicial, decidirán si quieren ir al bar o contar su hazaña. Quienes escojan la primera opción, robarán tres cartas del mazo, teniendo en cuenta que el número máximo de cartas en la mano es de ocho. El primero en acudir al bar será el jugador inicial en la siguiente ronda. La segunda es la forma de obtener futuros puntos.

Al relatar una historia, el jugador debe colocar sobre la mesa, como mínimo, una carta de acción y una de enemigo. Puede acompañar su relato una de presentación y otra de desenlace. Tendrá ante sí una hazaña que los demás pueden empezar a poner en duda. Lo harán a través de las cartas de mentiroso.

Si un participante pone en juego una de esas cartas, tendrá que colocar una de su mano encima de otra de la historia, del mismo tipo. El héroe narrador tendrá ante sí la versión de lo que realmente ocurrió en su historia. Las cartas de testigo también interrumpen la narración y se juegan para cancelar una carta de mentiroso (nunca hacia uno mismo).

3. Fase de Puntuación. Se cuentan los puntos que aparecen en cada carta de la historia, teniendo en cuenta los hechos ocurridos con las acusaciones y los testigos. El que sume la mayor cantidad será el ganador de la ronda y, por tanto, se guardará todas las cartas de su historia. Los demás sólo podrán conservar una, a su elección, para el recuento final.

Antes de pasar a la siguiente ronda, se comprueban los símbolos presentes en las cartas de la historia narrada, puesto que otorgan cartas extra. En el momento en que el mazo central se haya agotado, la partida finaliza. Los jugadores cuentan las monedas de las cartas que han conservado, siendo el ganador el que tenga la mayor cantidad.