Estado de Sitio, un juego de mesa ambientado en una dura prisión

Estado de Sitio

La prisión de Al-Kahura es famosa por ser una de las más duras de todo el planeta. Sobrevivir en ella, como preso, no parece ser una tarea sencilla, por lo que todos buscan burlar la seguridad y fugarse. Esta tarea sólo sería posible dirigiendo una banda carcelaria, aprendiendo nuevos oficios, corrompiendo y llevando a sus miembros a lo más alto. Así se presenta Estado de Sitio.

 

ESTADO DE SITIO: GESTIÓN DE RECURSOS Y ESTRATEGIA

“Cada día odio más este lugar. Esta prisión de Al-Kahura es un infierno. Hace tiempo había tanta delincuencia en el país que el gobierno decidió convertir una ciudad entera en una prisión. Levantaron muros alrededor con vallas electrificadas muy altas y aquí nos encierran a los presos más peligrosos. Sólo hay tres salidas, pero están bien defendidas”, explica uno de los presos.

En su carta, describe las condiciones de ese lugar, a la par que expone su necesidad de fugarse. Todo está vigilado, pero la mayoría de guardias y policías son tan corruptos que pueden llegar a aceptar sobornos, en forma de oro y plata, por hacer la vista gorda. Por su parte, esos recursos podrían ser la clave para falsificar documentos. Existen varias opciones para una fuga perfecta, aunque lo difícil es saber cuáles son las adecuadas.

Estado de Sitio es un juego de tablero que combina la gestión de recursos con la estrategia. Con partidas de 2 a 4 jugadores, contaría con una expansión para partidas en solitario y con otra para competiciones de hasta 6 jugadores. Antonio Becerra “Lipschitzz”, creador de Time of Soccer, es el autor del juego, mientras que Enrique Díaz y Borja Segura son los responsables del diseño.

Su editorial, Elite Games, recurre a una campaña de búsqueda de financiación para tratar de convertir su proyecto en una realidad. Lo hace a través de la plataforma Verkami, en la que busca recaudar 7.000 euros. A 37 días para que finalice, ha obtenido más del 75% de ese objetivo final.

Su precio durante la campaña, con gastos de envío incluidos, es de 38 euros. Las expansiones para disfrutarlo en solitario o con hasta 6 jugadores tienen un precio de 8 y 13 euros, respectivamente. En caso de superar esa cifra inicial, podrían añadirse nuevos policías corruptos, pegatinas para las figuras o nuevos oficios. Será en septiembre de este año cuando los mecenas reciban sus recompensas.

Ahora bien, ¿cómo se desarrollan sus partidas? Cada uno de sus jugadores controlará una banda, cuyo objetivo final es reunir la máxima fama a base de mejorar la situación en la ciudad para sus miembros y de conseguir la huida de sus jefes. Dicho de otra forma, habrá que convertir a la banda en la más prestigiosa y a su líder en un personaje legendario.

A lo largo de varias rondas, que simulan los días en la prisión, se desarrolla una competición por gestionar los escasos recursos, traficar en el mercado y aprender nuevos oficios. Ganarse la confianza de los guardias corruptos será una de las claves para hacerse con el control de la prisión. Sin embargo, los principales enemigos serán los líderes de las otras bandas.

Estado de Sitio

No faltan la falsificación de documentos, las visitas al casino ni el juego de la ruleta rusa, con el miembro menos sociable de la banda. Más concretamente, cada ronda se estructura en tres fases. La fase de eventos no sólo se utiliza para preparar el escenario para la ronda, sino para que la policía patrulle por la ciudad. Esta costumbre debe ser tenida en cuenta en la toma de decisiones, puesto que podría poner patas arriba los planes.

Le sigue una fase de acciones, en la que sus participantes podrán realizar una acción mediante la gestión de las cartas de su mano. Entre las posibilidades, aparece la opción de mover figuras, adentrarse en un edificio y organizar una fuga.

Durante la fase de mantenimiento, un helicóptero lanzará algunos recursos desde las alturas, mientras que se activan los oficios o se repone el mercado. El mazo de ronda será el encargado de dictar el final de la partida, para proceder al recuento de puntos de fama. Teniendo en cuenta los provenientes de las cartas de oficio y guardia y de los documentos, y tras restar las penalizaciones, se designará al ganador, que será quien posea la mayor cantidad.

Estado de Sitio no sólo destaca por sumergir a sus jugadores en una situación caótica. Su cuidado tablero, en el que no falta ningún detalle de la ciudad, promete ser la estrella de las partidas. Se complementa con las fichas de madera, en representación de los seguidores de la banda, sus jefes y los policías, y con cartas en tamaño mini-euro.