Análisis: Jurassic World Evolution

Jurassic World Evolution

Criaturas titánicas. Mis familiares me contaron que los dinosaurios se extinguieron hace millones de años. Desde pequeño, tan solo he podido verlos en figuras y juguetes. Parece que esto podría cambiar, ya que un magnate ha querido devolverlos a la vida.

He sido invitado a ver qué ha creado este hombre. Al principio, pensaba que no sería nada parecido a esas enormes y preciosas criaturas que protagonizaron los sueños de toda mi infancia. Nada más llegar, observo las alambradas y los enormes carteles con publicidad de dinosaurios, como el Stegosaurus. También me percato de un lago rodeado de enormes vallas y dientes de cartón, para llamar más la atención.

Al bajar del tranvía, el dueño nos espera ansioso. Hemos ido al grano: una girosfera nos acerca al recinto estrella. Ante mi sorpresa, me encuentro delante de un impresionante Brachiosaurus, seguido por un Triceratops y de un Velociraptor. Lástima que alarmas se encienden por una fuga.

Los que han tenido la mala suerte de estar conmigo allí, se topan de lleno con el “fugado”. Nada más y nada menos que un Tiranosaurio Rex. El resto ya es historia. Analizamos Jurassic World Evolution, con motivo de su esperado lanzamiento.

 

LA VIDA SE ABRE CAMINO

Desarrollado y editado por Frontier Developments, creadores de Planet Coaster, Jurassic World Evolution ya es una realidad. Ofrece la posibilidad de abrir un parque temático de dinosaurios.

Jurassic World Evolution

Con una puesta en escena visualmente brutal, tendremos que cumplir el sueño de John Hammond. Las Cinco Muertes se convierten en lugares de ocio donde disfrutar de estos animales “extintos”. Serán las atracciones para atraer a miles de visitantes y turistas de todo el mundo, quienes esperan disfrutar de una jornada inolvidable.

Esta novedad ya se encuentra disponible en PC, PS4 y Xbox One, en formato digital. Su versión básica tiene un precio de 54,99 euros en Steam y de 59,99 euros en consolas. Su edición ‘deluxe’ con el primer DLC (compuesto por cinco dinosaurios) está valorada en 59,99 euros y 64,99 euros, respectivamente.

Será el 3 de julio cuando se ponga a la venta en formato físico, en exclusiva para consolas. Debe tenerse en cuenta que está traducido al español, tanto con textos como con voces.

 

LOS GERENTES DE UNA RED DE PARQUES

Jurassic World Evolution nos pone en la piel de gerentes de una red de parques de dinosaurios. Empezando por la Isla Matanceros, recorreremos las islas famosas por su nombre en conjunto: las Cinco Muertes. Al juntar la más grande, Isla Nublar, encontraremos un total seis islas.

Esta última es el modo ‘sandbox’, reservado para el final de la aventura. Siguiendo el orden que casi nos impone el juego, después de Matanceros, llegaríamos a Isla Muerta para proseguir con Isla Sorna, Isla Tacano e Isla Pena.

Jurassic World Evolution

El objetivo en todas ellas es construir un parque temático de dinosaurios, aunque con distintas condiciones. En Matanceros, nos enfrentamos a una isla pacífica y tranquila en cuanto a tormentas y a dificultad que entraña el terreno. Sin embargo, en la Isla Pena, el espacio es muy reducido, obligándonos a aplicar la máxima estrategia y gestión.

El juego se centra en crear dinosaurios para entretener a la gente, capaces de atraer a cada vez más visitantes al parque. No hay que olvidar que se trata de un negocio y, como tal, prima el dinero. Mediante contratos y vendiendo minerales o fósiles, podremos conseguir esa financiación para seguir con nuestro proyecto.

No faltan las fotos a los dinosaurios, para ganar más dinero, ni la propia venta de criaturas. Estos colosales seres pueden ser creados con la extracción de fósiles, gracias al envío de equipos de extracción hasta los yacimientos. Para esta labor, tendremos el edificio Centro de Expediciones.

El último paso es extraer el ADN que encontremos en estos yacimientos y trasladarlo al Centro de Fósiles. Dentro de cada fósil, podemos encontrar más o menos ADN para llenar el porcentaje real que tendremos de las diferentes especies. Una vez completado al cien por cien, habremos conseguido un dinosaurio puro.

 

INCUBAR HUEVOS Y CUIDAR DE LOS ANIMALES

Al conseguir el ADN de una especie, podremos incubar un huevo, siempre y cuando tengamos un porcentaje de cincuenta por ciento como mínimo. Esta tarea se lleva a cabo en el Laboratorio de Creación Hammond. Este edificio hace crecer al dinosaurio en lo que dura su período de crecimiento. Aunque no lo podemos ver, disfrutaremos con el resultado final: un dinosaurio adulto.

Jurassic World Evolution

Una vez conseguidos los dinosaurios, tendremos que alimentarlos y hacer que tengan una fuente de agua cercana. Cada especie necesita determinados requisitos de bioma, es decir, debe haber un número mínimo de criaturas de la misma especie juntas y un número máximo dentro de su misma cerca. Esto obliga a mirar con lupa cada colocación.

La parte negativa es que, o nos lo aprendemos, o no podremos consultar todos estos requisitos antes de incubarlos. Esta situación puede derivar en parques con los mismos animales para evitar futuros problemas.

 

LA PUESTA EN ESCENA

Sin duda, en lo que más brilla este juego es en el aspecto visual, convirtiéndose en una auténtica maravilla. Los fans de las sagas Jurassic Park y Jurassic World valorarán el enorme realismo de los dinosaurios. La vegetación, los edificios y los pequeños detalles, como el aire que mueve los arboles, están muy bien recreados. Las texturas y los sonidos son de sobresaliente.

