Dicium: cuatro juegos de mesa en uno de la mano de GDM Games

Dicium

No es raro que un juego de mesa incluya distintas modalidades que modifiquen las reglas originales. Sin embargo, no es habitual que conste de varios juegos en una misma caja. Es el caso de Dicium, una original propuesta cuya edición en castellano se lanzará a lo largo de 2019, de la mano de GDM Games.

 

CUATRO JUEGOS EN UNA MISMA CAJA

Dicium es un juego de mesa de 1 a 4 participantes, con retos de 30 a 60 minutos. Recomendado a partir de los 8 años, es una creación de Joachim Thôme. Sus ilustraciones corren a cargo de Pascal Quidault.

Publicado por Geek Attitude Games en su edición original, GDM Games ya trabaja en su versión en castellano. Llegará a lo largo de 2019, con reglas y cartas traducidas, respetando el formato de caja de gran tamaño.

Dicium

Su trama gira en torno a unos dados legendarios, capaces de transportarnos a distintos universos. Siguiendo una mecánica común, ofrece cuatro juegos con sus propias reglas. Crazy Cup nos lleva a competir en una carrera hasta la meta, mientras que Dungeon nos permite unir fuerzas en una mazmorra.

Civilization se define como una lucha por formar parte de la historia, con sus construcciones. Por último, Shogun es una confrontación asimétrica entre ninjas y samuráis. Aunque comparten componentes, también cuentan con sus elementos exclusivos.

 

DICIUM: UNA PARTIDA

Los cuatro juegos de Dicium tienen sus reglas específicas. Sin embargo, siguen la regla “2-2-2”. Significa que en cada uno de sus turnos, el jugador podrán lanzar los dados dos veces, realizar dos acciones y guardar dos dados sobrantes en su reserva.

Los participantes contarán con tableros individuales, donde se marca el número de dados a lanzar (característica que puede mejorarse a lo largo de la aventura) y sus bonus. Atendiendo al primer valor, lanzarán los dados. Podrán relanzar los que deseen, incluidos los de su reserva.

El objetivo es encontrar combinaciones numéricas y de colores con las que llevar a cabo dos acciones. En el caso de los números, se buscará una pareja, resultados consecutivos, un trío, una doble pareja, cuatro resultados iguales, un “full” o cinco números iguales.

Atendiendo a los colores, será necesario reunir dos o más colores idénticos. Las distintas combinaciones permiten moverse, realizar mejoras, ejecutar poderes, obtener nuevas cartas o construir, entre otras opciones, incluidos los ataques y las defensas. En esas luchas, entra en juego el dado de combate.

El turno finaliza con la opción de guardar dos dados no utilizados en la reserva (espacio del tablero individual). Los demás deben descartarse. Atendiendo a esta mecánica, encontramos cuatro retos distintos. Tras escoger uno, debemos tomar sus componentes, guardando en la caja los sobrantes.

Dicium

Dicium Crazy Cup (competitivo)

1-4 jugadores. 30-60 minutos. +8 años. 

La carrera está a punto de empezar y sólo puede haber un ganador. Tras colocar los meeples en la casilla de salida, comienza el juego. Atendiendo a los números y a los colores de los dados, podremos mover el peón a distinta velocidad, obtener dados extra o realizar mejoras.

También es posible adquirir fichas de tecnología, a canjearse en los distintos tipos de terreno para aprovecharse de los atajos. El robo de cartas de trampa, a utilizar en el momento indicado de la carta (sin gastar acciones), completa las opciones junto a los choques o el uso de dirigibles, para saltar obstáculos sin gastar fichas.

Con un choque, un rival puede estar obligado a retroceder. Se utilizan el dado de combate y los posibles resultados y bonus rojos. El ganador será el que cruce la línea de meta en primer lugar o el que haya llegado más lejos en caso de que varios lo hayan hecho en la misma ronda. Cuenta con modalidad en solitario (contra un dron), por equipos y para principiantes.

Dicium

Dicium Dungeon (cooperativo)

1-4 jugadores. 30-60 minutos. +10 años. 

Convertidos en un guerrero, un ladrón, un mago y un elfo, los jugadores se trasladan al interior de una mazmorra. Su objetivo es obtener la corona del Rey Goblin antes de que regrese al trono.

