Star Control: el prometedor 4X de Dizemo Games

Star Control reseña

Star Control iniciará su campaña de búsqueda de financiación en Verkami el próximo 5 de julio. A la espera de saber si se convertirá en una realidad, en Consola y Tablero hemos probado su prototipo. Podéis descubrir cómo se juega a esta futura novedad y leer nuestras conclusiones en esta reseña.

 

EXPLOTACIÓN, EXPANSIÓN, EXPLORACIÓN Y EXTERMINIO

Star Control es un juego de tablero de 2 a 4 jugadores, con partidas de 75 minutos de duración. Recomendado para mayores de 8 años, es una creación de Pablo Bella. Su diseño corre a cargo de Cristina de la Rosa.

Star Control
Antes de empezar la partida, se escoge el escenario.

Se trata del nuevo proyecto de Dizemo Games, editorial ubicada en Sevilla que ya cuenta con Red Code, Wetland, Tithe y Manager BG en su catálogo. En esta ocasión, apuesta por un 4X espacial en el que explotar recursos, expandir el territorio, explorar planetas y exterminar enemigos, siguiendo las características del género.

Su acción se desarrolla, por tanto, en un amplio universo sobre el que desarrollar una base. No faltan los combates, basados en la estrategia, puesto que sólo puede haber un ganador. Quien alcance cuatro puntos de victoria o cumpla el objetivo del escenario será el dueño del imperio dominante de la galaxia.

 

STAR CONTROL: UNA PARTIDA

Tras escoger el escenario de juego, atendiendo al número de jugadores, se prepara el tablero. Sobre él se situarán cartas de planeta, agujeros de gusano y minas de metal, cristal y gas, siguiendo la colocación marcada en la guía de escenarios.

Cada jugador recibe una tarjeta de control con sus tres marcadores, a situar en el espacio cero de cada material. Obtiene, además, una ficha de base para colocarla sobre el planeta más cercano, así como sus fichas de nave (cazas, cruceros y colonizadoras).

Teniendo en cuenta que un planeta y que un espacio vacío tienen una capacidad de siete y de cinco puntos, respectivamente, se colocarán sobre el planeta o a su alrededor (en las casillas colindantes), tantas bases, cruceros o colonizadoras como se muestren en las indicaciones del escenario.

Star Control
El ganador será quien alcance cuatro puntos de victoria o cumpla el objetivo de la misión.

Una vez creado el escenario, los jugadores reciben el doble de los recursos marcados en su planeta, para anotarlos en la tarjeta de control. El primer jugador llevará a cabo su turno, compuesto por cuatro fases.

El siguiente efectuará su turno, y así sucesivamente, hasta que alguien alcance cuatro puntos de victoria o hasta cumplir con el objetivo del escenario (controlar un determinado número de planetas durante varios turnos o capturar cruceros o colonizadoras, entre otros), convirtiéndose en el ganador.

 

Fases del turno

1. Recolección.

El jugador añadirá tantos recursos a su tarjeta de control como colonizadoras o bases tenga sobre una mina o un planeta. Mientras que una colonizadora permite obtener un recurso, una base añadirá dos a la reserva.

2. Gestión.

En esta fase, se podrán gastar todos los recursos que se deseen para realizar acciones de las cartas de nivel visibles. De esta forma, podrán obtenerse movimientos extra o añadirse cazas, colonizadoras o cruceros al escenario, desde la reserva.

Estas acciones también permiten ganar cartas de tecnología o de combate, mover la base a otro planeta propio o enviar un caza propio a la sala de mando, ubicada en la tarjeta de control. Al principio de la partida, sólo estará desbloqueada la primera carta de nivel, con sus tres acciones. Para desbloquear las dos restantes, debe pagarse su coste en materiales.

Star Control
La gestión de recursos y de acciones de ejecutará desde la tarjeta de control.

