Análisis: Tooth and Tail

Tooth and Tail análisis

Cuatro facciones se disputan el control de los accesos a la comida. La lucha entre los animales comienza por hacerse con los alimentos necesarios para el grupo. Ardillas que disparan, locos pandas con metralletas y jabalíes pirómanos son algunos de los peones del tablero mostrado en el juego de estrategia Tooth and Tail.

Sin ninguna piedad, se inicia una guerra para acabar con los rivales. Mientras los miembros de la facción más autoritaria gritan, los habitantes del pueblo se reúnen para promover la libertad. Por otro lado, la facción más sabia prepara una estratagema para aniquilar a los enemigos. Los seguidores de la facción pacifista ya se han hecho a la idea que la paz siempre viene después de una guerra…

 

TOOTH AND TAIL EN PS4 Y PC

Tooth and Tail ya se encuentra disponible en Windows, Mac y Linux, mediante Steam y GOG, y en PS4, a través de la PS Store. Este juego de estrategia en tiempo real mira hacia atrás para ofrecer una experiencia rápida y trepidante, con animales como protagonistas.

Con un precio de 19,99 euros en PC y 15,99 euros en la consola de Sony, lleva el sello de Pocketwatch Games, conocidos por ser los creadores de Monaco. Debe tenerse en cuenta que todavía no cuenta subtitulos en castellano, ni mucho menos, con voces en nuestro idioma. Sin embargo, los habituales al género no necesitarán grandes conocimientos para comprenderlo.

Tooth and Tail

Como característica básica, diremos que los combates suelen durar entre ocho y veinte minutos, dependiendo de con qué jugador nos enfrentemos o con qué inteligencia artificial estemos compitiendo. Si bien su jugabilidad es clásica, la estética pixelada tiene muy buenos acabados, tanto en las unidades, como en los edificios.

 

PRINCIPIANTES Y EXPERTOS

Cuando un juego de estrategia en tiempo real sale al mercado, es normal que se busque una clasificación entre “juego para novatos” y para “veteranos”, dada la exigencia de los usuarios de este género.

Aunque Tooth and Tail está claramente enfocado en la simplicidad, decantándose más para el lado de los nóveles, los experimentados sentirán la nostalgia del pasado.

Respecto a los controles, uno de los aspectos que más pueden preocupar a los principiantes, se convierten en uno de los puntos fuertes del juego. Es difícil creer que un RTS se pueda jugar con total indiferencia en PS4 que en PC. La sencillez y los comandos perfectos lo hacen posible en Tooth and Tail.

 

UN MODO PARA GOBERNARLOS A TODOS

Tooth and Tail tiene un modo para un jugador, considerado la campaña. A través de él, podemos ver la historia de las cuatro facciones. Su historia se irá explicando según vayamos completando las diferentes misiones que dan forma a este modo, por lo que conviene no desvelar demasiado.

Tooth and Tail

Es en él donde la creación de pantallas procedurales puede hacérnoslo pasar muy mal, con sus correspondientes picos de dificultad sin demasiado sentido. Sin embargo, como no podía ser de otra forma en un juego de estrategia en tiempo real, el multijugador es diversión pura.

Con ello, la modalidad multijugador es, sin duda, el gran atractivo de Tooth and Tail. Nos permite competir fuera de línea y en línea. En el primero, podemos disfrutar en un mismo ordenador de las queridas partidas en pantalla dividida con nuestros amigos. Por otro lado, el modo online nos concede la posibilidad de jugar para conseguir puntos o de una forma más libre.

Si optamos por conseguir puntos, los usuarios que habitan este modo nos parecerán más agresivos y competitivos. No es para menos, ya que hay que acabar con los enemigos de la manera más rápida posible para obtener una buena puntuación. Por desgracia, la posibilidad de penetrar más en la estrategia se pierde un poco.

Con su modo más libre, encontramos combates iguales que en el anterior, aunque ya no sólo luchamos por conseguir una buena puntuación. Esto otorga una mayor libertad a los jugadores para crear una estrategia más elaborada. Es aquí es donde podemos presenciar batallas realmente grandes entre animales y jugadores.

Cabe destacar que antes de empezar una partida en el modo multijugador, tendremos que elegir seis unidades que podrán ser reclutadas, dejando a las otras fuera. Podemos escoger entre 20 unidades diferentes.

 

EL JUGADOR COMO GENERAL

En los RTS, acostumbramos a ser una especie de ente para controlar y dar órdenes a nuestros soldados. En este caso, no es así. No podemos mandar a atacar a nuestras unidades de una forma directa, como puede ser en Starcarft II. Por contra, somos un comandante y podremos movernos por todo el mapa con esa única unidad.

Podemos, por otro lado, reagrupar a nuestras unidades y ordenar que ataquen, como general con nuestro portaestandarte. No es posible dar órdenes de atacar con un soldado a otro, pero sí que se puede incidir sobre unidades concretas, para que todo el ejercito se centre en ellas.

Tooth and Tail

Como general, no podemos atacar por nosotros mismos. Sí que podemos morir, pero en unos segundos volvemos a aparecer en uno de nuestros centros de comida. En ese caso, nuestras criaturas se enconarán solas en el punto en el que dieron buena cuenta de nosotros.

 

TOOTH AND TAIL: CONCLUSIONES

Tooth and Tail se define como un juego de estrategia en tiempo real muy rápido y trepidante, que cumple muy bien su papel. En menos de quince minutos, podremos de disfrutar de una partida, algo que viene muy bien a quienes no acostumbran a tener demasiado tiempo.

En estos pocos minutos, tendremos que ser rápidos de pensamiento y movimiento, ya que el equilibrio entre conseguir recursos y crear ejércitos otorga la victoria.

En esta novedad, como es habitual, quien tiene más unidades acostumbra a ganar. Sin embargo, aquí no podremos conseguir un ejército muy numeroso, ya que desde el principio contamos con pocas unidades. Con ello, si somos hábiles, podremos acabar con el rival.

Otro de sus puntos fuertes es la rápida adaptación y accesibilidad que ofrece. También hay que destacar que incorpora el juego cruzado entre plataformas, algo muy positivo cuando el multijugador se convierte en la estrella. La música es perfecta, ya que unifica muy bien la situación presentada.

Respecto a la peor parte, la campaña, con una duración de entre cinco y nueve horas, se queda algo corta. Además, la repentina escalada de dificultad es algo que resulta frustrante. Que se genere el escenario de forma procedural está más que bien, pero a veces, esto causa demasiados problemas.

 

Análisis realizado en la versión de PC.

Tooth and Tail review