En tu casa o donde sea: humor y fantasía para mayores de 18

Probar la ‘Y Griega’ en un dormitorio puede ser el plan más apetecible para el nuevo jugador inicial. Se complementa con una cena en un restaurante, con unos bombones, con un masaje y, por supuesto, con protección. Lástima que una colonia de abuela, un mal aliento y una diarrea también entren en el plan. No todo iba a ser tan perfecto…

En tu casa o donde sea recurre al humor constante y a las situaciones reales disparatadas para crear una competición por los puntos de placer. Todos querrán ser los elegidos en la fase de ligoteo, pero más de uno tendrá que conformarse con convertirse en un mirón o en un solitario, algo que, a fin de cuentas, también puede salir rentable. Sobre todo si la parejita se ha quedado a medias.

 

¡PERO QUÉ GUSTOS MÁS RAROS!

En tu casa o donde sea es un juego de cartas de 4 a 7 participantes, con partidas de 40 minutos de duración. Creado por Óscar García y Javier Cardós e ilustrado por Tiko Capdevila, es el primer juego editado bajo el sello Pirojocs.

Esta novedad ya está llegando a las tiendas tras una exitosa campaña de búsqueda de financiación en Verkami. Mascletà: El joc de cartes, segundo proyecto de Pirojocs, busca repetir sus pasos a pocos días para que finalice el crowdfunding en la misma plataforma.

¿A quién elijo para pasar la noche en un yate?

A lo largo de un determinado número de rondas, los jugadores buscan conseguir más puntos de placer que sus rivales. Será en su turno donde cada uno haga una proposición para, después, observar a sus pretendientes y sus respectivas ofertas. Tras escoger a uno llega la hora de pasar a la acción, no exenta de imprevistos, que podrían acabar con una cita en el médico.

Los implicados (incluidos los mirones) sumarán sus puntos. Es habitual que la puntuación negativa sea más que frecuente en una competición en la que existen muchos resentimientos y ganas de venganza. Por su parte, no faltan las sorpresas. “¿Por qué lo has hecho con alguien con voz de pito, poca flexibilidad y con una camiseta de las ‘Spicy Girls’ sudada?”

 

EN TU CASA O DONDE SEA: UNA PARTIDA

Todos los peones se sitúan en la casilla número tres del tablero. Tras separar las cartas en mazos, se reparte una carta de color, cuatro del mazo principal y tres de fantasía a cada jugador. Comienza la partida. Ésta se divide en dos o tres rondas, en función del número de participantes.

El jugador inicial jugará su turno, equivalente a una noche, compuesto por cinco fases. Cuando todos hayan hecho lo propio, dará comienzo una nueva ronda, con la misma mecánica. Al finalizar la última, se procede al recuento de puntos, procedentes de los acumulados en el tablero (parte inferior de la caja) a lo largo de la partida y de las cartas de placer y riesgo obtenidas. El jugador con la mayor cantidad será el ganador.

‘Voyeur’ y ‘Autoplacer’, dos de los protagonistas del juego.

Secuencia de turno

1. Robo de cartas. Todos los jugadores roban hasta tener cuatro cartas en la mano.

2. Ligoteo. El jugador inicial sitúa boca arriba, en su lado de la mesa, un lugar o una postura. Los demás deben ofrecerle un lugar, en caso de que hubiera propuesto una postura, o una postura, si hubiera optado por un lugar.

A la pregunta de “¿qué más me ofrecéis?”, los jugadores pueden añadir atributos positivos a su proposición o jugar atributos negativos sobre los planes de los rivales, que supondrán la suma o la resta de puntos para el jugador activo en la última fase.

Es recomendable utilizar protección para no recibir cartas de riesgo. Un jugador también puede optar por una cita médica para eliminar una carta de riesgo. A cambio, no podrá proponer nada en ese turno, aunque sí lanzar atributos negativos a los demás.

3. Mirones y solitarios. El jugador activo escoge al participante con el que quiere tener una relación. Los rechazados pueden utilizar una carta de ‘Voyeur’ o de ‘Autoplacer’ para añadirse dos puntos al final del turno, en caso de que no hayan sido pillados.

4. Venganza. Los rechazados pueden recurrir a las cartas ‘Te han pillado’ y ‘Protección rota’ para evitar que los mirones y los solitarios ganen puntos o para obligar a los implicados a robar una carta de riesgo. ‘Te quedas a medias’ supone que el jugador contra el que se utiliza la carta no gane cartas de placer, mientras que ‘¿Problemas?’ implica no poder empezar la relación, a no ser que se contrarreste con una ‘Ayudita’.

