Preguntas de Mierda, el sueño de todo curioso, llega en forma de cartas

¿Con ganas de saber qué piensan determinadas personas acerca de la política, de la filosofía o del sexo? Preguntas de Mierda nos lo pone fácil. Se trata de un juego de cartas con preguntas sin escrúpulos que sirve como excusa para curiosear acerca de los demás. ¡Y sin quedar como un cotilla!
Preguntas de Mierda

¿EN QUÉ CONSISTE PREGUNTAS DE MIERDA?

Preguntas de Mierda es una de las novedades de Edge de cara a la campaña navideña y tiene previsto ponerse a la venta el próximo 19 de diciembre a un precio de 9,95 euros.

Está formado por un total de 55 cartas, que incluyen 312 preguntas y que, a su vez, sirven como baraja de póker tradicional. Estas preguntas se dividen en seis categorías diferentes (vida cotidiana, filosofía y progreso, imaginario, cultura, sexo y gore), que dan como resultado cuatro formas diferentes de jugar.

La primera forma consiste en pasar absolutamente de todas las reglas, con el único objetivo de realizar las preguntas que siempre hemos querido hacerles a los demás. Aunque, para ello, no quedará otro remedio que responder a aquéllas de las que nunca hemos querido hablar.

La segunda modalidad de juego consiste en colocar las cartas en un mazo en el centro de la mesa. El primer jugador extraerá una carta y realizará una pregunta a todos y cada uno de sus compañeros. Cuando todos respondan, cada jugador votará su respuesta favorita y el ganador recibirá un punto. A continuación, otro jugador se encargará de realizar la pregunta de la categoría que quiera y así sucesivamente, hasta que se decida terminar la partida.

Preguntas de Mierda Juego

Con reglas un poco más precisas, la tercera modalidad incorpora papel, lápiz y dado. Cada jugador recibirá tantos papelitos numerados como jugadores haya menos uno (por ejemplo, en caso de que jueguen cuatro jugadores, cada uno recibirá papeles con un cero, un uno y un dos). El primer jugador lanzará el dado para determinar qué pregunta realizar y, cuando todos la hayan respondido, se procederá al recuento de puntos.

Y es que, cuando cada jugador responda, el resto le pasará un papel con la puntuación que quiera darle, teniendo en cuenta que ese papel ya no podrá utilizarse hasta la siguiente ronda. El segundo jugador continuará con la misma rutina hasta que llegue el final de la partida (a través de un determinado número de turnos o de puntos), momento en que ganará quien haya sumado más puntos.

Por último, la cuarta modalidad requiere de un vaso con una botella del refresco o bebida que se desee. En esta forma de juego hará falta un voluntario, al que todos los jugadores harán las preguntas de una carta. A continuación, todos juzgarán si ha dado una buena respuesta o no. Si hay mayoría de pulgares hacia arriba, el jugador se salva, mientras que si hay mayoría de pulgares hacia abajo, el jugador tendrá que beberse el vaso entero. A continuación, se designa otro voluntario.

Preguntas de Mierda se convierte así en una de las novedades más atrevidas y cotillas del momento. En ella, encontramos preguntas del estilo “¿Cuál es el mayor fracaso de tu vida?”, “¿Cuál es la zona erógena más sensible?” o “Si tuvieras que fundar un partido político, ¿cómo se llamaría?”.

Para que la diversión sea aún mayor, es más que recomendable dejar la vergüenza a un lado y tener en cuenta que, una vez formulada una pregunta, ya no hay vuelta atrás. Aunque también parecen asegurados los arrepentimientos al día siguiente por haber hablado más de la cuenta…