En este caso, las combinaciones de los dados permitirán moverse, abrir puertas, lanzar bolas de fuego, cruzar paredes, matar a goblins, colocar o mover portales y abrir cofres de tesoro y de reliquia. También sirven para los combates. A la regla de oro “2-2-2” se le añaden dos fases más.

Así, el turno de cada jugador comienza con el robo de una carta de su mazo de aventura, para aplicar el efecto (positivo o negativo). Después de lanzar los dados, está permitido trasladarse a cualquier portal sin gastar una acción.

Cada vez que un monstruo sea derrotado, pasará a su espacio del tablero individual para reducir el número de tesoros necesarios para la victoria. Un goblin vencido regresa a la pila, mientras que un cofre abierto pasa al marcador de cofres (boca abajo). Las reliquias también se dejan ahí, aunque boca arriba, con una habilidad permanente para todos.

Al revelarse la carta de Rey Goblin, éste entrará en escena. En lugar de robarse una carta del mazo, se lanzará el dado de combate para determinar cuántas posiciones avanza y si un nuevo goblin entra al tablero. Todos ganan si encuentran la corona, escondida en un cofre de reliquia, y si reúnen los tesoros indicados en el marcador del jugador que haya derrotado a más monstruos.

Por contra, todos pierden si el Rey Goblin llega hasta el trono sin que se hayan cumplido ambas condiciones o si no quedan más goblins en la reserva y uno nuevo debe entrar en el tablero. Cuenta con un modo para principiantes y con otro heroico.

Dicium

Dungeon Civilization (competitivo)

1-4 jugadores. 30-60 minutos. +12 años. 

Trasladados a la Antigua Grecia, los jugadores compiten por la mayor cantidad de puntos. Tras establecer su capital, empieza el juego. Los dados les permiten moverse por mar y por tierra, obtener bonus, luchar, lanzar la furia de Zeus contra un rival u obtener una carta de filósofo, con su efecto correspondiente.

A través de los resultados, podrán construir ciudades, templos y maravillas y colocar fichas de héroe (descubriendo nuevas habilidades), con sus correspondientes puntos de victoria. Con un escenario dividido en nueve áreas, cada participante sólo podrá tener un edificio de cada tipo en cada una de ellas.

Las luchas entre los jugadores y contra criaturas mitológicas están a la orden del día. La partida llega a su fin al robarse la última carta de puntos de victoria. A los obtenidos a lo largo de la partida se les suman dos por cada región con al menos una construcción propia, dos por filósofo no utilizado y los correspondientes a los objetivos comunes y secretos. Cuenta con modo en solitario.

Dicium

Dicium Shogun (asimétrico)

2-4 jugadores. 30-60 minutos. +12 años.

Una tranquila clase de karate desencadena en un viaje hasta el mismo Japón. El primer paso es escoger un bando: los ninjas tienen como objetivo capturar al Shogun. La misión de los samuráis es impedirlo. En esta ocasión, cada uno contará con sus propias acciones, en base a los resultados de los dados.

Los ninjas podrán moverse, cruzar puertas y paredes, lanzar ataques a distancia, realizar mejoras o colocar fichas de Torii y nuevos ninjas. Los samuráis se moverán, encenderán antorchas, realizarán mejoras o introducirán fichas de guarida o nuevos samuráis.

Hasta el momento en que los ninjas capturen al Shogun, éste formará parte del bando de los samuráis, pudiendo moverse como uno de sus meeples. Al ser atrapado, ocupando la misma casilla que él, ya no podrá liberarse. De ahí en adelante se moverá junto con el ninja.

Los ninjas ganan al transportar al Shogun a una casilla de Torii o cuando el último samurái sea derrotado y no pueda regresar a una guarida. Los samuráis vencen al descartar cinco cartas de alerta (se hace tras ganar una lucha o al encender una antorcha) o cuando el último ninja sea derrotado y no tengas espacios de Torii a los que regresar.

 

DICIUM: CONCLUSIONES

De alcanzar la máxima velocidad en dirigible, hemos pasado a vencer a un goblin tras otro. ¡Malditas plagas! Aunque no hayamos conseguido la corona, sí hemos sido capaces de crear la civilización más asombrosa del mundo. O, al menos, el de mi lado, ya que pocos templos y maravillas he aportado yo.

