So Below: el fin de una era en forma de juego de rol

So Below

La fantasía no es cosa del pasado. Víctor Fernández nos presenta un juego de rol basado en un universo de fantasía moderna, ambientado en el siglo XXI. En So Below la era actual llega a su fin, ya que la lógica, la ciencia y las máquinas se consumen en sí mismas.

 

¿EN QUÉ CONSISTE SO BELOW?

So Below es un juego de rol de fantasía moderna, creado por Víctor Fernández. Con el objetivo de convertirse en una realidad, recurrirá a una campaña de búsqueda de financiación en Verkami, prevista para las próximas horas.

La Asociación Cultural Melange, encargada de promover la creación artística e intelectual y la promoción y divulgación de actividades recreativas, está al frente del proyecto. A la espera de conocer su objetivo inicial o sus recompensas, ya se han desvelado los detalles en torno a su argumento y su sistema de juego.

Así, la acción se sitúa a principios del siglo XXI. Existen muchos universos, definidos como Círculos, con sus propios principios y reglas. Son muy distintos a los del nuestro y, aunque no se influyen entre ellos (lo que ocurre en uno no tiene que afectar a los demás), es posible que en algunos lugares o momentos converjan.

So Below

Tal y como informa su autor, no hay una historia paralela que los jugadores deban descubrir, ni una situación en la que la humanidad sea esclava de poderes superiores. Así, es ella quien moldea su historia, sus avances y los retrocesos. Recibimos el nombre de enairi, es decir, moradores del Noveno Círculo.

Las construcciones mentales y filosóficas pasan a conocerse como el Océano. El amor, el odio y las rivalidades se enfrentan entre sí en un mar cuya profundidad resulta imcomprensible para los humanos.

Si se llega al lugar en el que no existen la luz, la lógica, el tiempo y el espacio, se obtendrán todas las respuestas a las preguntas que la humanidad siempre se ha planteado. Con ellas, llegará el poder absoluto.

Ante esta situación, los jugadores se ponen en la piel de seres humanos corrientes, pero con poderes sobrenaturales. Haciendo uso de ellos y cambiando su concepción del mundo, se embarcarán en un viaje entre lo real y lo irreal, con total libertad para forjar su destino.

No deben olvidar una extraña visión, que anunciaba el fin de la era actual. La Tormenta podría arrasar toda la superfie y sólo la parte más profunda del Océano sería segura. ¿La solución? Sumergirse o Perecer.

 

SO BELOW Y SU SISTEMA DE JUEGO

So Below, definido como un juego abierto, recurre al llamado sistema Caos, creado específicamente para él. Definido como flexible e intuitivo, los sistemas para resolver conflictos no son numéricos, dejando un gran espacio a la interpretación.

So Below rol

Con ello, no requiere del uso de dados para resolver tareas (acciones de los personajes). En su lugar, se emplean las fichas de colores, extraídas de un recipiente. Los colores determinarán el grado de calidad, la cantidad, el espacio u otras variantes e influirán directamente en las Puertas (magia) y en las Resonancias (poderes).

Este sistema se combinará con las reglas para robar fichas adicionales o para cambiar la interpretación, entre otras muchas. Respecto al proceso de creación de personajes, sólo se precisan veinte minutos para crear uno.

Así, recurre a la asignación de puntos y al azar para algunos detalles. El historial previo del personaje, sus emociones, sus motivaciones y sus relaciones con el mundo son tenidas en cuenta.

Cada uno tendrá un aptitudes con sus correspondientes colores: físico, mental, moral y social. A su vez, cada una se divide en tres competencias, creando un total de doce. Éstas no se clasifican por colores, sino por niveles (básico, avanzado y experto). Se completan con sus rasgos de personalidad, ansias o lazos.

En cuanto a su poder sobrenatural, inician la aventura con una Resonancia. Éstas pasan por la telepatía, por la posibilidad de influir en los sueños de los demás o por la utilización de las emociones como poderosa arma. Con todo ello, y aunque está más cerca del estilo indie, recuerda mucho a la vieja escuela.