Vegetasaurus-Rex, la competición entre los herbívoros del Cretático

Vegetasaurus-Rex

Pedro L. Domínguez tiene nuevo proyecto en marcha. Tras lanzar El Amo del Calabozo, presenta Vegetasaurus-Rex. Supone un cambio total de temática y de mecánica, saltando de una incursión en una mazmorra a una competición entre dinosaurios.

 

¿QUÉ SABEMOS DE VEGETASAURUS-REX?

Vegetasaurus-Rex, al igual que su antecesor, recurrirá a Verkami para intentar convertirse en una realidad, bajo el sello EsDJuegos. Pedro L. Domínguez vuelve a ejercer como autor e ilustrador en este reto familiar, con diferentes modalidades.

Recopilando los detalles revelados hasta ahora, sabemos que estamos ante una competición entre 1 y 5 participantes, de 30 minutos de duración. Combinará unas reglas intuitivas con mecánicas capaces de exprimir el cerebro. Su modalidad más sencilla está indicada desde los 6 años, mientras que la “normal” puede disfrutarse a partir de los 10.

En este ‘euro’, viajaremos hasta el Cretácico para vernos las caras con unos dinosaurios bastante preocupados con su dieta. Concretamente, nos pondremos en su piel, convirtiéndonos en los “herbívoros más exigentes del Cretácico”, como señala su creador.

Vegetasaurus-Rex

Recorreremos el tablero para recoger plantas. Su combinación será la que permita hacernos con las cartas de objetivo. Con las operaciones matemáticas sencillas como elemento destacado, el jugador inicial lanzará seis dados para quedarse con dos.

A la hora de mover a su dinosaurio por el escenario, podrá sumar, restar o multiplicar sus valores. Si lo prefiere, podrá efectuar dos movimientos independientes con cada uno. En el avance, se toparán con casillas azules, que serán las que permitan obtener una ficha de planta. El siguiente participante seleccionará otros dos dados, mientras que los siguientes se quedarán con uno.

Esta carrera por las plantas más apetecibles tendrá sorpresas al final de las rondas. No es para menos, puesto que tiraremos un dado y colocaremos al T-Rex en la casilla indicada. Limitará la recolección, puesto que no podremos hacernos con una determinada panta.

Las interacciones entre jugadores quedan garantizadas, mediante las cartas. Algunas nos ayudarán en el camino, mientras que otras complicarán la existencia a los rivales. Repetiremos la misma mecánica hasta que alguien obtenga tres cartas de objetivo. Será momento de comparar puntuaciones. El que consiga más puntos se lleva la victoria y el título de Rey de los Herbívoros.

Ofrecerá seis modos distintos. Además del básico (contra personas o inteligencia artificial), encontramos Todos contra el T-Rex (un cooperativo), El Último Vegetasaurus (solitario) y Apocalipsis en el Cretácico (para 5 jugadores, con un T-Rex controlado por uno de ellos). Tendrá modalidad infantil competitiva y cooperativa.

Estará compuesto por un tablero reversible, cartas de acción y de objetivo, dados y fichas de plantas, de T-Rex y de jugador inicial. Para amenizar la espera de cara a su campaña, sin fecha por el momento, puede probarse en Tabletopia.