13.700: Big Bang, la competición entre los creadores del universo

La loseta de Big Bang es el comienzo. A su alrededor, aparecen planetas, estrellas, asteroides, cometas, agujeros negros o supernovas. El universo continúa creciendo y, con él, el reto por cumplir con el objetivo secreto. La gran explosión ha dado lugar a una búsqueda por la alineación de astros, que promete durar millones de años. Así es 13.700: Big Bang, un juego de mesa ambientado en el espacio.

 

LA IMPORTANCIA DEL PASO DEL TIEMPO

13.700: Big Bang es un prototipo de juego de mesa de 2 a 4 jugadores, que busca hacerse un hueco en la industria. Por el momento, se encuentra en fase de demostraciones por diferentes eventos y jornadas y es uno de los nominados al III Concurso de Protojuegos de Verkami. El ganador se anunciará el 18 de diciembre y se beneficiará de una campaña de búsqueda de financiación en esta plataforma y del apoyo de una editorial.

Esta propuesta lleva a sus participantes a convertirse en los creadores del universo, en una competición que “dura millones de años”, en palabras de Joaquim y Eloi, creadores del juego. Hace 13.700 millones de años, la explosión conocida como Big Bang dio origen al universo. Es por ello que esta loseta será el punto de inicio en la partida.

Antes de empezar, cada jugador recibe dos cartas de objetivo, una de astro y otra de color, que permanecerán ocultas ante los demás. Así, el ganador será quien obtenga más puntos de victoria como resultado de una alineación de tres o más piezas consecutivas del astro o color que aparezca en esos objetivos iniciales.

Tras situar el reloj cósmico en el espacio cero, haciendo alusión al momento de la explosión, se colocan cuatro losetas debajo. Comienza el juego. En su turno, cada participante podrá colocar en el universo una de esas cuatro piezas situadas debajo del reloj, atendiendo a dos reglas.

13700-big-bang-juego-de-mesa

Una loseta de astro sólo podrá colocarse adyacente a otras dos piezas como mínimo, de las que una de ellas debe ser un astro, y haciéndola coincidir en tipo de astro (planetas, estrellas, asteroides y cometas), en color (amarillo, naranja, rojo o azul) o en fondo (vacío, estrellas y galaxia) con otra de las adyacentes.

Así, un planeta rojo sobre fondo con estrellas sólo podría colocarse al lado de cualquier otro astro rojo, de un planeta de otro color o de cualquier astro con un fondo de estrellas. Tras colocar la pieza, se descarta la que estuviera a su derecha de las situadas debajo del reloj y se desplazan las sobrantes hacia ese lado para colocar dos nuevas. El siguiente volverá a elegir una de ellas y así sucesivamente.

Mientras que la Tierra se utiliza a modo de comodín en relación a astro, color y fondo, también es posible recurrir a tres fenómenos astronómicos para manipular el universo. No puede haber dos juntos y deben colocarse adyacentes a otras dos piezas. Un agujero negro se utiliza para voltear las piezas adyacentes; una supernova otorga turnos extra; un agujero de gusano puede conectar alineaciones.

13.700: Big Bang incluye cuatro piezas de acciones espaciales, como son el eclipse, la órbita, el hiperespacio y la energía oscura. No se colocan en el universo, sino que se descartan tras llevar a cabo su efecto. El primero puede colocarse encima de un astro adyacente, mientras que la segunda es capaz de desplazar un astro siguiendo una trayectoria de órbita.

El hiperespacio mueve a la velocidad de la luz un astro hasta la otra punta del universo, mientras que la energía oscura permite acelerar el final del juego colocando dos astros en un mismo turno.

Tal y como confirman sus creadores, la relación espacio-tiempo es esencial en el juego. Una pieza colocada tiene un coste de 1 a 5 millones de años, que hará avanzar los marcadores del reloj cósmico para determinar el orden de turno.

Colocar una pieza sin fondo, haría avanzar el marcador del jugador un millón de años, mientras que una con fondo estrellado haría lo propio con dos millones. Las acciones más potentes tienen un coste de cinco millones de años. Así, el turno pertenecerá a quien se encuentre más atrás en el tiempo, esto es, a quien haya invertido menos millones de años en la creación del universo.

La partida finaliza cuando todas las piezas hayan sido colocadas, procediéndose al recuento de puntos. Se revelan los objetivos secretos y se otorgan puntos en función de las alineaciones formadas que coincidan con ellos. Supongamos que un jugador tiene un objetivo de color amarillo y otro de cometas.

Contará las alineaciones que incluyan tres o más cometas o tres o más astros de color amarilo y se atenderá a su fondo y a su relación con el paso del tiempo. De esta forma, los astros sin fondo de una alineación otorgan un punto, los de fondo estrellado dos y los de galaxia tres. El ganador será el que obtenga la mayor cantidad.

13.700: Big Bang promete ser un juego con la estrategia como principal aliada, en el que el despiste será una herramienta principal. En una combinación entre las losetas que nos acerquen al objetivo y las que fastidien a los demás, se crearán partidas interactivas y caóticas, que dejen tras de sí un universo inmenso.

Permite, además, llevar a cabo competiciones con los más pequeños de la casa o con poco habituales a los juegos de mesa a través de una modalidad de juego simplificada.