Gravity Superstar, el poder de la gravedad en un juego espacial

Gravity Superstar estrellas

Lo tengo todo pensado. Realizaré un salto largo para, cuando me haya recuperado, efectuar uno alto. Me habré guardado un buen puñado de polvo estelar. Brillante y precioso. Un momento, ¿qué está pasando? Empiezo a caer a toda velocidad, mientras el pánico se apodera de mi cuerpo. Así es Gravity Superstar.

 

 LA GRAVEDAD VARIABLE

Gravity Superstar es un juego de tablero de 2 a 6 participantes, con competiciones de 25 minutos. Indicado a partir de los 7 años, lo firma Julian Allain. Sus ilustraciones son obra de Gyom.

Fruto de la nueva colaboración entre Sit Down! y 2Tomatoes, acaba de estrenarse su edición en castellano. Se lanza en una caja grande, con componentes independientes del idioma e instrucciones traducidas. Su precio ronda los 25 euros.

Convertidos en astronautas, los jugadores se trasladan a un pequeño planeta. Será allí donde traten de hacerse con el preciado polvo estelar, sin importar si lo encuentran o si lo roban a los demás. La gravedad variable es la protagonista del lugar, afectando de forma directa a cada movimiento.

 

GRAVITY SUPERSTAR: UNA PARTIDA

El número de jugadores determinará los tableros a utilizar. Cada uno recibe cinco cartas de acción, una de personaje y su peón. El peón de puerta abierta se coloca sobre cualquier puerta, mientras que los marcadores de repetición se dejan al alcance de todos.

Se introducen todas las estrellas en la bolsa para extraer tantas como espacios de repetición y de estrella se muestren en el tablero, colocándolas en ellos. Las restantes no se utilizarán. El turno de cada participante consta de tres fases, a realizar en orden.

Gravity Superstar componentes

1. Colocar el peón de superestrella. 

Siempre que el peón de superestrella no está en juego, se coloca en la puerta abierta, tumbado. Debe respetarse su orientación. El peón de puerta abierta se mueve hasta la siguiente puerta, respetando el sentido de las agujas del reloj.

2. Llevar a cabo una acción. 

Esta fase obligatoria ofrece tres posibilidades: completar la mano, realizar un movimiento sencillo y realizar un movimiento especial. Con la primera, se recuperan las cartas jugadas.

Con un movimiento sencillo, se baja una carta de la mano boca abajo. El peón de superestrella se mueve un espacio hacia la izquierda o hacia la derecha.

Con un movimiento especial, se baja una carta de la mano por su lado principal. Permite realizar un salto largo (dos casillas a la izquierda o a la derecha), un salto alto (una casilla hacia arriba y una a la izquierda o a la derecha), un giro (un cuarto de vuelta o media) o una caída (dejándose caer hasta la siguiente plataforma), siempre que sea posible.

Si todas las cartas estuviesen en juego, podríamos recuperarlas sin gastar acción. Una vez efectuado un movimiento, si el peón no está sobre una plataforma, cae hasta que llega a alguna. Puede implicar salir del tablero para reaparecer en la misma fila o columna.

Cada vez que se cruce por una casilla con una estrella, se guarda junto a la carta de personaje. El jugador obtiene un marcador de repetición al cruzar una casilla en la que se muestre su símbolo.

Si pasa por la casilla en la que esté otro peón, lo expulsa del tablero para robarle una estrella o un marcador. Ese jugador recupera sus cartas de acción. Al caer en la casilla de puerta abierta, este peón se mueve hasta la siguiente.

Gravity Superstar juego

3. Gastar un marcador de repetición.

Esta fase es opcional. Al gastar un marcador de repetición, el jugador puede efectuar de nuevo la segunda fase, realizando una acción. Sólo es posible gastar un marcador por turno.

Fin de la partida.

Tras completarse un turno, el jugador de la izquierda repite la misma mecánica, y así sucesivamente hasta que queden cuatro, ocho o doce estrellas en el tablero, en función del número de participantes. Se completa la ronda y se inicia el recuento de puntos.

Cada marcador de repetición suma un punto, al igual que cada estrella. Cada par de estrellas de un mismo color, añade uno adicional. El vencedor será quien tenga la mayor puntuación.