En este momento, el jugador podrá intercambiar ocho sellos de honor de la sala de mando por un punto de victoria (para anotarlo en el tablero central) o dos sellos a cambio de un material a elegir. Durante esta fase también es posible utilizar una carta de tecnología, a modo de ventaja. En caso de haber jugado tres cartas de tecnología, se anota un punto de victoria.

3. Combate.

Si un jugador cuenta con dos o más naves sobre una casilla, mina o planeta y está colindante a otra ocupada por otro jugador, puede iniciar un combate. Tras anunciarlo, el atacante y el defensor comparan los posibles bonificadores.

Un crucero en el bando del atacante le reportaría un punto, mientras que una colonizadora o una base en el lado de la defensa reportan otro. Si uno de los bandos tiene mayoría de naves, recibe otro punto. A continuación, ambos declaran si quieren utilizar cartas de combate, aunque sin mostrarlas todavía.

Lanzan los dados y descubren sus posibles cartas. Quien posea la menor cantidad de puntos, teniendo en cuenta esos bonificadores del inicio del combate, tendrá que entregar dos de sus naves al ganador. Éste las colocará en su sala de mando, a modo de sellos de honor (las colonizadoras ocupan dos espacios).

El atacante puede decidir seguir atacando. Si la casilla, la mina o el planeta quedan desocupados, moverá todas sus naves menos una a ese lugar. Por ello, siempre es necesario atacar con, al menos, dos naves.

Star Control
Los combates, los grandes protagonistas de Star Control.

Durante un combate, es posible que alguien obtenga un uno en el dado. En este caso, tendrá opción de huir, consiguiendo un movimiento para cada una de las naves. Éstas no podrán atacar en ese turno, pero a cambio, no se destruirán.

Por su parte, destruir una base enemiga tiene como recompensa un punto de victoria. En este caso, el perdedor voltea esa ficha durante un turno. A cambio, obtendrá protección durante ese tiempo. En el instante en que el participante juegue su tercera carta de combate, obtendrá los tres materiales que aparecen en esas cartas.

4. Repliegue.

El jugador puede utilizar cinco puntos de movimiento con sus naves en juego. Éstas podrán moverse a cualquier casilla adyacente, tanto en vertical y horizontal como en diagonal. Los agujeros de gusano permiten desplazarse hasta la casilla colindante de otro, con un coste de un movimiento. Durante esta fase, también pueden canjearse sellos de honor por puntos o materiales.

 

STAR CONTROL: CONCLUSIONES

Con total seguridad, Star Control es el mejor juego de Dizemo Games. Y dará de qué hablar. Tras unos cuantos años de desarrollo, ya está lista su versión final, dispuesta a conseguir el apoyo suficiente por parte de los jugadores durante su campaña en Verkami.

Si bien no aplica mecánicas especialmente revolucionarias, no se deja nada en el tintero. Con reminiscencias con el mismo Risk, toma lo mejor del género 4X. Hay explotación de recursos (la base del juego), expansión (sin controlar casillas poco o nada se puede hacer), exploración (los nuevos planetas reportan grandes beneficios) y exterminio (con intensos combates).

Star Control
Las cartas de combate y de tecnología tienen un doble uso.

Quienes estén acostumbrados al género verán como se cuidan todas sus características, explotándolas al máximo. Sin embargo, los que más lo disfrutarán serán los principiantes y los que buscan iniciarse. ¿El motivo? Es un juego extremadamente completo, pero también muy bien estructurado y con reglas sencillas.

Desde la primera partida, las reglas quedan claras. Por su parte, esos turnos quedarán más que recordados porque atienden a la lógica. Unas cosas llevan a otras, puesto que sin recursos no hay logros y sin logros no hay recursos.

Tendré que escoger entre unos recursos u otros para poder ejecutar las mejores acciones en cada momento y, a ser posible, combatir sólo cuando existan posibilidades. El avance del final del turno deberá estar influenciado por el objetivo, pero también por los recursos a conseguir. Y vuelta a empezar.

