memm: diversión, colorido, reinvención y originalidad

Un juego compuesto por cubos de colores tiene que ser, a la fuerza, un juego colorido. El rojo, el azul, el verde, el morado, el naranja y el amarillo son los principales protagonistas de  memm, un juego creado por Mikel Gil, aunque también lo son la agilidad mental y visual, la estrategia y una pizca de suerte. Hace unos meses os hablamos de este juego de mesa, sólo que ahora existe una gran diferencia. Ha pasado de ser un proyecto a poder reservarse para disfrutarlo desde ya.

memm

ASÍ ES MEMM

En el interior de la práctica caja de memm encontramos un total de 36 cubos de colores, para ofrecernos partidas de 2 a 4 jugadores. Estos cubos se componen de caras de colores. Unos tendrán las seis caras del mismo color, otros tendrán todas diferentes, mientras que otros tendrán un número determinado de caras de un mismo color. El objetivo no es otro que convertirnos en el primer jugador en deshacernos de todos los cubos. El jugador que lo consiga se convertirá en el ganador de la partida, aunque ésta continuará hasta que se coloquen todos los cubos posibles. ¡Pobre del que le queden más cubos al final de la partida!

Por su jugabilidad, puede ser comparado con el clásico dominó, en el que también hay que ser el primero en quedarse sin fichas. Sin embargo, posee muchas diferencias importantes: tiene tres dimensiones, su jugabilidad es mucho más compleja, ofreciéndose, además, recompensas por piezas colocadas y las bonitas figuras que se forman. De hecho, estas preciosas figuras como resultado de una partida son uno de los elementos a destacar.

memm
Componentes memm.

UNA PARTIDA A MEMM

Antes de comenzar la partida, cada jugador recibe el mismo número de bloques de colores. Para decidir quién comienza, se lanzará el bloque que posea los seis colores. Tras ver qué color es el resultado, los jugadores buscarán entre sus bloques aquel que posea las seis caras de ese color, colocándolo en el centro de la mesa.

A continuación, el siguiente jugador deberá colocar un bloque en el que, como mínimo, una de sus caras coincida en color con una de las caras del bloque colocado. Todos los jugadores repetirán este proceso hasta que uno de ellos se quede sin bloques, atendiendo siempre al último bloque colocado. Por ejemplo, si el último bloque colocado tiene color naranja, el jugador podrá colocar un bloque con color naranja, juntando esta cara del nuevo cubo con la del anterior.

Sin embargo, existen reglas especiales, que darán más emoción y dificultad a las partidas. En caso de que una cara toque a otra de su mismo color, se pasará el turno al siguiente jugador. ¿Pero qué ocurre si tocan dos, tres, cuatro o incluso cinco caras del mismo color? Pues que habrá recompensas para el jugador que haya conseguido tal hazaña.

memm
Ejemplo de partida.

Si un jugador consigue colocar un cubo que toque dos caras del último cubo colocado, podrá colocar un cubo más. En caso de que toque tres caras, puede entregar uno de sus cubos a otro jugador, para así librarse de una pieza que no le interese, además de colocar un cubo más. Si toca con cuatro caras al último cubo puesto, entregará dos cubos a otro jugador y podrá colocar uno y, en caso de que toque con cinco caras (muy difícil, pero no imposible), podrá entregar tres cubos a otro jugador y colocar uno más en la mesa.

Estas reglas ofrecen ventajas interesantes, que pueden hacer que la partida tenga giros inesperados. Sin embargo, no todas las normas favorecerán tanto, ya que existen importantes restricciones que añaden dificultad. En primer lugar, no se podrán poner más de tres cubos en la misma dirección, ya que sería demasiado sencillo crear líneas rectas. En segundo lugar, y como ya hemos explicado, los cubos se colocarán en base al último cubo puesto aunque, en caso de que se coloque uno en la parte superior, en su siguiente turno, el jugador podrá elegir poner uno en una de las caras del último cubo colocado o en una de las caras libres de los cubos que estén en esa vertical.

Las reglas de memm son realmente sencillas de entender y de explicar al resto de jugadores, aunque colocar un cubo (y más haciéndolo coincidir con varias caras) no es una tarea sencilla, sobre todo si queremos que el siguiente jugador no esté ante una situación que le beneficie. Además de estas reglas básicas, este divertido juego cuenta con una modalidad diferente. Ésta consiste en colocar los bloques siguiendo unos patrones de figuras, sin salirse de ellas. Por ejemplo, a través de una torre de dos cubos de ancho por dieciocho de alto en la que se le añadirá la dificultad de no derribarla al colocar bloques o una larga fila de 36 cubos de largo, entre muchas otras. Por cierto, es recomendable jugar con un tablero giratorio que permita ver la figura desde todos los ángulos y evitar levantarnos para tener más visibilidad.

memm
Ejemplo de figura especial.

¿QUERÉIS UN MEMMM?

Como ya hemos explicado, memm es un juego recomendado para todo tipo de personas (jugadoras o no jugadoras), en el que las risas (e incluso algún que otro enfado) están aseguradas. Si os ha gustado, podéis estar al día de todas sus novedades en su página de Facebook y Twitter. Además, si queréis haceros con uno ya podéis reservarlo, bien a través de estas redes sociales o en juegomemm@gmail.com

Mientras tanto, nosotros ya estamos en preparación de una galería de imágenes, con las mejores figuras resultantes de una partida y, por supuesto, de una vídeo-reseña, que os ayudará a entender mejor las reglas y su mecánica de juego.