Así se juega a Imhotep, nominado como Mejor Juego de Mesa de 2016

Los premios Spiel des Jahres 2016 están a la vuelta de la esquina. Será el 18 de julio cuando se anuncie qué juego de mesa es el mejor del año, algo que incrementará las ventas y la demanda por parte de las editoriales hacia el ganador.

Ya hemos visto en qué consisten los nominados Codenames y Karuba, por lo que le llega el turno a Imhotep, el tercero de ellos. Con él, los jugadores se trasladan a Egipto para convertirse en constructores, y seguir la estela del gran arquitecto de la historia.

SEIS RONDAS EN LAS QUE OBTENER LA MÁXIMA PUNTUACIÓN

Imhotep es un juego de tablero de 2 a 4 jugadores, con partidas de 40 minutos de duración. Creado por Phil Walker-Harding (Cacao y Dungeon Raiders) e ilustrado por Miguel Coimbra y Michaela Kienle, su edición original corresponde a Kosmos.

Su acción se desarrolla en torno a la figura de Imhotep. Considerado el arquitecto más famoso de la historia de Egipto y uno de los primeros de la humanidad, construyó la Pirámide de Djoser, la primera pirámide egipcia.

Los jugadores, en la búsqueda por igualar sus logros, tienen la misión de crear monumentos que perduren con los siglos. Para ello, tendrán que buscar la forma de transportar sus bloques a las diferentes partes de la ciudad, y decidir qué lugares son los más adecuados para la construcción. La rivalidad entre participantes, con su mismo objetivo, se conforma como la gran dificultad del juego.

Tras colocar las cinco partes del tablero en el centro de la mesa, se crea el mazo de rondas en función del número de jugadores. Las cartas de mercado, las piezas de barco y los bloques de construcción también se dejan al alcance de todos.

Cada jugador coloca su marcador en la zona de puntuación, y recibe un pequeño tablero de almacenamiento de su color. En él, podrá guardar hasta cinco bloques. Por el momento, el jugador inicial comenzará la partida con dos de ellos, también de su color. Los siguientes reciben tres, cuatro y cinco, respectivamente.

Imhotep juego

Una partida se compone de seis rondas. Al principio de cada una de ellas, se extrae la primera carta del mazo de ronda, que determinará qué cuatro barcos estarán disponibles. Éstos tendrán diferentes capacidades y no deberán pegarse a los tableros del centro de la mesa.

Tras colocar cuatro nuevas cartas en el tablero de mercado, de su mazo correspondiente, cada jugador lleva a cabo una única acción, a elegir entre cuatro.

1. Obtener tres bloques. El jugador añade tres piezas de su color a su tablero de almacenamiento.

2. Colocar un bloque en un espacio vacío de un barco.

3. Trasladar un barco a una zona del tablero. El jugador puede mover un barco, haciéndolo coincidir con uno de los cinco tableros. Para ello, debe cumplir con las condiciones (unos buques sólo necesitarán de un espacio ocupado para moverse, pero otros tendrán que estar más completos).

En cada ronda, hay cuatro barcos disponibles y cinco zonas del tablero a las que dirigirse. Es por ello que siempre quedará una libre. Algunas como el mercado o la pirámide, proporcionan recompensas al momento. El templo lo hará al final de la ronda, mientras que la cámara funeraria y los obeliscos lo harán al terminar la partida.

4. Jugar una carta azul de mercado. Tras ponerla en juego, se descarta.

Todos los jugadores, por orden, realizan una acción hasta que los cuatro barcos han llegado a sus destinos. En ese momento, la ronda habrá finalizado y se procederá a iniciar una nueva, siguiendo la misma mecánica. Tras finalizar la sexta, se otorgan los últimos puntos y se procede al recuento total, anotado en el tablero de puntuación, para designar al ganador.

Imhotep Kosmos

LAS POSIBILIDADES DE LOS CINCO TABLEROS

Mercado. Por cada pieza de construcción de su color que llegue al mercado, el jugador tomará una de las cartas disponibles en él. Las acciones de las rojas se ejecutarán en el momento, mientras que las de las cartas azules se realizan como opción en un turno.

Pirámide. Permite ganar puntos en el momento de la llegada del barco. Los jugadores colocan sus piedras en los espacios vacíos para completar el primer nivel de la pirámide. A continuación, podrán construir en un segundo y en un tercer nivel. En este mismo tablero, y en función de la posición del bloque colocado, se indica si el jugador se anota uno, dos, tres o cuatro puntos.

Templo. Los puntos se anotan al final de la ronda y dependen del número de piedras que tenga el jugador en él. También es posible construir por niveles.

Cámaras funerarias. Por cada piedra colocada de su color, el jugador se anotará distintos puntos al final de la partida. Se disponen en columnas, con el objetivo de conectar bloques de un mismo color.

Obeliscos. Los puntos se anotan al final de la partida. Cada jugador cuenta con un espacio de su color sobre el que colocar sus bloques. Cuanto más alto consigan construir el obelisco, más puntos recibirá. Así, quien tenga el obelisco más alto, obtendrá más puntos que el segundo, y así sucesivamente.

Imhotep juego de mesa

¿MERECEDOR DEL PREMIO?

Imhotep sustituye la colocación de trabajadores a la hora de obtener puntos de victoria por los mismos bloques de construcción. Es una apuesta con unas reglas sencillas y con una mecánica fácil de recordar, en la que conviene planear una buena estrategia.

Dado que los jugadores sólo podrán realizar una acción por turno, se evitan las pesadas esperas entre turnos, como punto a favor. Así, una correcta gestión puede residir en hacerse con varias cartas de mercado, y utilizarlas en los momentos clave, o especializarse en un par de sectores, como la construcción de la pirámide o de los obeliscos.

Los jugadores que buscan llevarse pequeños beneficios en todas las zonas, también podrán hacerlo en las áreas de Imhotep. Con ello, cumple con esa sencillez y ese cuidado en la estética, que tanto parecen gustar en los premios Spiel des Jahres. No es para menos, ya que conforme avanza la partida se crea un escenario en tres dimensiones, con la colocación de unos bloques sobre otros.

Su segunda modalidad, que llega con el lado B de los tableros, aporta varias novedades respecto a la jugabilidad principal, recomendada para jugadores ya experimentados. Las razones para no llevarse el galardón podrían estar en sus reglas poco originales, con un buen número de elementos ya aparecidos en otros juegos europeos.

  • Luisito Perez

    Es tan grande como parece en la foto y valer casi 40 euros?

    • LorenaGarcesAbarca

      Sí, es más o menos grandote y sí, ese es su precio. Al principio de este vídeo puedes ver el tamaño 🙂

      https://youtu.be/Ezdqba0fhdM

      • Luisito Perez

        Gracias! Pero parece por el video (aunque no lo enfocan) que tiene mucho aire la caja no?

      • LorenaGarcesAbarca

        Sí, lo más grande son los cinco tableros, y tampoco demasiado. El resto ya son cartas, cubos pequeñitos y barcos medianos. Supongo que una caja así siempre impone más 😛

  • Pingback: Codenames, ganador del Spiel des Jahres 2016 – Consola y Tablero()