Kyrie, el Último Refugio comienza su campaña en Verkami

Tras quince años de desarrollo, Kyrie, el Último Refugio se prepara para ver la luz. Se trata de un juego de rol ambientado en un universo medieval de fantasía, presentado en un libro de 300 páginas a color.

 

EL JUEGO DE ROL QUE APUESTA POR LA REJUGABILIDAD

Kyrie, el Último Refugio acaba de iniciar, hace unas horas, una campaña de búsqueda de financiación en Verkami. Debe superarse su objetivo, fijado en 8.500 euros, para convertirse en una realidad. En caso de hacerlo, sus responsables estiman que entraría en imprenta durante el mes de septiembre.

Durante las primeras 24 horas, el libro tiene un precio de 38 euros. A lo largo de la campaña, su precio será de 40 euros, al que pueden añadirse extras en forma de ilustraciones originales, realizadas a mano.

El resultado es un libro de tapa dura en tamaño A4, con 300 páginas y a color, tanto en su portada como en su interior. Sus ilustraciones, de la mano de Alba Porta, Fernando Solano, Antonio Manzanedo, Israel Pato, Esther Sanz, Welinthon Nommo y Jennifer Giner López, adquieren un gran peso en el proyecto, complementando las secciones de Bestiario, Armería, Tipos de PJ y Razas y Linajes.

Su autor, Francisco Quiñones (Levoayash), forma parte del proyecto Biyou Games, un estudio que reúne todos sus trabajos y los de Hugo Jiménez. Él mismo recuerda como Kyrie, el Último Refugio comenzó siendo una campaña para Rune Quest. “Pronto empezó a tener entidad propia y una trama que pedía ser continuada”, explica el creador. Quince años después, ya es una aventura independiente.

Kyrie, el último refugio

Ésta comienza con una amarga historia. Apenas queda nada de la que era una magnífica raza, con poderosos poderes. Convertida en una sombra, sus miembros son considerados vagabundos malditos y peregrinos del subsuelo. Tras el cierre de la Puerta a Nebush en los últimos días del Éxodo, se vieron obligados a partir.

Los hombres, quienes apenas se diferenciaban del resto de animales en aquella época, son ahora los que gobiernan ese imperio. Sin embargo, la oscuridad volverá algún día a arrasarlo todo, sin posibilidad de ponerle remedio. Al fin y al cabo, ciertas puertas ocultas y siniestras siempre debieron permanecer cerradas.

Los Kaldrainii y las Puertas de los Mundos serían los responsables de que ciertas entidades hayan escapado de su infierno personal, siendo libres por segunda vez en su historia. La invasión de las sombras sobre los territorios libres en el que conviven varias razas se convierte, con ello, en el escenario de fondo.

El libro expone cómo es el mundo, dónde vive cada raza y la relación entre ellas. Sin embargo, a partir del capítulo El Mundo Oculto, se hará hincapié en cómo destruirlo, por qué hacerlo y cómo se podría evitar.

A medio camino entre la vieja escuela y los elementos indie, Kyrie, el Último Refugio recurre al ‘realism’ como sistema de juego, con la intención de potenciar la rejugabilidad. Definido como “rápido, innovador, dinámico y con fondo”, pretende seguir divirtiendo al jugador independientemente de las veces que se haya disfrutado.

Así, además de contar con una aventura completa, incluye un segundo juego oculto del que conviene no desvelar nada. Será el director el único que pueda acceder a él. En el momento en que todos los jugadores crean saberlo todo sobre el juego, podrá recurrir a él y a las nuevas opciones que aporta, habiendo dejado “lo mejor para el final”, en palabras de su autor.

Volviendo al ‘realism’ como sistema de juego, se parte de la base de lanzar el tipo de dado correspondiente a la característica propia para superar una dificultad, añadiendo bonificaciones en relación a las capacidades. La innovación llega a la hora de tomar un dado adicional ante un beneficio o una complicación, para quedarnos con el resultado mayor (beneficios) o el menor (complicaciones).

Respecto a las heridas, se eliminan todos los cálculos. De esta forma, una herida bajaría los valores de característica, obligando a coger un dado de menor valor. Por su parte, si se obtiene el máximo resultado del dado, se puede introducir un giro. El mismo jugador podrá modificar las escenas, adquiriendo el papel del director por unos momentos.

Por último, se confirma la presencia de la mejora y del empeoramiento, con sus efectos, en referencia a cada punto con el que se supere la dificultad o no se llegue hasta ella.

En caso de superarse su objetivo inicial y a modo de extra, Kyrie, el Último Refugio incluiría minijuegos relacionados con su historia, pero independientes al libro. Se compondrían de tableros, cartas de distintos tamaños y fichas en forma de peones, cristales o marcadores.