¿Cuál es la mejor silla gaming barata y buena?

sillas gaming baratas

“Lo barato sale caro”. Es uno de los grandes mitos que escuchamos cada día. No decimos que en algunos casos no sea cierto, pero en otros parece limitarse a una mera estrategia de marketing de las grandes empresas.

La calidad no siempre se sacrifica con el precio, por lo que es cuestión de buscar y de no tomar decisiones precipitadas. Analizaremos lo que queremos y necesitamos. ¿Una silla gaming económica? No basta con quedarnos con la que encaje en el escritorio (que también), sino con una que cuide nuestra postura. Te contamos cómo elegir la mejor sin grandes quebraderos de cabeza.

 

LAS MEJORES SILLAS GAMING BARATAS

Al igual que no escogemos cualquier ordenador o la primera consola que pase por delante, tampoco deberemos elegir una silla gaming a la ligera. Al fin y al cabo, será la gran aliada en las tardes y noches de juego. La compañera del éxito. La que nos permita acabar una partida con orgullo, preferiblemente, sin dolor de lumbares.

Queda claro que queremos una silla gamer barata. A partir de ahí, será momento de quedarnos con aquélla que reúna calidad, comodidad y durabilidad. Seleccionamos las tres mejores del mercado.

VALK

1. VALK NYX – La mejor silla gamer barata

Para muchos, este modelo se ha hecho con el título de mejor silla gaming barata del mercado actual. ¿Los motivos? La combinación entre ergonomía, calidad y estética. Vamos por partes.

Está diseñada para ofrecer comodidad máxima, gracias a su relleno de espuma moldeada en frío. Es capaz de adaptarse al cuerpo a la perfección. Aunque no nos demos cuenta, tendemos a jugar con posturas raras, algo que evitaremos con esta silla, puesto que corrige, en buena parte, las posiciones.

Los cojines, tanto lumbar como cervical, podrán añadirse o quitarse en segundos. En lo que respecta a altura y peso, resulta ideal para los que miden menos de 1,90 metros. Resiste hasta 120 kilos.

El respaldo es reclinable hasta 160 grados y los reposabrazos, detalle que suele pasarse por alto, son acolchados, suaves al tacto y regulables. Por menos de 200 euros, estaremos invirtiendo en salud y en durabilidad.

El material con el que está fabricada garantiza una resistencia al paso del tiempo. Está recubierta en cuero sintético microperforado, por lo que es transpirable y fácil de limpiar. Con ello, se reduce el sudor y nos levantaremos sin quedarnos pegados.

Además, cuenta con un pistón de gas de clase 4, convirtiéndose en uno de los mecanismos de elevación más resistentes. Se acompaña de una sólida estructura de acero. Por último, ofrece tres colores diferentes, adaptándose a nuestra habitación gaming.

Newskill

2. Newskill Kitsune – La mejor silla gamer barata y buena

Con su relación calidad-precio como gran atractivo, estamos ante una de las sillas más populares del momento. Soporta hasta 150 kilos y es compatible con todo tipo de posturas, incluyendo las piernas cruzadas.

Se define como un asiento de grandes dimensiones, con una espuma de alta densidad y un material que evita la deformación. La vida útil queda garantizada, por lo que no necesitaremos adquirir una nueva en un corto período de tiempo. Ese gran tamaño se plasma en su cojín cervical, que podremos quitar cuando queramos.

A esa espuma interior, se le suma un respaldo grande con una cubierta en cuero polipiel, agradable al tacto. Aunque resulta fácil de limpiar, es importante señalar que no transpira igual de bien que la anterior. Por suerte, no renuncia a las curvas de la espalda, adaptándose al cuerpo.

Los reposabrazos también son ajustables, ayudándonos a encontrar la postura perfecta y a evitar los molestos (y frecuentes) choques contra el escritorio. Es reclinable en 180 grados.

GTPlayer

3. GTPlayer Racing Series – La mejor silla gamer barata con reposapiés

Para quienes siempre hayan soñado con sillas gaming con reposapiés, hemos incluido la mejor del momento en esta selección. Es capaz de imitar la comodidad de una cama, combinando una inclinación de 135 grados con su reposapiés.

Se compone de una estructura metalizada, con la sensación de seguridad y estabilidad que conlleva. Como la anterior, es un asiento de grandes dimensiones. En este caso, soporta los 170 kilos.

En cuanto a materiales, está fabricada en cuero sintético. Resulta resistente al paso del tiempo y es impermeable y fácil de limpiar con solo un trapo húmedo.

A diferencia de las dos primeras, incorpora dos altavoces en la parte posterior del respaldo, algo que no acostumbra a ser muy habitual, por el momento, en sillas baratas. Emiten un sonido nítido, conectado por bluetooth a cualquier dispositivo, desde el que regularemos las funciones de audio.

El resultado es una experiencia envolvente, capaz de introducirnos dentro del juego. La estética no se queda atrás, al estar disponible en tres colores y tener reposabrazos 3D. Toma como inspiración los asientos de los coches deportivos, por lo que hará las delicias de los amantes de la velocidad.

