Christmas Lights: la difícil tarea de desenredar las luces de Navidad

Christmas Lights

La Navidad no sería lo mismo sin esa rutina de desenredar las luces del árbol. Para recordarnos esta “gran tradición”, THA Games nos presenta Christmas Lights, un juego de cartas familiar que tendrá como vencedor a aquél que consiga iluminar el árbol.

 

CHRISTMAS LIGHTS ¿Y LA MECÁNICA DE HANABI?

Christmas Lights es un juego de cartas de 2 a 4 jugadores, con partidas de 40 minutos de duración. Creado por Adam Collins y Chad Head, cuenta con ilustraciones de Sam Bowdridge.

Con la misión de convertirse en una realidad, busca financiación en Kickstarter. Su versión Print and Play tiene un coste de 5 dólares canadienses (3,3 euros), con un envío previsto para el mes de julio, siempre que supere su objetivo inicial.

El precio del juego en formato físico, con gastos de envío a España, es de 35 dólares canadienses o, lo que es lo mismo, 23,25 euros. Esta recompensa tiene un plazo fijado para noviembre de este año. Debe tenerse en cuenta que sus reglas están en inglés, aunque sus componentes son independientes del idioma.

En esta novedad, los jugadores se sumergen en la complicada tarea de desenredar las luces de Navidad. Sin embargo, se lleva a cabo de una manera sencilla, a través de unas reglas rápidas y estructuradas, con el mazo de cartas de bombilla y de patrón.

Antes de empezar, se reparten cinco cartas de ese mazo de bombilla a cada jugador. Siguiendo la mecánica del clásico Hanabi, el jugador no podrá ver sus cartas. A cambio, podrá ver las de los demás, para saber qué tiene cada uno.

Christmas Lights

Reciben, además, una carta de patrón, a modo de objetivo. Ésta sí que podrá ser vista por el jugador, pero permanecerá en secreto ante los rivales. El ganador será quien complete tres patrones en primer lugar. Durante su turno, realizarán intercambios, bajarán bombillas a la mesa o robarán nuevas.

Un intercambio permite dar una carta de la mano a otro jugador. No sabremos cuál estamos entregando (al menos al principio), pero sí veremos la carta escogida antes de volver a verla únicamente por su reverso. Puede marcarse, colocándose al revés.

Por su parte, al jugar una carta sobre la mesa debemos atender al patrón, ya que sólo se podrá iniciar con una de las referencias de los extremos para, después, continuar la secuencia en orden. En caso de bajar una que no encaje con ese orden establecido, deberá descartarse.

Así, un patrón que muestre una secuencia de bombillas amarilla, verde, roja, rosa y azul deberá comenzarse con una carta de bombilla amarilla o azul. Una vez escogido el sentido, ya no podrá cambiarse. Es decir, si situamos una bombilla amarilla en la mesa, la siguiente deberá ser una verde.

Por último, y siguiendo con las similitudes con Hanabi, la tercera acción va encaminada a la búsqueda de información. El jugador descarta una carta de su mano para levantar una del mazo. Comprueba si puede colocar una de ellas en su secuencia.

En caso de no poder hacerlo, realizará una pregunta sobre las cartas de su mano a otro jugador, al estilo: “¿Dónde está la bombilla amarilla?” o “¿Puedes confirmarme si ésta bombilla es rosa?”. A cambio, quien le de esa información podrá jugar una de esas cartas mostradas.

El turno finaliza con el robo de cartas del mazo, hasta tener cinco. Esta mecánica se repite hasta que alguien complete su tercer patrón de bombillas, convirtiéndose en el ganador. Como en la vida real, Chistmas Lights también cuenta con cartas de bombilla rota. Pueden utilizarse a modo de comodín para continuar con la secuencia, aunque deben repararse para poder completarse.