Guspira: un intenso recorrido para una emocionante batalla final

En Guspira, todo puede dar un giro inesperado. El que parece ganador puede convertirse en el jugador con menos puntos y viceversa. Un camino exitoso no significa una victoria asegurada, puesto que la batalla final se convierte en una ida y venida de puntos. Así es Guspira: El joc dels correfocs.

Guspira

¿QUÉ ES GUSPIRA?

Guspira: El joc dels correfocs es un juego de cartas de 2 a 4 jugadores, con partidas de 30 minutos de duración. Tras una exitosa campaña de búsqueda de financiación en Verkami, ya se encuentra a la venta, a un precio de 19,95 euros.

Como su propio nombre indica, está basado en la popular fiesta catalana de los correfocs. El objetivo del juego es convertirse en el jugador con más puntos, obtenidos mediante las cartas de correfocaires, al final de la partida. Para ello, será necesario utilizar la pirotecnia adecuada en el recorrido por las calles y sacarles el máximo provecho a las figuras de diablo.

De esta forma, aunque su mecánica de juego se basa en la estrategia a la hora de jugar las cartas, no renuncia al factor suerte. El azar aparece por medio de la tirada del dado, que será la que tenga la decisión final a la hora de conseguir un correfocaire.

Componentes del juego.
Componentes del juego.

UNA PARTIDA A GUSPIRA

Antes de empezar la partida, se separan las cartas por tipos, creando diferentes mazos. La carta de Plaza Final se coloca entre las cinco últimas del mazo de calles, mientras que la Plaza Inicial se sitúa boca arriba en el centro de la mesa. Cada jugador recibe sus cartas de diablo (de las que colocará tres boca arriba) y seis cartas de pirotecnia.

El primer jugador, marcado con la carta de boc, comenzará su turno levantando una carta de calle y haciéndola coincidir con la Plaza Inicial. Ésta indicará el número de cartas de correfocaires a colocar boca arriba en el centro de la mesa. A continuación, todos los jugadores podrán intentar conseguir cualquiera de ellas.

Para ello, deberán colocar sus cartas de pirotecnia encima de sus diablos (solo una por diablo). Cada carta de correfocaire, además de tener puntuación, cuenta con varios símbolos de pirotecnia, que serán los que hay que reunir para intentar conseguirla. Todos los jugadores pondrán boca arriba sus cartas de pirotecnia apostadas y, comenzando por el jugador en turno, tratarán de hacerse con estas cartas.

¿Y qué ocurre si el jugador ha apostado tantas cartas de pirotecnia como se indican en una de las cartas de correfocaire? Cuando este momento llegue, ese jugador lanzará el dado, pudiendo obtenerse distintos resultados. El símbolo de la llama implica un éxito. Si aparece, el jugador se descartará las cartas de pirotecnia por valor del correfocaire y se quedará con él, dejándolo a un lado. Por su parte, si el resultado es un +1, tendrá que pagar un símbolo adicional de cada símbolo que aparezca en la carta para poder llevárselo.

Por otro lado, si aparece el símbolo de diablo no habrá conseguido la carta, pero a cambio no perderá su pirotecnia invertida y podrá colocar un nuevo diablo boca arriba, que le permitirá realizar mayores apuestas. Por último, si aparece el símbolo de la cruz, el jugador no solo perderá las cartas de pirotecnia invertidas sobre sus diablos, sino también uno de ellos.

En el momento en que no queden más cartas de correfocaire (o en que a nadie le interese llevarse ninguno más), pasará el turno al siguiente jugador. Todos recogerán las cartas de pirotecnia que hayan sobrado sobre sus diablos y robarán cartas del mazo central, hasta tener seis en la mano. Éste seguirá con la misma mecánica de juego: descubrir una nueva carta de calle, darle la vuelta a las cartas de correfocaire e invertir pirotecnia en ellas.

Entre estas cartas de correfocaire se encuentran figuras especiales. Éstas se consiguen de la misma forma que las cartas convencionales, pero poseen habilidades muy útiles para utilizar en la batalla final. Esta batalla comienza en el momento en que aparezca la carta de Plaza Final y, en ella, los jugadores tratarán de robar correfocaires a otros jugadores.

Todos pondrán boca arriba sus cartas obtenidas y, siguiendo la misma mecánica de juego que hasta ahora (con tirada de dado incluida), irán señalando qué correfocaire tienen intención de robar. Las figuras especiales otorgarán habilidades al jugador que las posea, como una nueva tirada de dado, dos cartas de pirotecnia extra o jugar dos cartas de pirotecnia sobre un mismo diablo.

En esta batalla no se irán robando nuevas cartas de pirotecnia a medida que se vayan gastando, por lo que, cuando se terminen todas las cartas o no se pueda optar a ningún correfocaire más, la partida finaliza. El jugador con mayor puntuación como resultado de los correfocaires en su poder, será el ganador.

Una buena tirada y una combinación de pirotecnia correcta permite atrapar un Correfocaire.
Una buena tirada y una combinación de pirotecnia correcta permite atrapar un Correfocaire.

CONCLUSIONES DEL JUEGO

Guspira: El joc dels correfocs es una apuesta adictiva, repleta de emoción y que no pierde intensidad en ningún momento de la partida. Una vez comprendidas sus reglas, perfectamente explicadas en sus manuales en castellano, catalán e inglés, los jugadores no tendrán ningún problema en jugar las primeras partidas.

Así pues, se trata de un juego muy sencillo, rápido, y que obliga a no despistarse ni un segundo. No es para menos, ya que una partida puede terminar antes de tiempo (si la carta de Plaza Final no tarda en hacer su aparición), dando comienzo la verdadera prueba final. Esta batalla se convierte así en el principal atractivo del juego, puesto que no solo hay que administrar bien las cartas para robar los correfocaires más valiosos a los rivales, sino preocuparse por defender los propios o por intentar recuperarlos.

Las habilidades que aportan las figuras especiales hacen que cada batalla se convierta en un acontecimiento diferente y los amantes de la estrategia disfrutarán de las posibilidades que ofrece. Eso sí, hay que tener en cuenta que el azar también juega un papel clave y que se trata de una apuesta apropiada para todo tipo de jugadores, por lo que puede llegar a ser un poco simple para ellos. Para tratar de solucionarlo, cuenta con un nivel avanzado.

Con ello, Guspira es un juego muy dinámico, que también recurre al engaño entre jugadores, apropiado para disfrutarse entre partidas más largas y para transportarlo a cualquier lugar. De esta forma, a través de una práctica caja, es posible trasladar la emoción de esta fiesta a todas las mesas de juego, llenándolas de alegría. Y es que su colorida estética concuerda a la perfección con su jugabilidad, por lo que, incluso a cientos de kilómetros, es posible empezar a oler la pólvora y adentrarse en el ambiente…

En el momento en que entre en juego la Plaza Final, comienza la batalla entre jugadores.
Con las cartas de calle, los jugadores se trasladan a una fiesta repleta de colorido.

COMPONENTES DE GUSPIRA

  • 74 Cartas de Pirotecnia
  • 5 Cartas de Figuras Especiales
  • 20 Cartas de Diablo
  • 36 Cartas de Correfocaires
  • 14 Cartas de Calle
  • Carta de Boc
  • Dado Especial
  • 4 Cartas Resumen de Habilidades Especiales
  • Instrucciones en Castellano, Catalán e Inglés