5. Suma de puntos. Las personas con sexo satisfactorio roban cartas de placer, mientras que las de riesgo llegan al no utilizarse o romperse la protección. Ambas permanecen ocultas.

Recuento de puntos al final de la partida.

El participante activo puede jugar una carta de fantasía por turno si se cumplen los requisitos en ella, para anotarse puntos en el tablero. Así, éste se anotaría los puntos provenientes de los atributos positivos o negativos de la propuesta del jugador escogido, más los de la carta de fantasía. Los mirones y solitarios se añadirían sus puntos.

 

EN TU CASA O DONDE SEA: CONCLUSIONES

Una parejita se dispone a intimar en un dormitorio, con unas esposas de por medio, mientras otro se ruboriza asomado a la ventana. A priori, esta escena no provocaría demasiada ternura, pero lo hace. Sus protagonistas son los personajes más adorables del mundo, a pesar de sus intenciones, y están presentes en la misma portada y en casi todas las ilustraciones del juego.

Esta divertida estética, capaz de enamorar a más de uno, es la mejor a la que se podía recurrir ante un juego de esta temática. Nada se hace desagradable, potencia el humor que se desprende en cada carta y vuelve a dejar claro que no habrá acercamiento entre jugadores más allá de las cartas.

Ese humor se convierte en la principal característica de En tu casa o donde sea. Pero también la estrategia y los planes premeditados. Estamos ante uno de esos juegos que encierra más de lo que puede parecer a simple vista. En el que es preciso valorar varias opciones antes de actuar, fijarse en sus colores o esconder esa sonrisa traicionera, que podría dar pistas de nuestras malas intenciones.

La interacción entre participantes es constante y el éxito de un jugador estará determinado por el fracaso de los demás. La victoria sólo llegará a quienes añadan los mejores atributos a sus ofertas y recurran a los negativos para arruinar los planes rivales. Si además guardamos las mejores cartas para el momento exacto y atendemos a los requisitos de las cartas de fantasía, todo irá mejor.

En tu casa o donde sea cuenta con el factor sorpresa, no sólo a la hora de descubrir sus cartas por primera vez, sino por no saber cuántos puntos de victoria posee cada uno. Recordamos que los provenientes de las cartas de placer estarán ocultos hasta el final de la partida, por lo que es preciso recurrir a la intuición y a la anticipación. Si sospechamos que ese jugador puede tener un buen puñado de puntos, tal vez convenga ofrecerle lo mejor para, acto seguido, dejarle a medias…

Componentes de juego.

En cada partida se crean situaciones disparatadas y, con ellas, minutos de risas. Puede convertirse en protagonista en las reuniones de amigos y, aunque no pierde emoción en partidas para cuatro jugadores, recomendamos jugarlo entre más y, sobre todo, con personas con las que exista suficiente confianza como para no ruborizarse.

Por su parte, si se quiere disfrutar con principiantes, recomendamos simplificar el juego. No estamos ante una apuesta complicada, pero eliminar las cartas de fantasía durante las primeras partidas puede hacer que aquéllos que no estén acostumbrados a los juegos de mesa no huyan ante tantos elementos para recordar…

Tal y como se explica en su manual de instrucciones (sencillo, breve y estructurado), ante cualquier duda sólo tenemos que preguntarnos qué ocurriría en la vida real. Esta regla también se aplica con su variante, que crea competiciones más avanzadas. Una fantasía podría no cumplirse si se producen problemas, mientras que el ‘voyeur’ tampoco recibiría puntos.

Con todo ello, En tu casa o donde sea gustará a quienes busquen juegos que tiendan a alejarse de lo habitual, al menos en cuanto a temática. Puede utilizarse por sí mismo o recurrir a él como party game para liberarse de la tensión entre juegos más largos, con el fin de echarse unas risas. Sus cartas con doble acción potencian su rejugabilidad, mientras que su secuencia de turno da vida a un juego de mesa original, entretenido y adictivo.

 

COMPONENTES DE JUEGO

  • 83 Cartas Generales
  • 28 Cartas de Placer
  • 21 Cartas de Fantasía
  • 16 Cartas de Riesgo
  • 7 Cartas de Jugador
  • Carta de Jugador Activo
  • 7 Peones
  • Tablero (Caja)
  • Instrucciones