Por desgracia, hay un gran “pero” y viene de la mano de los visitantes. Las vestimentas de algunos no son acordes con su función. Es raro que un visitante vista con una bata de científico si está recorriendo el parque al lado de otros que no la llevan. La escasa interacción con todos ellos es otro de sus puntos negativos.

Jurassic World Evolution

Respecto a los dinosaurios, la importancia del detalle es máxima, con los sonidos característicos de cada uno de ellos. Sus movimientos y comportamientos son responsables de un pequeño hormigueo en el cuerpo, al menos hasta que nos damos cuenta de que las animaciones en combate son escasas. Sin ir más lejos, algunas carecen de fundamento.

Cabe mencionar, a los nostálgicos, que aparecen muchos de los personajes de la saga cinematográfica. Eso sí, en forma de consejeros. Nos darán sus opiniones al respecto sobre algunas de nuestras acciones, siendo Ian Malcolm el más pesimista de ellos. No faltan sus citas icónicas como “la vida se abre camino”.

 

JURASSIC WORLD EVOLUTION: CONCLUSIONES

Jurassic World Evolution no puede considerarse un fiel representante de la gestión, a diferencia de Planet Coaster, obra de sus mismos desarrolladores. No cuenta con aspectos clave del género y su rejugabilidad es baja. Su esperado modo libre acaba por convertirse en un ‘sandbox’ sin demasiado sentido.

En él, tenemos dinero ilimitado y podemos configurar la dificultad de los acontecimientos malos que nos puedan afectar. La peor parte llega al comprobar que no existe la posibilidad de extraer fósiles, de investigar ni de realizar expediciones.

Jurassic World Evolution

La Isla Nublar es la escogida para llevar a cabo esta “libertad” y debería ser hacia ella a la que se enfoquen las posibles correcciones en futuras actualizaciones. Dado que aquí se muestran casi todos los aspectos negativos del juego, debería ser algo en lo que centrarse.

Al desbloquearlo todo, lo único por hacer será repetir una y otra vez todo. Teniendo en cuenta el precio del juego en todas sus plataformas, este aspecto no juega demasiado a su favor.

No tenemos el control de los precios en las atracciones, ni tampoco de la entrada al parque. En cambio, lo tenemos en las tiendas de regalos, bares, restaurantes, recreativas o boleras. La variedad de opciones de ocio, al menos, es grande.

Otro aspecto que lo aleja del género de la gestión es la imposibilidad de tener información sobre los visitantes. No podemos interactuar con ellos para saber qué piensan o cuánto dinero les queda. Tampoco podemos ampliar el parque comprando terreno, ya que el espacio de las islas ya está definido.

Además, resulta inexplicable que no aparezcan dinosaurios acuáticos, como el imponente Mosasaurio, mostrado en las dos películas de Jurassic World. La única explicación parece residir en la ampliación del juego con futuros contenidos descargables y actualizaciones.

Jurassic World Evolution Gestión

Debe tenerse en cuenta que no es posible acelerar el tiempo, aunque dada la buena velocidad del juego no es un problema como tal. Sin embargo, tal vez así ganaríamos tiempo para reaccionar cada vez que alguna criatura enfermase, evitando las tristes muertes.

Por suerte, no todo en Jurassic World Evolution es malo. Entre sus mejores puntos, encontramos la posibilidad de cuidar de los animales y de encargarnos de su mantenimiento, mediante el puesto de guardas.

Si queremos acción, podemos conducir coches, helicópteros e incluso las girosferas. Desde los primeros, es posible renovar manualmente los lugares de comida destinados a las criaturas y sedarlas. Ver como una criatura se escapa y empieza a comer visitantes es algo que merece la pena ver. ¿Qué tal un pequeño descuido con las puertas?

Otro aspecto positivo son los contratos con los que ganar reputación, entre las tres ramas ofrecidas: ciencia, entretenimiento y seguridad. Cumpliendo contratos de cada rama, subirá la apreciación. Exigirán algunas condiciones, como tomar fotografías especificas o tener una determinada puntuación del parque.

Por otro lado, podemos ir y venir de una isla a otra a nuestro antojo, en cualquier momento. Esto hace que podamos retomar el parque que construimos en la islas del inicio para incorporarle los nuevos fósiles de dinosaurios que hayamos desbloqueado.

El número de dinosaurios iniciales, si conseguimos desbloquearlos todos, excede los cuarenta (con los cinco de la edición ‘deluxe’ llegaremos a los cincuenta). Entre ellos, encontramos al temido Indominus Rex, pasando por el Velociraptor o el majestuoso Tiranosaurio Rex. Será el 22 de junio cuando se añadan seis nuevos dinosaurios de El reino caído, mediante una actualización gratuita. El Indoraptor sería uno de los protagonistas.

En resumen, Jurassic World Evolution es un juego que recrea la idea de John Hammond a la perfección, pero sin llegar a ser un juego de gestión como tal. La falta de opciones y sus breves pinceladas de aspectos clave pueden hacer que los amantes del género lleguen a decepcionarse.

Sin embargo, la espectacularidad que nos ofrece es algo que no se ha visto hasta la fecha en un juego así. En los tiempos en los que corren, tener una amplia variedad de dinosaurios sin cajas de botín es algo de agradecer. Los fans de estas criaturas y quienes se inicien en la gestión sí encontrarán en éste su juego soñado.

 

Análisis realizado en la versión de PC. 

Jurassic World Evolution nota