Viajamos de Grecia a Japón en un abrir y cerrar de ojos. En esta ocasión, estuve en el bando correcto y capturamos al Shogun. Costó lo suyo, pero mereció la pena. ¿Qué será lo siguiente? ¿Una nueva aventura en la mazmorra? Parece ser que la emoción de abrir cofres no tiene rival en cuanto a entretenimiento…

Dicium nos presenta una historia de leyenda, protagonizada por unos dados especiales. Como dijo el abuelo, al aprender a utilizarlos tendríamos ante nosotros aventuras épicas. No se equivocaba en absoluto. Es tan sencillo viajar por el tiempo y por distintos escenarios como introducirse en ellos.

Al iniciarse en el universo propuesto, es habitual que nos asalten las dudas. ¿No son demasiadas reglas para cada juego? ¿Cómo podré recordarlas todas? ¿Por cuál empiezo? El primer paso es aprender las reglas básicas. Esa estructurada regla del “2-2-2” como base de todo. A partir de ahí, es recomendable disfrutar de cada juego antes de pasar al siguiente.

Están ordenados de menor a mayor dificultad, siendo Crazy Cup el más sencillo de todos. No cuenta con combates directos, pero sí con interacción marcada por los efectos de las cartas. En una carrera a contrarreloj, buscaremos los mejores atajos y trataremos de hacer retroceder a los demás.

Es la mejor forma de empezar a ver combinaciones y de descubrir la importancia de las mejoras. Poder lanzar más dados en cada turno y contar con bonos adicionales permanentes es clave para la victoria. Una inversión que acaba dando sus frutos.

Resulta habitual que los primeros lanzamientos sean algo caóticos. Veremos colores y números y, tal vez, no sepamos muy bien con qué combinaciones quedarnos. Por norma general, cuantos más resultados idénticos haya, mejores serán las acciones. Sin embargo, en función del momento, podrían venirnos mejor otras. La improvisación sobre la marcha es la forma de ir progresando.

Es recomendable darnos nuestro tiempo en las primeras partidas y enfocarlas como retos de prueba. Será la misma fórmula de ensayo y error la que nos haga ver los aciertos y los fallos para no repetirlos en las siguientes competiciones. El análisis parálisis va reduciéndose conforme avanza el tiempo. Por increíble que parezca, nuestra mente no tardará en ser capaz de reconocer números y colores de una forma rápida, para quedarnos con los mejores.

Dicium

Dungeon tampoco tiene combates entre jugadores, puesto que es cooperativo. La que podría considerarse la gran estrella de Dicium, por adaptar el sistema de una forma perfecta a las características de la exploración de mazmorras, nos lleva a experimentar la emoción en primera persona, ya que el tiempo es limitado.

Un error se paga caro, sobre todo porque los goblins no paran de entrar en escena. Vencer a monstruos será tan importante como abrir cofres. La comunicación es la herramienta fundamental, puesto que sin una buena coordinación de movimientos, costará cubrir todas las zonas.

La dificultad ya aumenta considerablemente en Civilization, así como la interacción entre jugadores. En este caso, no sólo debemos estar atentos a nuestras decisiones, sino a las de los demás. Ya hay control de áreas y lucha por los objetivos comunes. El despiste y una buena gestión también aparecen. Con ello, y aunque estemos deseosos de empezar a construir, es preciso hacerlo cuando ya dominemos los dos juegos anteriores.

Shogun está considerado el juego más complicado, ya que cada bando cuenta con sus propias combinaciones. Es el que mejor funciona a tres y a cuatro jugadores y combina la cooperación entre miembros de un mismo equipo con la competición entre bandos. Nos lleva a poner en práctica el equilibrio entre ataque y defensa.

Antes de enfrentarnos a cada reto, nos preguntaremos cómo podremos asociar cada resultado a cada acción. Sobre todo, si la memoria no es lo nuestro. Cada tablero individual cuenta con una guía esquemática que, aunque no entra en detalles sobre ciertos requisitos, sí que nos permite saber qué hacen los distintos resultados.

Por si no es suficiente, su manual de instrucciones está organizado por juegos, a la vez que cuenta con numerosos símbolos. Así, una consulta no llevará mucho tiempo. Porque ya bastante hay con reflexionar sobre las opciones…

Con todo, aún quedará bastante información para recordar. No estamos ante un juego para principiantes, a pesar de que recurre a la esencia del póquer, al menos en los dos últimos juegos. Lo bueno es que tampoco necesitamos ser unos expertos en cada género propuesto, gracias a sus distintas modalidades.

