Sospechosos Inhabituales: un testigo, un criminal y once inocentes

A finales de año, Edge pondrá a la venta la versión en castellano de Unusual Suspects. Con el nombre de Sospechosos Inhabituales, se apuesta por partidas cooperativas con doce sospechosos y un único testigo. Se trata de una creación de Paolo Mori, autor, entre otros, de Augustus, Dogs of War y Libertalia.

 

EL PODER DE LA GORRA

Sospechosos Inhabituales es un juego de mesa de 3 a 18 jugadores, con partidas de 10 a 30 minutos de duración. Se conforma así como un juego rápido para grandes grupos, “ideal para fiestas”, en palabras de Edge. La editorial lo pondrá a la venta en diciembre, a un precio de 29,95 euros.

Como juego cooperativo, todos los participantes ganan la partida si consiguen identificar al criminal, entre un total de doce sospechosos. En su papel de detectives, tendrán que ayudar a la policía a encontrar a un ladrón, cuya identidad aún no ha sido desvelada. Sólo hay un testigo, pero no consigue recordar ningún rasgo que pueda identificarle. A cambio, tiene información valiosa acerca de sus hábitos, opiniones y gustos.

Existen doce personas que parecen adecuarse a ese perfil, pero once de ellas son inocentes. Uno de los jugadores se pondrá la gorra de testigo y, como tal, será el único que conozca la identidad del ladrón. Los demás son detectives y, a través de un sistema de preguntas, irán descartando sospechosos de la rueda de reconocimiento hasta que estén preparados para identificar al verdadero ladrón.

Debido a que el testigo no recuerda nada de su físico, las respuestas no serán neutrales. Es por ello que, ante una pregunta, el testigo tendrá que sacar sus propias conclusiones. En base a su aspecto, hará suposiciones acerca de los hábitos y de los gustos de los sospechosos y, lo más importante, deberá conseguir que los detectives puedan ver la relación entre aspecto y características de la personalidad.

Las preguntas, extraidas de las cartas, deben contestarse con un sí o un no. Así, por ejemplo, el testigo puede determinar que la chica del pelo azul es una amante de los videojuegos o que el hombre serio, con gafas, es asiduo a tomar el té por la tarde. Pero, ¿los demás pensarán lo mismo? No será sencillo saber quién ha ido a la universidad, cuál cree en los extraterrestres o quién sabe esquiar sólo por su aspecto.

A la hora de descartar a un sospechoso, la mayoría de los detectives debe estar de acuerdo. Si no se da con el culpable, todos habrán perdido la partida. Si se resuelve el misterio en poco tiempo o con pocas preguntas, la satisfacción será mayor. Sospechosos Inhabituales cuenta con unas reglas sencillas en las que los estereotipos pueden jugar a favor o en contra del misterio. Crea, con ello, debates inevitables sobre la manera de juzgar a alguien por su aspecto.

Cuenta, además, con una variante competitiva. Los participantes se dividen en dos equipos, con sus respectivos testigos. Ambos roban una carta de culpable, que debe ser igual para los dos. Con ello, el grupo ganador será aquél que identifique con éxito al culpable, antes que el rival.

La partida también finalizará si uno de los dos elimina al ladrón, convirtiendo al contrario en el vencedor. Su edición original, publicada por Cranio Creations, cuenta ya con una expansión con nuevas cartas de sospechoso y de pregunta.

 

COMPONENTES DE SOSPECHOSOS INHABITUALES

  • 78 Cartas de Pregunta
  • 53 cartas de Sospechoso
  • 12 Cartas de Culpable
  • Carta de Sí
  • Carta de No
  • Bloc de Investigación
  • Gorra de Testigo
  • Instrucciones