Roll to the Top!, carreras en un nuevo roll and write

Roll to the Top!

Los recuerdos vuelven a mi mente. Hace ya más de veinte años que visité la Torre Eiffel por primera vez. ¿Me sorprendió? Por supuesto. No llegué hasta la cima. El elevado coste no me lo permitió.

Es momento de quitarse esa espinita clavada y de subir a lo más alto. De dinero vamos igual, pero esta vez es distinto. La moneda de pago son los dados. La fuerza de mis brazos al escalar. Así es Roll to the Top!

 

¿Y ESA PIRÁMIDE?

Roll to the Top! estrena edición en castellano, de la mano de Zacatrus! y BrainPicnic. Disponible a un precio de 9,95 euros, puede disfrutarse entre 2 y 5 jugadores.

Roll to the Top!

Las partidas, recomendadas desde los 9 años, tienen una duración de 20 minutos. Como vimos en la galería de imágenes, es una creación de Peter Joustra y Corné van Moorsel. Su diseño corre a cargo de WAH! Studio.

Estamos ante un nuevo roll and write, donde trataremos de llegar hasta la cima antes que los oponentes en distintos escenarios (pirámides incluidas). En cada ronda, el número de dados cambiará. Podremos utilizar los resultados por separado o sumar sus valores.

 

ROLL TO THE TOP!: UNA PARTIDA

Cada jugador recibe una lámina, correspondiente al mismo escenario, y un rotulador. Se lanzan los dados numerados y se retiran los resultados impares. No formarán parte de la primera ronda.

Se lanzan los que queden, junto al dado de símbolos. Esa tirada marcará la ronda. Todos podrán anotar uno o más resultados en las casillas de su lámina, u omitir todos. Ni nadie apunta ningún resultado, en la siguiente ronda se tirará un dado más.

Eiffel

Las casillas iniciales podrán rellenarse con cualquier número. Las otras sólo podrán completarse cuando los espacios sobre los que se apoyen estén completos. El número deberá ser igual o superior a todos ellos. Al no tener ninguna debajo, podrá contener cualquier número, siempre y cuando una de las de al lado ya esté rellena.

Podrán escoger los números de la tirada o una suma de varios o de todos. La única restricción es que cada tirada sólo podrá utilizarse una vez.

El participante de la izquierda de quien lanzó los dados aplica el resultado del dado con símbolos. Permitirá sumar una dado a la siguiente ronda, retirarlo o realizar un intercambio entre dos.

A continuación, lanza todos para repetir el mismo proceso. Gana el que llegue hasta la cima, habiendo completado todas las casillas del escenario.

 

ROLL TO THE TOP!: CONCLUSIONES

Tengo que reconocer que ascender la Torre Eiffel no fue moco de pavo. El último tramo estuvo acompañado de sufrimiento. Hubo momentos de parón y de desánimo, pero no me rendí. Mi motivación no era el orgullo de mi familia. Tampoco mi cama, blandita y calentita.

Si conseguí llegar hasta el punto más alto fue pensando en el siguiente desafío. Dicen que sólo se vive una vez y no voy a permitir perderme mi verdadera pasión.

Escalé el Burj Khalifa. ¡Menudas vistas! La Space Needle vino después. La adrenalina me condujo hasta el Monte Cervino, una experiencia completamente diferente a las anteriores. Esta vez, no había edificios alrededor. Sólo se respiraba naturaleza. Jamás me había sentido tan unida a ella.

roll and write 2020

Roll to the Top! comparte las características de un roll and write, uno de los géneros más populares de los últimos años. Con los resultados de los dados rellenamos casillas. Hasta aquí nada fuera de lo normal.

Lo cierto es que no revoluciona mecánicas. Recurre a los números, como los primeros títulos. Sin embargo, cuenta con tres elementos que consiguen atraer incluso a quienes ya tienen una estantería repleta de roll and write. Nos referimos a los dados de distintas caras, a los cambios en cada ronda y a las variantes.

Esos dados de distintas caras son la seña de identidad de Roll to the Top! No sólo servirán para tener dados “raros” a nuestro alcance, de cara a una partida de rol (que también), sino para jugar con las posibilidades ronda tras ronda.

Se les saca un enorme provecho con ese dado de símbolos. Así, dentro de una misma partida jugaremos rondas con cinco dados, para conseguir números muy bajo y muy altos, o con uno. Estas situaciones no llegan de la noche a la mañana, sino de forma progresiva, por lo que tendremos tiempo para acostumbrarnos.