 

GRAVITY SUPERSTAR: CONCLUSIONES

Existen infinidad de juegos de mesa espaciales, pero no todos ellos se preocupan de reflejar el comportamiento causado por la gravedad. Gravity Superstar, como ya se anticipa en su título, lo hace. Además, nos lleva a elaborar una estrategia en torno a ella.

Como juego familiar, cuenta con reglas muy sencillas de entender y de recordar. Aparecemos en el tablero, si es que no lo estamos ya, para después recuperar cartas o mover, en base a ellas. Las caídas estarán presentes en cada movimiento, siempre y cuando el peón no esté apoyado sobre una plataforma.

juegos de mesa 2019

Aunque puede parecer algo confuso, no tardaremos ni dos minutos en comprender este efecto. La lógica es la principal herramienta para ello. Así, es preciso mirar en qué dirección se encuentra nuestro muchacho. Como es natural, caerá hacia abajo hasta frenarse. Aunque eso implique salir del tablero.

El reto gravitacional carecería de sentido si el planeta no fuese redondo. Aquí entra en juego la mirada en perspectiva. Desaparecer por un lado implica aparecer en el opuesto. Concretamente en la misma fila y columna. El movimiento o la caída continúa hasta alcanzar una plataforma.

Se conforma como el gran atractivo de esta novedad, con su mar de posibilidades. Sacaremos el máximo provecho a cada turno si, antes de efectuarlo, elaboramos un plan en base a esta gravedad variable. Rotación, caída, empuje a otro peón (y robo), recolección de dos estrellas y parada.

Tener las ideas claras es fundamental en esa búsqueda de estrellas, que se complicará a medida que avance la competición. Al principio, con tantas estrellas ante nuestros ojos, casi cualquier estrategia puede ser válida. Los movimientos, a no ser que sean muy torpes, traerán consigo una próspera recolección.

A medida que pasen las rondas, cada vez tendremos menos estrellas en el tablero. Recogerlas requerirá de movimientos muy específicos. A menudo, necesitaremos dos de ellos. Podemos esperar hasta el siguiente turno, confiando en que nadie lo fastidie todo, o recurrir a los marcadores de repetición.

Gravity Superstar reseña

Esta maravilla de la naturaleza nos permite realizar una segunda acción. Es por ello que, al igual que tratamos de recoger estrellas en cada turno, tampoco debemos descuidarla. Además de contar con esta increíble utilidad, suman un punto al final de la partida, capaz de marcar la diferencia.

Aunque sólo podemos utilizar uno por turno, la observación y la concentración pueden ayudar a ejecutar combos espectaculares. De ésos que dejan con la boca abierta al resto. De los que podemos presumir hasta el final de los tiempos.

Ahora bien, en Gravity Superstar no todo es avance individual. Los choques contra otros participantes son el alma de la competición y la forma en la que la interacción entre jugadores alcanza su mayor apogeo. Basta con entrar en la casilla de alguien para expulsarle.

Estará obligado a volver al tablero en un siguiente turno, pero no al espacio en el que se encontraba. ¿El resultado? Tendrá que elaborar un nuevo plan, obligándole a improvisar sobre la marcha.

Los más estratégicos serán quienes analicen todas las posibilidades y decidan si merece o no la pena. No vaya a ser que estemos invitándole a realizar una jugada maestra. Además de este retroceso en el objetivo, podemos robarle una estrella o un marcador. Y ya se sabe, siempre se saborea más lo que hemos “tomado prestado”.

2Tomatoes

El problema que causa es que las venganzas no tardarán en aparecer. Habrá partidas en las que poco importe recoger las estrellas que queden. Las estrategias irán orientadas a propiciar un choque tras otro. Cualquier forma de juego es perfectamente válida.

Con dos jugadores, el escenario se reduce a dos tableros. Hay menos estrellas, creándose duelos directos. El hecho de que el espacio sea más reducido favorece los encuentros. A cinco y a seis, jugaremos con seis tableros. Habrá más estrellas y más casillas por las que moverse, pero también más peones contra los que impactar.

De esta forma, cuenta con un sistema equilibrado que permite que funcione muy bien a cualquier número de jugadores. Con grupos grandes, las esperas no son eternas. Se debe a que los turnos son rápidos y dinámicos, basados en la jugada de una única carta (o dos con la repetición).

