El tesoro de Isla Tortuga: exploraciones y abordajes en mitad del Caribe

Los pequeños barcos comienzan su aventura. El objetivo es claro: obtener la mayor cantidad de tesoros posibles. Por el camino, que llevará a explorar las costas del Caribe en busca de tripulación, objetos y riquezas, esos barcos habrán mejorado. ¿Lo suficiente como para resistir a los abordajes de los rivales?

El tesoro de Isla Tortuga es un nuevo juego juego de cartas, que pone a prueba la valentía de los jugadores a la hora de arriesgarse (con nefastas consecuencias si algo sale mal) o de plantarse a tiempo.

EL TESORO DE ISLA TORTUGA EN VERKAMI

El tesoro de Isla Tortuga es un juego de mesa de 2 a 5 jugadores, con partidas de 15 a 20 minutos de duración. Creado por Leandro Félix García, se conforma como el tercer juego de mesa de la editorial DMZ Games. Esta apuesta sigue los pasos Ylandyss y Versailles, ya disponibles, puesto que también se financiaron a través de Verkami.

En caso de superar su objetivo inicial en su campaña de búsqueda de financiación, se convertiría en una realidad a principios de octubre de este año para los mecenas que hayan apoyado el proyecto. A las tiendas, llegaría en el mes de noviembre. A 39 días para que finalice, existen varias formas de adquirir el juego.

Por 14 euros, podremos recibir una copia de El tesoro de Isla Tortuga, con gastos de envío a la Península y Baleares incluidos. Por 25 euros, nos haremos con dos juegos. Por 50, nuestra cara aparecerá en una carta de tripulación.

El que fuera ganador del premio Verkami 2015 en el festival DAU Barcelona al mejor prototipo de juego de mesa, combina estrategia con exploración, planificación y riesgo a través de un “revolucionario y novedoso sistema de juego”, en palabras de DMZ Games.

Antes de empezar, cada jugador recibe un barco, compuesto por una carta de proa y otra de popa. Tras barajar las 84 cartas de aventura, comienza la partida. En su turno, cada participante extraerá todas las cartas del mazo que crea convenientes, colocándolas una a una en el centro de la mesa.

Estas cartas cuentan con distintos valores, necesarios para incorporar cartas al propio barco. Así, cuantas más se saquen del mazo, más fácil será comprar las mejores. De esta forma, es posible añadir tripulación, mejoras en forma de nuevas partes o tesoros al barco.

El tesoro de Isla tortuga juego

Si se cumplen los requisitos, el jugador se quedará con la carta en cuestión, posicionada en su barco. El resto de cartas permanece en la mesa, y pasa el turno al siguiente.

Ahora bien, ¿cuál es la parte negativa de extraer demasiadas cartas? Los mejores tesoros tienen un coste caro, como es el caso del tesoro de Isla Tortuga, y su aparición puede invitarnos a seguir descubriendo cartas para reunirlos.

Sin embargo, si aparece un tercer símbolo de peligro repetido en esas cartas, todas ellas se descartarán. El turno estará perdido sin poder hacer nada más.

Éstos, diferenciados por colores, representan el hambre o una misma tormenta. Es por ello que, cuando el turno pasa al siguiente participante, éste puede descartarse de una de esas cartas y seguir con la aventura. Aunque, en ocasiones, se presentará ante dos cartas con el mismo peligro antes incluso de poder hacer nada. En función de su estrategia, será su decisión arriesgarse o plantarse.

Entre las cartas, también aparecen los abordajes. A través de ellos, un jugador puede robar cartas a otro barco rival, ya sean tesoros o su misma tripulación. Y es que, si no conseguimos encontrar ningún tesoro, una buena opción es robar a los demás. No hay que olvidar que, cuanto mejor equipado esté un barco, más ventajas tendrá a la hora de competir por los tesoros.

La partida finaliza cuando un jugador alcanza los 15 o los 20 puntos de victoria, representados a través de los tesoros (dependerá de la duración inicial escogida). Ese participante se convertirá en el ganador de la partida.

En caso de que se alcancen distintas metas económicas durante su campaña en Verkami, se desbloquearían las cartas de capitán, con ocho personajes disponibles, una mejora en la calidad de la cartas o un doblón de metal.