Tithe: un divertido y rápido juego de cartas gratuito

Haces unas semanas os contamos que la editorial española Dizemo Entertainment, responsables de Red Code y Wetland, lanzarían Tithe este 1 de junio. Y así ha sido. Desde ayer, ya está disponible este divertido juego de cartas en formato print and play en su web oficial. ¡Descargar, imprimir, recortar y jugar!

¿EN QUÉ CONSISTE TITHE?

Tithe es un sencillo juego de cartas, de 2 a 4 jugadores, con partidas que tienen, como máximo, 30 minutos de duración. Diseñado por Pablo Bella, el objetivo es recaudar más oro al final de la partida, algo por lo que competiremos cada uno de los reinos.

Las partidas están compuestas por rondas, en las cuales iremos jugando cartas para intentar conseguir el máximo oro y, por supuesto, para realizar acciones que perjudiquen a nuestros contrincantes. Además, si conseguimos que la familia a la que representamos sea la que rige al final de la partida, conseguiremos una gran ventaja.

En total, Tithe se compone de 32 cartas de personaje, que iremos jugando en cada ronda, así como por 4 cartas de reyes y 4 de estandarte. Con todas ellas impresas ya podemos crearnos nuestra baraja y sumerginos en una lucha de reinos, ideal para disputarse en cualquier lugar.

Cartas de personaje.
Cartas de personaje.

UNA PARTIDA A TITHE

Antes de comenzar la partida, se reparten tres cartas de personaje a cada jugador y una carta de estandarte, que permanecerá oculta para el resto de jugadores. A continuación, situamos el mazo de personajes en el centro de la mesa y el mazo de reyes, dando la vuelta al primer rey.

Existen un total de cuatro reyes, de cuatro colores diferentes (verde, amarillo, rojo y azul) y que se corresponden con las cuatro cartas de estandarte, señalizadas con estos colores. Por su parte, los personajes pertenecen a estos reinos, a través de sus colores y, además, tienen diferente poder, riqueza y habilidades, para favorecer al reino al que pertenecen.

Una vez que tengamos claro esto, ya podemos empezar a jugar. Tras elegir al jugador inicial, éste jugará una carta de personaje sobre la mesa. El siguiente jugador tendrá que jugar otra carta y así hasta que no queden más jugadores. El color de la carta de rey visible marcará la pauta, de manera que el jugador que haya lanzado una carta de personaje con el mismo color que el rey se llevará todas las cartas lanzadas.

Reyes con sus estandartes.
Reyes con sus estandartes.

En caso de que varios jugadores lancen cartas de ese mismo color, se las llevará el que haya lanzado la carta con más poder. Es decir, si el rey amarillo rige en estos momentos y se han lanzado un caballero verde, una doncella roja, un noble amarillo y un bufón amarillo, se tendrá en cuenta el poder de estos últimos (aparece representado en el primer símbolo de cada carta). El noble posee 8 de poder y el bufón 1, por lo que el noble habrá ganado la ronda.

Sin embargo, también puede ocurrir que nadie lance ninguna carta del color del rey. En este caso, el color lanzado por el primer jugador tendrá el máximo poder y se llevará la ronda aquel jugador con la carta con más poder del color que ha jugador este primer jugador. Al final de cada ronda, los jugadores robarán una carta, hasta tener tres, y el jugador que se haya llevado la ronda jugará la carta en primer lugar. La partida seguirá con esta misma mecánica hasta que se terminen las cartas, momento en que tendrá lugar el recuento.

Para el recuento, se tendrá en cuenta el oro recaudado, el color de los personajes y el color del estandarte (no nos habíamos olvidado de él). En primer lugar, se contará el oro, atendiendo al símbolo de oro en cada carta. ¡Pero cuidado! Existen cartas que nos harán restar oro, por lo que es conveniente utilizar bien la estrategia para conseguir que estas cartas se las lleven los demás.

Ejemplo de partida.
Ejemplo de partida.

Tras esto, se sumará un punto por cada carta que tenga el mismo color que el rey que rige en el momento del final de la partida. Así, si el rey verde tiene el poder, los jugadores sumarán un punto de oro por cada personaje verde. Por último, el jugador que tenga el estandarte del mismo color que el rey vigente al final de la partida obtendrá 20 puntos. Es decir, si la partida termina con el rey verde, el jugador que tenga el estandarte verde se sumará 20 puntos. El que tenga más oro al final del recuento, habrá ganado la partida.

Sin embargo, para añadir más emoción a las partidas, algunos personajes cuentan, además, con habilidades. Con ellas, podremos hacer que el siguiente jugador juegue su carta al azar, robar una carta a alguien a cambio de otra, ver las siguientes cuatro cartas del mazo y colocarlas en el orden que queramos, anular cualquier habilidad o cambiar el rey para que sea otro el que gobierne en ese momento. Estas habilidades serán muy útiles si las utilizamos bien, sobre todo la posibilidad de cambiar de rey, algo que puede darnos 20 puntos al final de la partida si la jugada nos sale bien.

En definitiva, Tithe es un juego de cartas sencillo, pero adictivo, con el que será imposible no disputar más de una partida. Sus simpáticas ilustraciones de personajes de la época feudal lo convierten en una apuesta atractiva, en la que utilizar el ingenio y la estrategia se convierten en fundamentales. Y es que, este juego de cartas nos obliga a estar pendientes del poder de los personajes, de su riqueza, del color que gobierna, de sus habilidades y del color del rey. Os recordamos, que podéis descargarlo de forma gratuita desde su web oficial. ¡Infinitas gracias a Dizemo por este gran regalo!