This War of Mine: The Board Game, financiado en un 440%

This War of Mine: The Board Game tiene por delante 15 días de campaña en Kickstarter y, por el momento, ya ha superado su objetivo inicial en un 440%. Este nuevo juego de mesa, inspirado directamente en el videojuego que lleva su nombre, ya lleva recaudadas 176.000 libras.

EN LA GUERRA, NO TODOS SON SOLDADOS

This War of Mine: The Board Game es un juego de tablero y miniaturas de 1 a 6 jugadores, con partidas cooperativas de 45 a 120 minutos. Awaken Realms, expertos en la industria, trabajan junto a 11 bit studios, responsables de la historia original, para dar forma a uno de los juegos más esperados.

El pasado mes de noviembre, 11 bit studios anunció la creación de este juego de mesa, que ya se encuentra disponible para su compra en Kickstarter para recibirlo en febrero de 2017. La primera recompensa que se ofrece es el mismo juego, por 50 libras. Le siguen la edición de coleccionista o la exclusiva, por 300 libras.

Ninguna incluye gastos de envío, pero sí todos los extras desbloqueados hasta que la campaña finalice, como la expansión ‘Tactical’, y componentes exclusivos de esta versión de Kickstarter. Sus instrucciones están en inglés, pero en caso de que se alcancen las 500 copias enviadas a España, se incluirían también reglas en castellano.

This War of Mine: The Board Game traslada a los jugadores al mismo escenario que la aventura para PC, PS4 y Xbox One. Bajo el lema de “en la guerra no todos son soldados”, se vuelve a apostar por la cara más humana del conflicto. Es decir, por la misma supervivencia de los ciudadanos, que buscan alimentos, armas y medicinas sin apenas poder salir de su refugio.

Como grupo de civiles, el objetivo es permanecer vivos hasta el final de la guerra. La toma de decisiones será un papel clave, sin descuidar el comercio, los intercambios, la mejora del refugio o la misma lucha. En un principio, no sabremos si esas decisiones serán correctas, por lo que no quedará otra que confiar en el instinto o en las mismas emociones. Las consecuencias habrá que asumirlas obligatoriamente, cuando menos lo esperemos.

Estos elementos son claves para introducirse por completo dentro del juego, a través de partidas que prometen ser muy distintas unas a otras, con eventos que varían en función de la situación. Sus creadores nos invitan a imaginar que, al despertar una mañana, todo estuviera destrozado a nuestro alrededor. Estamos atrapados dentro de una ciudad en guerra.

Lógicamente, querríamos permanecer a salvo con una buena cantidad de recursos, pero ¿nos aprovecharíamos de los más débiles o mantendríamos intacta nuestra moralidad? Con este interrogante, se presenta una apuesta formada por 430 cartas y fichas, por doce personajes jugables (representados mediante miniaturas de 32 mm), por un gran tablero central y por materiales como periódicos y escritos.

Se complementa, además, con el acceso a la aplicación para móviles, que marcará el ritmo de la partida. No será obligatoria ni influirá directamente en los acontecimientos, pero se consolida como una perfecta ambientación. Incluirá ilustraciones, música, vídeos o audios, así como historias adicionales.

Una partida se desarrollará a través de días y noches. Es durante el día cuando los jugadores aprovecharán sus recursos, mejorarán su refugio y negociarán en busca del bien común. Por la noche, es tiempo de salir fuera en busca de comida, armas y medicinas.