 

BENEFICIOS DE COMPRAR UNA SILLA GAMER ECONÓMICA

Invertir en una buena silla gamer es apostar por la salud y por mantener viva una afición durante muchos años. Si nuestra espalda está sana, evitando las malas posturas, disfrutaremos al máximo de los videojuegos en el presente y en el futuro.

Como hemos visto, la calidad no está reñida con las propuestas económicas. Los beneficios de hacernos con la que mejor se adapte a nuestra preferencia son más que visibles.

sillas gaming baratas

Ergonomía

Al igual que cualquier colchón no es válido, tampoco nos sirve cualquier silla. No necesitamos dedicarnos profesionalmente al sector de los videojuegos para pasar horas delante de la pantalla. Si el cuerpo sufre, todo carecerá de sentido. ¿Desde cuándo esta aventura es tan mala? ¿Por qué pierdo todas las carreras?

Está más que demostrado que los juegos presentan infinidad de beneficios. Ayudan a activar la mente y los reflejos, a la par que potencian la resolución de problemas. Nos dotan de conocimientos y son un medio apto a la hora de socializar. No sería justo renunciar a todo ello por dolores de espalda.

Precisamos de sillas gaming que se adapten a nuestra estructura. A nuestro peso. No todos los cuerpos son iguales, por lo que un modelo fijo no funcionará de la misma forma para todos. Necesitamos flexibilidad. Cojines adaptables. 

Diseño

Un buen diseño garantiza una estructura sólida, que resista al paso del tiempo. Querremos una silla gamer de bajo presupuesto que apueste en durabilidad, de ahí que el diseño sea una pieza fundamental.

Así, necesitaremos que nuestra fiel compañera esté diseñada para adaptarse a las formas naturales de la espalda. Que resista bien el paso del tiempo. Que sea estable, para no llevarnos sorpresas. Los sustos al volcar o al desmontarse piezas son una de las peores experiencias para un gamer.

El diseño es importante en el interior, pero también en el exterior. Atenderemos al peso que soporta la silla, pero también a las medidas. Una de grandes dimensiones puede no ser necesaria si otra más pequeña puede con nuestro peso, ahorrando un valioso espacio.

Los reposabrazos ajustables permiten no chocar contra el escritorio una y otra vez. La distancia a la que vayamos a jugar también nos aportará los indicativos de los que precisamos. Porque no es lo mismo jugar con mando, a distancia, que con teclado y ratón, cerca de la pantalla. Por su parte, buena parte de los modelos se presentan en colores diferentes.

sillas gaming baratas

Comodidad para jugar

Hay sillas gaming que se venden en tiendas físicas, pero no es lo habitual. De hecho, tendemos a encontrar un par de modelos de muestra que sólo representan una pequeña parte de la totalidad del mercado.

Supone que no siempre podremos probarla antes. Entre sus características, tendremos que localizar la posibilidad de ajustar los cojines, los reposabrazos y la altura. La inclinación debería ser personalizable. Al fin y al cabo, no todos los juegos exigen lo mismo.

Sin comodidad, las jornadas quedarán reducidas a cenizas, por lo que es el principal elemento al que atender. También querremos un producto que nos dure, de ahí que sea importante atender a los materiales, tanto exteriores como de relleno. La comodidad no sólo va de la mano de una buena postura, sino de tejidos frescos, esenciales en los días más calurosos.

Como muchos sabrán, no hay nada peor que empaparse de sudor mientras se juega, por lo que una silla transpirable nos vendrá de perlas. A ser posible, optaremos por una que permita una limpieza fácil.

Utilidad

Está claro: queremos una silla para jugar asequible. Sin embargo, quizás queramos darle el uso que tendría una silla de oficina. ¿Es posible? Respuesta afirmativa.

Las sillas gaming pueden acompañarnos tanto en las jornadas de juego como en las de trabajo. Nos permitirá disfrutar al máximo de los descansos, sobre todo si el respaldo es reclinable. Estiraremos la espalda y las piernas durante unos minutos para, después, proseguir con la tarea.

Lo que no es demasiado recomendable es optar por una silla de oficina para jugar. Los fabricantes de sillas gaming son conscientes de las necesidades de los jugadores, por lo que a lo largo de los años, han trasladado sus necesidades a la práctica, con productos estudiados.

Nadie negará que las sillas de oficina son cómodas. Están diseñadas para trabajar, pero no para jugar, de ahí que puedan olvidar aspectos esenciales. Al jugar, los músculos se mueven. Entramos en momentos de tensión tan rápido como salimos de ellos. Todo esto precisa de una silla a la altura.

No han sido pocos los que se han planteado comprar una silla de segunda mano. ¿La ventaja? Su precio. ¿Desventajas? Todas las demás. Al no saber qué uso se le ha dado previamente, quizás nos encontremos con una silla deformada o poco cuidada.