Todo a punto para el lanzamiento de La liebre y la tortuga

El clásico cuento se pasa de nuevo a los juegos de mesa, como ya hizo en 1973 en varios países europeos, tanto que su lanzamiento está más cerca que nunca. Tal y como ha confirmado Devir en Facebook, su adaptación de La liebre y la tortuga llegará la semana que viene, por lo que en los próximos días podremos encontrarlo en las tiendas. ¿Se cumplirá la fábula del cuento?

La Liebre y la Tortuga Devir

ASÍ ES LA LIEBRE Y LA TORTUGA

La liebre y la tortuga nos permite disfrutar partidas de 2 a 6 jugadores, cuyo objetivo es muy conocido por todos: llegar antes que los demás a la meta, pero con una condición. Para ganar, hay que aterrizar en la meta con la puntuación justa y habiendo comido tres lechugas.

Tal y como os contamos hace unos meses (podéis leerlo aquí), La liebre y la tortuga ofrece sencillez y diversión. Para avanzar y así llegar antes que el resto, tendremos que seguir el sistema de avance otorgado por las zanahorias, atendiendo a la tabla de referencia. Con una, avanzaremos una casilla, con tres zanahorias dos casillas y así sucesivamente. Es decir, cuanto más deprisa avancemos, antes se nos terminará la energía (zanahorias), algo que nos hará retroceder.

Parece fácil, ¿verdad? Pues no lo es. Dado que las zanahorias no son infinitas, debemos utilizar la estrategia adecuada siguiendo el ejemplo de la sabia tortuga, que nos lleve a la victoria sin acabar con las zanahorias porque, si esto pasa, retrocederemos casillas.

Tablero La Liebre y La Tortuga

Y una pregunta importante. ¿Cómo se recuperan zanahorias si he sido un ansias y me las he gastado todas? Pues utilizando de nuevo la estrategia. Deberemos retroceder casillas hasta llegar a una casilla de tortuga y es que las zanahorias se reciben según las casillas que hayamos retrocedido.

Pero no sólo las zanahorias juegan, ya que, como hemos explicado, las lechugas son esenciales para ganar, puesto que hay que comerse  tres para poder ser considerado ganador. Y parece ser que no son muy saludables estas lechugas, dado que, por comer una, sufriremos una pequeña penalización: tendremos que llegar a la casilla lechuga y allí tomar una por lo que perderemos un turno sin avanzar.

Con esta apuesta, Devir pretende volver a divertirnos con un juego que ya cuenta con siete versiones diferentes y que fue ganador del premio Spiel des Jahres en el año 1979. Eso sí, la compañía ha prometido que el juego conservará la esencia que lo convirtió en una apuesta tan popular, pero con un estilo fresco y renovado. ¡Qué empiece la carrera!