Olivas, Doménikos, Gran Vía y Contagious, cuatro juegos en camino

Olivas, Doméniko, Gran Vía 1910 y Contagious

RMM Games es un sello creado por Rubén Muñoz, ubicado en Madrid. Cuenta con cuatro prototipos propios presentados: Olivas, Doménikos, Gran Vía y Contagious. Todos ellos están en fase de desarrollo y presentación en distintas jornadas y eventos.

 

Olivas y la competición del aceite

El que fuera finalista en el I Concurso de Prototipos BGC Málaga 2017 y en el I Concurso de Prototipos FrikiCon 2017, ofrece una competición de 2 a 4 jugadores, de 45 minutos, para mayores de 10 años. Ambientada en los campos del sur de Andalucía, está ilustrada por Pablo Tomás.

Con la recogida de aceitunas en pleno auge, los jornaleros ya están preparados para recolectar las olivas y elaborar el aceite. Así, cada participante controlará a un grupo de trabajadores, colocándolos en los mejores lugares. El objetivo será haber acumulado la mayor cantidad de dinero tras cuatro rondas, entregando los pedidos de aceite.

Olivas juego

Cada una de esas rondas se divide en tres fases: plantación, cosecha y entrega de pedido. En la primera, se extraen los cubos de colores de la bolsa, en representación de las variedades de aceitunas, para distribuirlos por las hileras de olivos y la almazara. Se reparten las losetas de pedido a los jugadores.

Es en la segunda donde distribuyen sus cestos (discos) en las distintas ubicaciones del tablero, atendiendo al resultado de los dados para, finalmente, entregar el pedido. En esta fase, recogen sus aceitunas para completar un pedido de aceite, con su correspondiente beneficio. Las no utilizadas pasan a ser aceitunas podridas.

 

Doménikos y su estudio de pintura

Como su propio nombre indica, esta propuesta tiene como protagonista a Doménikos, un cretense que llega a España en pleno siglo XVI. Con Tiziano, Tintoretto y Miguel Ángel como referencia, se dispone a abrir su pequeño estudio de pintura en Toledo. ¿Su misión? Convertirse en el pintor de la Corte.

Doménikos

Los participantes se ponen en la piel de sus aprendices, quienes le ayudarán a crear el cuadro definitivo. Tendrá que impresionar a la alta nobleza, por lo que se deberán “emplear con sutileza y elegancia los colores que se han encargado”, en palabras de su autor.

Con el pincel como herramienta, realizarán trazos que pudieran gustar a los mecenas. El futuro del maestro está en juego, puesto que, si no se realiza la tarea de una forma correcta, nunca pasará a ser conocido como El Greco.

 

Gran Vía y el plan urbanístico de Madrid

Al igual que en Olivas, Pablo Tomás es el encargado de ilustrar esta propuesta, basada en la construcción de la Gran Vía de Madrid. De 1 a 2 jugadores se ponen en la piel de arquitectos, dispuestos a enfrentarse al mayor plan urbanístico conocido hasta 1910.

Definido como un “filler sencillo donde la estrategia y el fastidiar al contrincante se dan la mano”, los participantes dirigen a los trabajadores de las constructoras para crear rascacielos dentro de los plazos de entrega, traducidos en dinero y gloria. Las revueltas y las huelgas se conforman como los quebraderos de cabeza.

Gran Vía 1910

Cada ronda comienza con el lanzamiento de dos dados de colores, que determinarán qué compañía trabaja y cuál se declara en huelga. El jugador en turno escoge qué empresa constructora moverán ambos jugadores y cuál estará bloqueada para el rival.

Con la figura del capataz como aliada, la competición finalizará en el momento en que alguien construya su sexto edificio (recibirá, además, una compensación). Se cuentan los puntos del marcador laboral y, aquél con la mayor cantidad, será el ganador.

 

Contagious y la cura del virus

Este “filler de cartas” lleva a 2 jugadores a competir, en partidas de 15 a 30 minutos, para mayores de 8 años. Con la estrategia y el azar como protagonistas, se ponen al mando de empresas farmacéuticas. Buscan una cura para un virus que acaba de ser descubierto en un paciente cero.

Contagious

Lejos de colaborar para encontrar remedio, buscan hacerlo antes que el rival para obtener el monopolio del antídoto y venderlo al mundo. Esto se traduce en crear una línea continua, de al menos cinco cubos propios, marcada en la carta de infección entregada en secreto a cada uno al inicio del juego.

En su turno, podrá jugar una de las cartas de su mano y reponerla con una del mazo o de las visibles en el centro de la mesa. Al jugarla, colocaría un cubo sobre la casilla indicada del paciente. Otras opciones son cambiar de objetivo, quitar un cubo del paciente o realizar una jugada especial.

One thought on “Olivas, Doménikos, Gran Vía y Contagious, cuatro juegos en camino

Comments are closed.