La versión en castellano de Patchwork, ya en las tiendas

Patchwork: dícese del tejido hecho por la unión de pequeñas piezas de tela cosidas por los bordes entre sí. Este arte no solo se utiliza para confeccionar colchas, tapices o alfombras.

Muchos lo conocimos en aquel capítulo de Los Simpson en el que Marge comparte con Lisa la tradición de crear una manta familiar (hasta que un trágico accidente en forma de perro acaba con todo el trabajo). Y otros, quizás lo conocieron con el juego de mesa creado por Uwe Rosenberg. Juego que, por cierto, acaba de llegar a las tiendas en su versión en castellano.

Patchwork

BOTONES Y PARCHES

Patchwork es un juego de mesa para dos jugadores, con partidas de 15 a 30 minutos de duración. Creado por Uwe Rosenberg, responsable de Agricola, Ora et Labora o Le Havre, su diseño corre a cargo de Klemens Franz. Aunque se trata de un juego independiente del idioma, más allá de las instrucciones, Maldito Games ha querido poner a la venta su edición en castellano.

Así, esta apuesta acaba de llegar a las tiendas, consolidándose como el primer juego de mesa de la editorial sevillana. La versión en castellano de Xia: Legends of a Drift System, actualmente en la recta final de su campaña de búsqueda de financiación en Verkami, podría ser su segundo juego.

¿Y en qué consiste Patchwork? En este duelo, los jugadores compiten por obtener la mayor puntuación a base de llenar sus tableros individuales de botones y parches. En su turno, podrán avanzar por el tablero central para obtener botones u optar por la compra de parches con los que completar el espacio. Ir por detrás del rival tendrá, en esta ocasión, una ventaja importante.

Antes de empezar la partida. Imagen: Steph (punkin312).
Antes de empezar la partida. Imagen: Steph (punkin312).

UNA PARTIDA A PATCHWORK

Cada jugador recibe su tablero individual en forma de cuadrícula y cinco botones. Tras decidir con qué tablero central disputar la partida (Patchwork contiene un tablero a doble cara), se colocan los peones en la casilla de inicio.

Las fichas de parche, marcadas con botones y otro símbolo de botón y un reloj de arena (estos dos últimos en forma de coste), se colocarán a su alrededor formando un círculo y, el peón de madera, común para ambos participantes, se situará junto al parche de menor valor, dispuesto a moverse en el sentido de las agujas del reloj.

El jugador inicial da comienzo al juego. Durante su turno, podrá realizar una acción, a elegir entre comprar un parche o avanzar por el tablero para obtener botones. La primera opción sirve para comprar uno de los tres parches que se encuentran a continuación del peón de madera, en el círculo de alrededor del tablero. Se avanza el peón común hasta el lugar dejado por el parche. Éste tendrá su coste en botones, a pagar por el comprador, y su “penalización”.

Tras colocar la pieza en un hueco libre de su tablero individual, el jugador deberá avanzar tantas casillas como indique su reloj de arena. La segunda opción, es decir, avanzar por el tablero central, se utiliza para ganar botones. Así, el jugador puede optar por adelantar a su rival. En este caso, conseguirá tantos botones como casillas haya tenido que avanzar para superarle.

Si además pasa por una casilla marcada con un botón, recibirá tantos como aparezcan en los parches colocados en su tablero. Por su parte, el primer jugador que pase por una casilla de parche, podrá llevárselo a su tablero. Se trata de piezas de una casilla, que encajan a la perfección en cualquier hueco libre (muy útiles para partidas ya avanzadas).

Hay que tener en cuenta que, en Patchwork, los turnos no serán consecutivos. Esto quiere decir que el turno lo tendrá el jugador que ocupe la última posición en el tablero central. De esta forma, habrá situaciones en las que este participante juegue varias veces seguidas.

En el momento en que ambos jugadores lleguen a la meta (no es preciso que sea con número exacto), la partida finalizará, procediéndose al recuento de puntos. Cada botón conseguido tendrá un valor de un punto. Por su parte, cada casilla del tablero individual sin ocupar restará dos. Si un jugador ha conseguido rellenar una cuadrícula de 7×7 se anotará, además, siete puntos. El jugador con la mayor puntuación habrá ganado el juego.

Tablero individual con parches. Imagen: Artem Safarov (kladan).
Tablero individual con parches. Imagen: Artem Safarov (kladan).

PONIENDO EN PRÁCTICA LO APRENDIDO EN EL TETRIS

Patchwork se conforma como un juego muy sencillo, pero repleto de decisiones, con sus respectivas consecuencias. El hecho de que el turno no pase de un jugador a otro, sino que vaya a parar a aquel que haya avanzado menos casillas en el tablero, ya es algo a tener muy en cuenta.

¿Compro ese parche tan grande que tan bien encaja en mi tablero pero que tantas casillas me hace avanzar? ¿O compro el pequeño para contar con un turno seguido? ¿Debería seguir comprando o adelanto al rival para obtener botones ahora que me separan de él un buen número de casillas? ¿Intento no retrasarme demasiado para llevarme ese parche de una casilla?

Cada acción elegida tiene sus ventajas y sus desventajas. Es por ello que, en las primeras partidas, es muy común que los participantes apenas rellenen sus tableros individuales. Tras familiarizarnos con el juego, descubriremos que el azar está ausente. La estrategia es así la protaginista, pero estará muy influenciada por las acciones del rival.

Es tan importante conseguir botones con los que comprar las mejores piezas, como contar con numerosos turnos que nos permitan realizar compras. A su vez, la forma de colocar esos parches sobre el tablero también es fundamental. Es cuando tenemos muchas piezas cuando podemos poner en práctica todo lo aprendido en nuestras infancias a través del clásico Tetris.

Con una mecánica muy original, y completamente distinta a lo que estamos acostumbrados a ver, Patchwork es un juego competitivo, sorprendente, sencillo de aprender, difícil de dominar y rejugable. Además de contar con un tablero central reversible, la colocación de los parches, siempre diferente, permite que dos partidas nunca sean iguales. A la calidad de sus componentes se le añade su característico colorido y las bonitas creaciones al final de la partida en los tableros individuales.

La edición en castellano respeta la esencia de Patchwork y esta calidad. Esta iniciativa de Maldito Games permite así hacer más accesible esta apuesta, que ha conseguido críticas tremendamente positivas. No es para menos, ya que su forma de avanzar por el tablero y de gestionar las compras es una de las más creativas que podemos encontrar en el mercado.

Patchwork juego
Componentes de juego. Imagen: Jon Hon (stormynite88).

COMPONENTES PATCHWORK

  • 2 Tableros Individuales en Cuadrícula
  • Tablero Central a Doble Cara
  • 33 Parches
  • 50 Fichas de Botón
  • Peón Común de Madera
  • 2 Peones
  • Instrucciones