Centrémonos en los combates. Una vez memorizados los bonificadores, no habrá dudas en su ejecución. Es importante remarcar que sólo se efectuarán cuando el atacante tenga dos naves como mínimo, para poder avanzar. Esta sencillez potenciará la rapidez (incluso en el modo avanzado), evitando las pesadas esperas entre participantes no implicados.

En competiciones para tres y cuatro jugadores, la interacción es máxima. El tablero es limitado y las naves estarán en un contacto constante. Raro es el turno en el que no se produzcan combates.

Star Control
El caos aumenta conforme crece el número de participantes.

Por su parte, su modalidad para dos también funciona a las mil maravillas. No habrá tantos enfrentamientos, pero a cambio, las esperas serán menores y podremos desarrollar más las ideas.

Uno de los puntos más interesantes de Star Control es ver como siempre existen dos formas de hacerse con la victoria. Podemos conseguir cuatro puntos (tarea más complicada de lo que parece a simple vista) o cumplir con el objetivo del escenario.

Para la primera opción resultan imprescindibles las cartas de tecnología, los ataques a las bases y tener una buena sala de mando. Para la segunda, conviene centrarse en el cuidado de las colonizadoras y de los cruceros, ya sea para conquistar planetas o para realizar ataques más efectivos a las naves rivales.

La disposición inicial del escenario y la estrategia tomada por los rivales harán que no siempre se pueda apostar por el mismo plan. Tal vez nos decantemos por cumplir con un objetivo para, un par de turnos después, rectificar.

Esta variedad de escenarios y la posibilidad de crear los propios es otro de los atractivos del juego. Por supuesto, todos ellos están bien testeados, sin fallos en su ejecución.

Otro de los aspectos que más gustará a los jugadores es el máximo aprovechamiento de todos los componentes. Una colonizadora rival puede hacernos la vida imposible, pero en caso de destruirla, nos servirá para llenar nuestra sala de mando.

Star Control
Componentes del prototipo.

Por otro lado, tal vez convenga apostar por las cartas, más allá de su uso en el combate o como ventaja. Al fin y al cabo, son una buena fuente de recursos y de puntos. Este doble uso en muchos de sus componentes nos hará comprender que estamos ante un producto muy cuidado en todos los sentidos.

A la espera de saber la calidad que tendrán en su versión final, ya podemos decir que su diseño es más que bueno. Posee unas preciosas ilustraciones, repletas de detalles y con toques ‘steampunk’, que se complementan a la perfección con esa jugabilidad intuitiva y simbólica, basada en el arte del aprovechamiento, que tanto gusta a Pablo Bella, su autor.

Con todo ello, Star Control promete ser una apuesta altamente rejugable, con partidas muy distintas unas a otras. Es adictivo a más no poder, por esa rapidez y esa sencillez, siendo uno de los mejores juegos con los que iniciar no sólo a próximos jugadores del género, sino a futuros aficionados a los juegos de mesa.

Si tenemos en cuenta que la principal función de un juego es divertir, Star Control lo cumple a la perfección, incluso en veteranos. Somos partícipes de los inicios de un prometedor y original título, fruto de un duro trabajo. Saber adaptar mecánicas clásicas y que sigan sorprendiendo como el primer día será una de las razones por las que no pasará desapercibido.

 

COMPONENTES DE JUEGO

  • 27 Cartas de Combate
  • 27 Cartas de Tecnología
  • 12 Cartas de Nivel (I, II y III)
  • 9 Cartas de Planeta
  • 100 Fichas de Caza
  • 20 Fichas de Colonizadora
  • 20 Fichas de Crucero
  • 4 Fichas de Base
  • 12 Losetas de Agujero de Gusano/Mina
  • 2 Dados
  • 12 Marcadores de Material
  • 4 Marcadores de Puntuación
  • 4 Marcadores de Temporizador
  • 4 Tarjetas de Control
  • Tablero de Juego
  • Guía de Escenarios
  • Instrucciones