Esta gestión de las cartas ya ha aparecido en numerosos juegos, como es el caso de Ticket To Mars. Jugar una implica no poder utilizarla en el turno siguiente, salvo que sea la última. Gravity Superstar aprovecha al máximo la esencia de la mecánica al permitir la jugada de las cartas por una cara o por otra.

Un movimiento especial no siempre es más útil que uno sencillo, aunque pueda parecer lo contrario. Dependerá de la zona en la que nos encontremos, de nuestra orientación y de las condiciones del escenario. Además, optar por uno sencillo tiene una ventaja: jugar al despiste.

2Tomatoes

Los rivales no sabrán qué carta nos falta, ya que no tendrán acceso a su lado principal. ¿Será un giro? ¿Un salto largo? Puesto que muchos jugarán anticipándose a los planes de los demás y tratando de frustrarlos, nunca está de más aprovechar esta ventaja que el juego nos brinda.

Sacar partido a todos estos puntos equivale a encontrar partidas repletas de situaciones sorpresa. Ninguna será igual que la anterior. Los seis tableros que se incluyen, reversibles, crean numerosas posibilidades. Si a esto le sumamos que pueden colocarse en cualquier orientación, todo cambia aún más.

Quizás, en algunos encuentros hayamos conseguido llegar hasta el final de la partida en solo unos minutos. En otros, puede costarnos algo más, siendo necesario llevar a cabo jugadas más complejas. Gravity Superstar no tiene fecha de caducidad, entreteniendo tanto en la décima partida como en la primera.

Los principiantes se engancharán por sus turnos estructurados y fáciles de recordar, complementados con una útil guía al final del manual. Aprenderán a elaborar planes cada vez más complejos, que dependan de las condiciones cambiantes y de las jugadas de los demás.

Los habituales ya iniciarán las partidas así: con sus planes rebuscados. Es por ello que, si compiten contra personas que también estén familiarizadas con la estrategia, se crearán auténticas luchas. A vida o muerte.

Hablar de Gravity Superstar implica hacer un recorrido por su sencillas aunque intensas reglas, donde se reúnen la gestión, la mirada hacia el futuro, la interacción y el despiste. Asumimos que las consecuencias tras una acción siempre están, independientemente de que sean buenas o malas.

juegos de mesa 2019

Competimos por la máxima puntuación, en un sistema en el que se premian las parejas de estrellas de un mismo color. Por tanto, esto también debe determinar las jugadas.

Conseguir una estrella rosa puede significar más que un punto, de ahí que tengamos que valorarlo todo. Incluso las estrellas que llevarían a los rivales a la victoria. ¿Y si vamos a por ellas aunque a nosotros no nos sirvan de mucho?

No incluye modalidades adicionales que modifiquen la estructura de los turnos, pero sí una variante que cambia las condiciones de final de partida. El juego terminará cuando alguien alcance una determinada puntuación. Puesto que los robos están a la orden del día, no implica que se convierta en el ganador.

Por supuesto, no debemos pasar por alto su diseño. 2Tomatoes nos acerca un juego con componentes muy cuidados y resistentes, que combina unas bonitas ilustraciones para sus personajes con un diseño muy intuitivo para las cartas. Sin embargo, no será recordado por ello, sino por el resto de componentes.

Las estrellas y las fichas de plástico pondrán el colorido y el toque de originalidad, sustituyendo a los clásicos marcadores de madera y cartón. Los tonos de las primeras combinan el pastel con el flúor, de tal forma que no supone un esfuerzo extra imaginarse en un extraño planeta, recogiendo estas preciosidades.

Gravity juego

Las estrellas son una auténtica delicia, aunque aún hay más: los peones de superestrella. Jugaremos con ellos tumbados, de tal forma que siempre veamos su adorable aspecto. Tienen el mismo color que las estrellas, a la par que cuentan con un gracioso casco protector.

Enamorarse de ellos es algo muy habitual. Disfrutaremos jugando, como es lógico, pero también organizando todo en su práctico inserto. Existe espacio para que todo quede ordenado, agilizando las preparaciones.

 

COMPONENTES DE JUEGO

  • 30 Cartas de Acción
  • 6 Cartas de Personaje
  • Carta de Jugador Inicial
  • 6 Peones de Superestrella
  • Peón de Puerta Abierta
  • 6 Tableros de Planeta Reversibles
  • 78 Estrellas de Plástico
  • 18 Marcadores de Repetición
  • Bolsa
  • Instrucciones (castellano)