Por si no hubiera suficiente con cada juego, aparecen los modos adicionales. Además de permitir el juego por equipos o en solitario (sin desperdicio), nos explican las más que necesarias reglas simplificadas. Se propone recurrir a cinco dados desde el principio o utilizar sólo las combinaciones de colores. Es la mejor opción con niños y para entrenar a nuestra mente.

Así, la rapidez mental, la observación, la percepción visual, la mirada en perspectiva y el cambio constante de estrategia están siempre en juego. El azar está presente en buena parte, pero podremos gestionarlo. Arriesgarse con una nueva tirada, aplicar bonus o combinarla con las cartas son algunas de las herramientas para lograr el resultado deseado.

Cada turno siempre tendrá su utilidad. Podremos no realizar todo lo que queremos, pero con la enorme cantidad de combinaciones, es muy complicado quedarse de brazos cruzados. El ahorro de cara a un siguiente turno y la gestión constante también hacen ganar peso a la estrategia sobre el azar.

Los alérgicos al factor suerte deben tener en cuenta que, aun así, los dados son el principal motor del juego. Sin ellos no habría rejugabilidad infinita, ni opción a escenarios infinitos de cara a un futuro.

Dicium hará las delicias de quienes buscan propuestas originales, ya que es uno de los juegos más completos que podemos encontrar hoy en día. Encantará a los amantes de la exploración de mazmorras, de los combates, de los objetivos secretos, de la construcción de ciudades, del control de áreas, de la competición individual y por equipos y de la cooperación.

Dicium

También a quienes adoran frustrar los planes de los rivales, a los que disfrutan gestionando el riesgo y a los que buscan retos en solitario. En definitiva, a los que no se encasillan en una mecánica determinada y quieren dejarse sorprender con nuevos juegos.

La experiencia al abrir la caja equivale a entrar en una tienda de juegos de mesa y encontrar títulos de temáticas muy dispares y de mecánicas distintas. La diferencia es que no tendremos que elegir uno u otro, para alegría del espacio limitado de la estantería y de nuestro bolsillo.

Acompañado de una estética acorde a cada trama y de unos componentes resistentes, estamos ante una de las mejores reinvenciones del póquer hasta la fecha. La publicación de su edición en castellano, por parte de GDM Games, se convertirá en una de la más esperadas de 2019.

El que es uno de los proyectos más ambiciosos de la editorial derrocha originalidad en cada esquina y puede presumir de su mezcla constante de emoción y nervios. Recurre a un sistema inteligente y a un aprovechamiento máximo. A un gran nivel de adicción y a una magia permanente. A una de las experiencias más cuidadas de la historia, incluso para los más exigentes.

 

COMPONENTES DE JUEGO

  • 43 Cartas de Aventura
  • 30 Cartas de Trampa
  • 16 Cartas de Filósofo
  • 10 Cartas de Objetivo Común
  • 10 Cartas de Objetivo Secreto
  • 11 Dados Dicium
  • Dado de Combate
  • 32 Marcadores de Bonus
  • 4 Marcadores de Dado
  • 12 Meeples de Jugador
  • Meeple Grande
  • 20 Fichas de Ciudad
  • 12 Fichas de Héroe
  • 9 Fichas de Monstruo
  • 8 Fichas de Templo
  • 8 Fichas de Criatura Mitológica
  • 8 Fichas de Tecnología
  • 6 Fichas de Goblin
  • 6 Fichas de Tesoro
  • 6 Fichas de Antorcha
  • 4 Fichas de Maravilla
  • 4 Fichas de Capital
  • 4 Fichas de Torii
  • 4 Fichas de Guarida
  • 3 Fichas de Puntos de Victoria
  • 3 Fichas de Reliquia
  • Ficha de Portal
  • Ficha de Tornado
  • Marcador de Cofres
  • 8 Tableros de Jugador Reversibles
  • 2 Tableros Centrales Reversibles
  • Instrucciones

One thought on “Dicium: cuatro juegos de mesa en uno de la mano de GDM Games

Comments are closed.