Uno de los principales puntos a favor es que los jugadores tendremos cierto control en cada ronda. Podremos tomar decisiones. ¿El de la izquierda necesita números bajos? Me cargo el dado de cuatro caras. ¿Necesito números altos? Añado el de veinte caras. Los intercambios también están movidos por la estrategia. Y la venganza.

Roll to the Top!

En Roll to the Top! no hay pantallas que tapen nuestras láminas. Todos jugamos con la misma y con unos resultados idénticos. ¿Ventajas? Podemos echar un ojo a los rivales y actuar en base a ello. ¿Desventajas? Algún despistado podrá copiarnos al principio.

Por suerte, cada lanzamiento tiene tantas posibilidades que pronto cada uno tomará su camino. Habrá quienes aprovechen cada número bajo. Cuanto más lo sean, menos frenazos tendrán. Recordamos que cada número tendrá que ser igual o superior a aquéllos sobre los que se apoya.

Por otro lado, estarán quienes no estén dispuestos a dejar escapar ningún resultado. Por muy alto que sea. Veremos como escalan a toda velocidad y como, si el resto planea bien los lanzamientos, se estancan.

Ambos planes son válidos para la victoria, así como el equilibrio. El camino correcto dependerá de cada partida y de la forma de jugar de los demás. Podremos actuar con calma, pero si el de enfrente nos pica, tal vez nos entren las prisas. Probablemente queramos fastidiarle, olvidando que uno mismo también forma parte de la carrera.

Roll to the Top!

A lo largo del desafío, realizaremos combinaciones mentales hasta dar con los números que necesitamos. Sumaremos dos resultados. Tres. Cuatro. Ninguno. La libertad gustará mucho, tanto a principiantes como a expertos. Las reglas tan sencillas, a pesar de estas numerosas posibilidades, servirán para iniciar a jugadores en esta forma de ocio.

El resultado del dado con símbolos marca las diferencias entre ronda y ronda. Para aquéllos que estén pensando en qué ocurre cuando hay que añadir un dado más y ya están todos en juego, hay solución. Si están todos, siempre restaremos uno. Si sólo hay uno, pondremos uno más.

Esa libertad toma aún más sentido en el tercer punto: las variantes. Los dados y los escenarios ya son rejugables por sí mismos. Sin embargo, se añaden modalidades extra que alargan, aún más, la vida de Roll to the Top!

Podemos aplicar una o varias. Jugaremos en orden decreciente. Con restas, con multiplicaciones y con divisiones. Si combinamos todas las operaciones matemáticas, casi podremos obtener cualquier número, pero no sin algún que otro quebradero de cabeza de por medio.

roll and write 2020

Servirán para entrenar la mente entre los niños y los adultos. Son una muestra de como estamos ante un buen ejercicio para las clases de matemáticas, tanto en las aulas como en casa. Las rondas se alargarán algo más (¡hay que pensar!), pero merece la pena si lo que queremos es potenciar la rapidez mental.

No todas las operaciones resultantes serán sencillas, pero podemos modular ese nivel de dificultad a nuestro antojo. ¿Hay niños muy pequeños? Aplicamos sumas y restas. ¿Hemos estudiado las divisiones? Las introducimos, ya sea de forma individual o acompañadas de las otras operaciones.

El juego se adapta bien a cualquier número de participantes, con sus turnos simultáneos. Podemos darle continuidad mediante los torneos, donde las casillas vacías restan puntos. Es un buen plan para premiar el esfuerzo constante y para huir de una solución a los empates.

No es raro que varios jugadores completen todos sus espacios en la misma ronda. Roll to the Top! propone que todos sean los ganadores, algo que puede decepcionar a más de uno.

Roll to the Top!

La experiencia se acompaña de unas divertidas ilustraciones, donde los dados cobran vida propia. De un manual claro y sencillo, que no deja dudas.

Las láminas son reutilizables, por lo que no determinarán la vida del juego. Los rotuladores cuentan con una práctica goma, de ahí que al final de la partida volvamos a tener todo en blanco (mejor borrarlo en ese momento para evitar que queden marcas).

Cuando se gasten, pueden sustituirse por los rotuladores tradicionales de pizarra, por lo que no es un problema. Las mentes más imaginativas quizás quieran dibujar sus propios escenarios sobre papel, aprovechando que todo, o casi todo, está permitido.

 

COMPONENTES DE ROLL TO THE TOP!

  • 15 Láminas de Desafío
  • 5 Dados Numerados
  • Dado con Símbolos
  • 5 Rotuladores
  • Instrucciones (castellano)